Opinión Nacional

En la Venezuela deseable

Dicen, no nos consta, que en el sistema de representación que utilizan los chinos para comunicarse de forma escrita, el ideograma con el que se representa la idea de crisis es el mismo con el que se representa la idea de oportunidad.

Este concepto, que se ha utilizado muchas veces en escritos de orden económico lo queremos utilizar hoy para narrar un evento que nos hable de una Venezuela mejor, de una Venezuela digna, de una Venezuela donde la sociedad persigue el bien común y se las ingenia para potenciar los escasos recursos disponibles y no para despilfarrar los que la naturaleza nos provee.

El cáncer, ese flagelo que ataca a seres de todas las edades, razas, religiones y condiciones sociales sin el más mínimo respeto, hace que se consuman sumas inconmensurables solo para curarlo, sin que hasta hoy se haya podido encontrar la manera de prevenirlo, sin que hasta la fecha se pueda contar con una vacuna que aleje sus posibilidades.

Dado que en Venezuela la atención de enfermos por parte de la salubridad pública es un evento de los que se pueden catalogar de miserables, hace tres años, un pequeño grupo de pacientes de leucemia mieloide crónica y a quienes se le han juntado pacientes de estroma gastrointestinal, se han reunido bajo el paraguas de una asociación que recibe el nombre de ASAPHE (Asociación para la atención de pacientes hemato-oncológicos) con el único fin de obtener los recursos médicos que palien, en la medida de lo posible, sus penosos males.

Son pacientes de recursos escasos y desamparados de la asistencia pública que debería ser de carácter obligatorio para todos los venezolanos de acuerdo a lo que reza la Constitución nacional.

Paradójicamente, esta institución solo ha recibido ayudas en especies. Representadas por la donación que han realizado los laboratorios farmacéuticos y otras instituciones, que se pueden valorar en unos ciento cincuenta millones de bolívares en el transcurso del año pasado. Paralelamente han tenido el apoyo de MAX Foundation, organización no gubernamental radicada en USA y que en memoria de Maximiliano Rivarola, joven argentino víctima de esta variedad de leucemia, falleció hace unos años y sus padres resolvieron contribuir, en la medida de sus posibilidades a combatir los sufrimientos de otros seres humanos pacientes del mismo mal.

Una distinguida empresa farmacéutica internacional promueve cada año el análisis de programas científicos y sociales que ataquen los estragos que produce el cáncer. Es así como cada año se distribuye el premio en América latina ((%=Link(«http://www.premiooncoamericalatina.com/»,»www.premiooncoamericalatina.com»)%)) y este año, la incipiente y recién nacida organización venezolana ASAPHE ha obtenido este premio en la categoría de proyecto social.

ASAPHE brinda atención y provee hoy medicinas y su aplicación a trescientos veinte pacientes vivos y en ese lapso han desaparecido treinta y cinco que han sucumbido ante el mal.

ASAPHE funciona desde la residencia, un modesto apartamento de clase media en el sureste de Caracas, que pertenece al ángel de la guarda ˆMarisabel- que transformó su pesar y sufrimiento de esta enfermedad en la oportunidad de crear una organización que presta atención y recursos a venezolanos de todas las regiones del país y que tienen como denominador común su falta de recursos y su falta de atención por parte de quienes tienen esa obligación. Dios la bendiga.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba