Opinión Nacional

En concreto

Reivindicando el pensamiento sumamente vivo de los patriotas que nos dieron la oportunidad de seguir un camino trazado hacia la felicidad nacional pero que en una vertiente histórica cambio su curso para que nosotros lo devolviéramos a la estabilidad, hay que llenar las labores ciudadanas de ímpetu, gallardía, excelencia y superioridad.

Las acciones políticas son destinadas según el momento y espacio político en el que se presenten. Considero que parte de lo que conllevó al declive de la democracia en Venezuela (cosa por la cual hoy día trabajamos: buscando la alternativa al régimen) fue no darle la relevancia necesaria a dichas acciones; olvidando así el tiempo correcto y el espacio indicado. Aún cuando el lugar y el momento estaba tangible, al alcance de todos, las acciones fueron mal ejecutadas por los cuadros políticos de la geografía nacional: ¿sino cómo justificar semejante despegue entre la sociedad y los factores políticos independientemente del bando que fuere?
La relevancia recae en las características elementales que mencioné al principio. Como el adagio: “si lo vas a hacer, hazlo bien”. No hay que ser catedrático en las ciencias del quehacer político para saber esto, pues es un escenario de todo los días. Si el ama de casa va a planchar, debe dejar bien lisa la ropa. Si el partido político va a afirmar una posición ante el país, debe hacerlo con firmeza y compromiso y presentar una propuesta.

Es como todo, para criticar hay que exponer algo que sea igual o mejor que lo que se tiene para que en verdad pueda considerarse como una opción.

En el sector universitario debe ser así. Es una atmósfera que no se escapa en ningún momento del dinamismo político; por el contrario, su activismo gira entorno al accionar político para acceder a puntos de encuentro en el que esa demasía de pensamientos logren un objetivo.

Las peticiones, exigencias, permisos, acuerdos, diálogos y críticas tienen que tener la altura y clase que el compromiso representa para la moral y responsabilidad del estudiante y profesor, en sus múltiples facetas.

Tomemos en cuenta que para la construcción de un nuevo país, por medio de la alternativa antes mencionada, es menester ver consolidarse instituciones sólidas tanto públicas como privadas. Sólidas y de calidad. Ahí juega un papel crucial la crítica reivindicativa. Pero en concreto deben ser exigentes tanto el alumnado como el factor docente, con sus acciones, demostrando al público su talante de cara a la sociedad universitaria y en general.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar