Opinión Nacional

¡En una alcaldía tan linda como ésta!

El PSUV lanza «estrellas» y no líderes políticos sólo en aquellos espacios donde siguiendo la ruta convencional se estrellarían estrepitosamente.

El riesgo que corren siendo irreverentes es nulo. Lo peor que les puede pasar es que pierdan lo que de todas maneras iban a perder.

Estos candidatos no convencionales deben ser considerados con cuidado. Primero por que todos tienen un alto nivel de reconocimiento y conexión emocional con grupos importantes de la población, pero sobre todo, porque tienen un don que en política puede ser determinante: la labia, un bien bastante escaso en la dirigencia política post Chávez, en ambos bandos.

Esto no es suficiente para proyectar un cambio en las apuestas, ni podemos meter a todos los candidatos en el mismo saco. No es comparable Winston Vallenilla con Pérez Pirela. Pero sí tienen algo en común: son conocidos y saben hablarle a las masas, aunque cada uno lo haga desde su estilo particular. Y si bien algunos tendrán un reto mas peliagudo, como el de Sucre donde difícilmente ganará el chavismo a Ocariz aunque lancen un Potro, la Potra, la Yegua, el Pura Sangre o el Poni, la situación en Maracaibo (con una candidata producto de un acuerdo político y no de unas primarias para las que no era favorita) o en Porlamar (donde Dante Rivas es respetado por tirios y troyanos) podría ser menos clara.

En el caso de Baruta, donde la oposición sigue siendo favorita, la candidatura de Winston Vallenilla tiene una connotación especial. El candidato unitario esta afectado por una injusta inhabilitación que podría generar enredos y costos políticos de la incertidumbre (justo lo que buscan). Y nadie puede menospreciar la capacidad de oratoria de Vallenilla, alguien que viene delShow Business, una esfera que en Venezuela es muy cercana a la política, tanto por el Show como por el Business.

En Chacao, el chavismo no le ganaría a Ramón Muchacho ni lanzando a la mismísima Chiquinquirá Delgado ofreciendo un desnudo público en la Plaza Altamira como premio a su triunfo.

Pero supongamos el peor escenario para el chavismo, en el que todas sus estrellas pierden. Aún así, Maduro podría recibir un subproducto positivo. Se puede inferir que estos outsiders sacarán más votos que cualquiera de los líderes políticos del chavismo en esas zonas. Y, si es así, eso ayudaría al chavismo en términos de elevar su votación total en las municipales, que es un resultado al que ambos bandos deben apuntar en una suerte de batalla plebiscitaria.

Es entendible entonces que el gobierno se radicalice en el plano político como inicio de la campaña. Van con todo para neutralizar al enemigo y crear una Bóveda de Miedo y restringir los financiamientos de campaña. Estas acciones contra opositores intentarán, además, contar una historia de corrupción o de conspiración en la que se mezclan casos reales con «creaciones» políticamente estratégicas.

Maduro ha escogido el modelo bipolar: radicalización política con moderación económica. Pero tomar medidas económicas sanas le puede ser costoso en el corto plazo. Es más fácil, rápido y eficiente para el PSUV radicalizar el debate político que moderar el modelo económico. Las acciones contra las figuras destacadas de la oposición se profundizarán con la intención de llevar el debate público al plano político y alejarse del económico, donde no tienen manera de salir bien librados.

Lo que veremos durante los próximos días será una batalla entre el mensaje de «Acoso y Abuso » denunciado por la oposición versus el de «Corrupción y Conspiración» que usará el gobierno. Si te parecía que el ambiente político era radical, mejor anda a buscarte un Lexotanil… si hay.

@luisvicenteleon

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba