Opinión Nacional

En el debate (II)

Bajo la mampara de un llamado “socialismo del siglo XXI” que aun no tiene definición, lo que se está levantando en Venezuela es un capitalismo de Estado con una súper dosis de populismo. El capitalismo de Estado lo componen las grandes industrias en poder del Estado, comenzando por la industria petrolera y la CVG; la red financiera integrada por numerosos Bancos de toda naturaleza; la red informativa representada en numerosas televisoras y radios, se calculan más de 300 radios en todo el país. Una estructura supercentralizada.Los Consejos Comunales dejan a un lado a las gobernaciones y Alcaldías para obedecer directamente a Miraflores La Reforma Constitucional incluirá reelección indefinida, eliminación de la elección directa de gobernadores, entre otras “menudencias”.

“El populismo es un estilo político basado en un discurso maniqueo que presenta la lucha del pueblo en contra de la oligarquía como una lucha moral y ética entre el bien y el mal, la redención y la ruina. El líder es socialmente construido como el símbolo de la redención, mientras que sus enemigos son creados como la encarnación de todos los problemas de la nación. El líder dice ser un hombre común del pueblo. Que debido a sus esfuerzos sobrehumanos se ha convertido en una persona extraordinaria. En lugar de desarrollar una ideología pide a sus seguidores que confíen en su honestidad y en su dedicación a los intereses de la patria y del pueblo” (¿Es el populismo la forma constitutiva de la Democracia en América Latina?, Carlos de la Torre, sociólogo)
A estas definiciones en el caso venezolano el populismo adquiere las características de una autocracia con un alto acento militarista que reduce de una manera simplista las relaciones de la sociedad entre AMIGOS y ENEMIGOS que, por supuesto, a estos últimos hay que liquidar. Las Instituciones desaparecen para dar paso a la voluntad absoluta del autócrata. Y a un culto desmedido de la personalidad.

En Venezuela estamos en presencia de la reproducción de los peores vicios del llamado socialismo real que se derrumbara en los años 90, con la particularidad de un manejo dispendioso y discrecional de los enormes recursos de la nación De nada vale ampararse en Bolívar, Simón Rodríguez y Zamora. Ya se sabe que lo del “socialismo del siglo XXI es una construcción del sociólogo mexicano-alemán, Heinz Dieterich, en 1996, quien así lo declarara en la página Rebelión.org reproducida por El Universal, del miércoles 3 de enero del presente año. Concluye: “será fácil desplazar al sistema capitalista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba