Opinión Nacional

Encuestas y opinión pública en la Venezuela bolivariana

No hay opinión pública sino hay libertad. Ella se desarrolla en la medida en que se desarrolla la democracia, pues se refiere fundamentalmente a dos cosas: a la opinión que tiene el público en general, y para eso se necesitó que las masas irrumpieran en la historia y se creara el “público”; y que sea relevante para el manejo de la cosa pública -res publica- o República.

Su auge comenzó en los años 30 del siglo XX, cuando George Gallup, logró predecir la victoria de un presidente norteamericano utilizando encuestas.

El concepto ha sido criticado argumentando que ella puede ser manipulada por la propaganda. Para Jürgen Habermas ésta se concibe como un debate público que se da en un “espacio público”, pero está manipulada por intereses privados y de clase a través de la propaganda. Walter Lippman ya había hablado de que la existencia de estereotipos impedía una decisión totalmente libre. Baste recordar a Joseph Goebbels, ministro de propaganda de la Alemania Nazi.

Además hay críticas muy severas a la imparcialidad de la estadísticas como la del francés Pierre Bourdieu, y el aporte de Noëlle-Neuman con su teoría sobre “la espiral del silencio”, que postula que los individuos pueden renunciar a su propia opinión o no expresarla y así asumir la opinión dominante, evitar el aislamiento social y eludir ser objeto de sanción y castigo.

Cuando vemos que las encuestas dicen que Chávez es más popular después de ganar el referéndum del 15F, pero que la gente no está de acuerdo con su socialismo del siglo XXI, se hace evidente que hay un dislocamiento en la opinión pública. Aparentemente estas contradicciones son posibles en un contexto de miedo y angustia generalizada, como el que se vive en el país. Es como el síndrome de la esposa abusada, que sabe que es atropellada y quiere otra vida, pero no se atreve a dejar al marido. Imagínense haciéndole una encuesta sobre su felicidad; dirán lo que realmente desean pero, por una creada lealtad hacia el poderoso abusador, hablarán bien y seguirán viviendo con él. La pregunta clave es: ¿Cuándo y porqué deja la mujer golpeada a su marido?
Si bien la opinión publica puede manipularse, en especial si no hay medios de comunicación independientes, lo más grave es que en una sociedad donde se impone sistemáticamente el miedo, no hay suficiente libertad como para hablar de una opinión pública y menos que su medición sea confiable. Es más, ella deja de tener sentido pues simplemente no es tomada en cuenta por los que detentan el poder.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba