Opinión Nacional

En los aeropuertos el cliente pierde y se ríe

Un viejo lema publicitario de una empresa turística recomendaba que en Venezuela “viajar es un placer”, trastocado hoy por el drama que vivimos todos al momento de utilizar cualquier medio de transporte público o privado sea por tierra o aire.

Si el  desprevenido ciudadano utiliza el transporte terrestre desde Caracas hacia cualquier ciudad del interior del país, además de encontrarse con vías en pésimo estado, buses en la ruina, restaurantes de camino en malas condiciones sanitarias, se enfrenta al terror de asaltantes en el peor estilo de la Wells Fargo del lejano Oeste, quienes piedra en mano asaltan  las unidades autobuseras en la oscuridad de la noche o asesinan como lo sucedido recientemente en el túnel de los Ocumitos a los viajeros de San Cristóbal determinando que traslados de 10 horas significan penosas jornadas de 15 y 20 hrs. En definitiva  no hay otro medio de transporte y el poder adquisitivo no da para más, siendo  una ruleta mortal que ha signado centenares de fallecidos en las diferentes  rutas del territorio nacional.

            Cambiemos el tercio para el servicio en nuestros aeropuertos tanto de Maiquetía como de provincia, donde el cliente dotado de un mayor poder adquisitivo pretende utilizar mejor el tiempo y lograr confort en la atención. Nada mas alejado de la realidad ante el terrible drama que le espera al usuario aeroportuario cada vez que le corresponda utilizar el servicio.

            Deberá en primer lugar sortear las peripecias del tráfico capitalino quien brinda un menú de obstáculos que impiden llegar a tiempo al ansiado counter de la aerolínea. Desde paros, protestas, quebradas que inundan la autopista provocando colas kilométricas, hasta choques vehiculares provocando en el viajero una suerte de colapso psicológico y médico umbral de infartos.

            Si sobrevives a todas estas pruebas del cacique y llegas al abordaje del boleto en Maiquetía, te encuentras a un lapidario funcionario con una actitud sumaria quien te replica con la sonrisa del perro patán “dísculpenos sr. ya el vuelo está cerrado” , pero bueno amigo me ocurrió el sinfín de historias, nos responde fríamente que “pase el próximo cliente y por favor venga mañana a ver si puedo incluirlo en la lista de espera..”.

            En otras ocasiones sucede lo contrario previendo todas las desgracias anteriores, el atormentado usuario se dispara 4 horas antes del vuelo, y así superar como el juego de la oca pensando “me la comí prueba superada ya tengo el boarding en la mano”. Atravieso el control para dirigirme a la puerta respectiva y esperar el llamado al abordaje, para despertar repentinamente del sueño y vivir la pesadilla del vuelo demorado de 4 y 5 horas convirtiendo un traslado de 1 hora en una llegada de madrugada a la morada.

Lo lamentable la gerencia nos envía el personal de tropa quien recibe los insultos y justificar el retraso y nadie da la cara por nuestro tiempo perdido y el stress causado. En definitiva no hay lógica ni de servicio socialista, como tampoco de mercado.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar