Opinión Nacional

En tí confío

                                        “A  levantar el ánimo, a seguir luchando, a seguir utilizando

                                          la imaginación creadora,  a sembrar esperanzas donde sólo hay

                                       desesperanza, entusiasmo donde sólo hay desilusión, para que

                                  de esta realidad de hoy, saquemos muchas más, demos ocasión

                                  para que el país que algún día construiremos nuevamente, no se

                                  nos haga pedazos.”[1](1)

Cuando en mi último artículo cerré escribiendo que la triste solución para muchos sería por el aeropuerto para arrancar de nuestro país, estaba reflejando una realidad muy dura que estamos viviendo los padres venezolanos. Algunos por decisión propia, algunos por decisión de nuestros hijos. Pensaba mientras lo escribía en un grupo de amigos que comienzan a invertir en su propio asilo de vejez, por cuanto avizoran su ancianidad sin sus hijos al lado, para estar pendientes de ellos. Sí fue duro ese artículo, fue dramáticamente triste, ni me fue fácil escribirlo, ni mucho menos lo fue terminarlo con el grafiti “DE VENEZUELA PA’ UN PAÍS CON MEJOR FUTURO”. Estuve muy tentada a continuarlo con la reflexión que saltó de inmediato a mi cabeza y la cual les debo: ¿De quien depende nuestro futuro en donde quiera que estemos?

Si bien es cierto que un gobierno tiene la responsabilidad de crear las condiciones idóneas para que sus ciudadanos tengan calidad de vida, si bien es cierto que de las políticas de Estado dependen factores importantes para invertir, producir, generar empleo, en fin, CRECER, depende antes que todo de nosotros mismos construir y forjar el futuro que queremos para nosotros y para nuestros hijos.

Entonces, por qué no puede ser éste, nuestro país, el país con mejor futuro. ¿Depende de quién? ¿Depende de un hombre llamado Chávez? ¿No estaríamos dándole demasiada importancia y poder? ¿Depende de quién? ¿De los políticos de quienes vivimos esperando surja un líder que conduzca la contra-revolución? ¿Depende de quién? ¿De los militares de quienes esperamos actúen como los hondureños? ¿Es que acaso en otro país no vamos a tener que “echarle bolas desde -0” para poder forjarnos un mejor futuro también? ¿O es que nuestro futuro lo va a definir Obama, Zapatero, Sarkozy o cualquier otro que esté en la misma posición? ¿Será que nuestro futuro dependerá siempre de que otros no cometan un grave error electoral y monten en el poder al personaje equivocado? ¿Será que no nos estamos dando cuenta de que a lo que está jugando este gobierno es justamente a que salgamos corriendo y lo dejemos construir el futuro que él quiere para sí?

NO. El futuro depende primero de cada uno de nosotros. De nuestra seguridad en nosotros mismos, de nuestra firmeza en nuestras convicciones, misiones y objetivos en la vida. Depende de la esencia que existe en millones de venezolanos que hoy nos sentimos indignados ante el discurso violento y divisor de un mandatario, indignados ante las mentiras de quienes detentan el poder, indignados ante su complicidad con bandas de delincuentes para dar la idea de que no son las fuerzas de orden público las represoras, indignados de que no podamos compartir los mismo espacios, indignados de que con “leyes ilegales” y tramposas intenten someternos y clonar a Chávez para generar “chavitos”.

NO. Nuestro mejor futuro lo construimos nosotros mismos, estemos donde estemos y ningún sitio mejor para hacerlo que éste donde crecimos.

SÍ tenemos razones para mantener vivas nuestras esperanzas y despertar del letargo al que nos han querido llevar por la vía del desgaste y la desesperanza aprendida. EN TÍ CONFÍO

SÍ. Podemos tener un país con mejor futuro confiando en nosotros y entre nosotros, aportando ideas, compartiendo, luchando y construyendo juntos. EN TÍ CONFÏO

podemos seguir teniendo FE en nuestro Dios, quien quiera que sea para cada uno de los venezolanos que vivimos en esta tierra bendita. EN TÍ CONFÍO

podemos construir un mejor futuro viendo a los ojos de un policía que siente como tú y llora contigo porque también tiene miedo y sobretodo también está indignado (saludos amigos que no supe cómo se llamaban). EN TÍ CONFÍO

podemos construir un mejor futuro, de la mano del periodista valiente, que aún sin su estación de radio, que aún con palazos sobre su cuerpo, está en la calle denunciando y haciéndose eco del sentir del pueblo. EN TÍ CONFÍO

podemos construir un mejor futuro, de la mano del educador valiente, en quien confiamos sea fiel a sus valores y no permita que este ERROR y HORROR de la Asamblea Nacional se multiplique. EN TÍ CONFÍO.

SÍ, podemos construir un mejor futuro apoyando, acompañando y dándole bríos a nuestros hijos, esos valientes estudiantes que están dando la lucha en la calle sin dejar sus aulas. EN TÍ CONFÍO.

podemos construir un mejor futuro, viéndonos en el espejo cada día, sin faltar uno solo, y diciéndonos a nosotros mismo EN TÍ CONFÍO.

[1] Comentario  de una querida lectora a mi artículo “Mi hija se graduó”, Analitica, 14/08/09

 

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar