Opinión Nacional

Entre diciembres y eneros

Desde los diciembres de la alegría a los eneros de encuentros furtivos.

Con esta línea hubiese empezado este escrito si se tratase de un relato en prosa, como si fuera un cuento inédito y contado en más de un 2000 ocasiones en el transcurso en estos dos milenios; estos meses en particular para los venezolanos han traído encuentros y desencuentros, emociones claroscuros, han sido como lo es, y siempre lo será, el nacimiento y la muerte de algo, no sólo de un año.

En diciembre vemos florecer como la rosa roja las gaitas, los aguinaldos, parrandas y las melodías de la Billo´s Caracas Boy, en estos días nos sumergimos en un mar de buenos propósito, aunque a la medida que nos adentramos en las costas del mes de enero, ya próximo a atracar en la bahía de febrero, se nos van esfumando.

En las Navidades somos parte de una sólo cuerpo de cortesía y hermandad, en enero damos paso a nuestra personalidad nuevamente conquistada por los males de nuestra sociedad, de los problemas personales y las ambiciones desmedidas.

Sin embargo, dejemos todo esto a un lado y permitámonos ir un poco más adentro en la historia nacional, los venezolanos pasamos de la algarabía de los 50 a las opulencias de los 60 y 70, para después entrarnos a un ciclo peculiar de consumismo y poca tradición en esos 80 y 90, sin embargo cada cual con su particularidad se fue diluyendo en la medida de la nueva aparición del “ser revolucionario”.

En “revolución”, en “socialismo” diciembre se ha convertido en un momento de suma preocupación, ¿cuántas personas usted no vio haciendo milagros para conseguir los ingredientes de las hallacas? ¿A cuántos no vimos sacrificándose, dejando de comprarse su estreno de Navidad o Año Nuevo, para poder completar los regalos y la ropita a los niños?

Sí, en socialismo la Navidad se ha convertido en un momento de preocupaciones. Tal vez nuestras personalidad alegre, bulliciosa no nos permite ver esto, mas si lo sentimos con punzadas terribles en nuestros bolsillos, y esencialmente en nuestra alma imbuida por recuerdo de un pasado mejor.

Diciembre significa emoción, unión familia, aquel abrazo sincero y emocionado, también es una época de evaluación y tristeza, por el adiós dado o en ocasiones por aquel que no pudimos dar; Enero por su parte es de proyectos, de anhelos, de nuevos sueños que nacieron con el alba de aquella ruidosa madrugada del día primero.

¡A nacido el Año Nuevo! Y los sueños retornan a nuestra mente y aquellas metas cansadas, agotadas por los tropiezos nuevamente vuelven a flotar en el aire como inquietas golondrinas en el ventanal de la historia.

De mi parte, con suma humildad y sinceridad, les deseo a todos los venezolanos, a todos y cada uno de los hijos de esta tierra un venturoso 2014. ¡Qué Dios Todopoderoso nos colme de bendiciones y nos permita salir de este agujero socio-político en el cual nos ahogaron un puñado de aventureros guiados por un demagogo experto.

Sé que este enero que está comenzando será de renovación, de emotividad y de ilusiones resucitadas en el corazón de aquellos hombres y mujeres de buena voluntad que desean el bien común y la solidaridad como mecanismos para enriquecer su vida, no tanto con dinero, sino con metas logradas, sueños cumplidos y una cuenta de ahorro de sonrisas y bendiciones.

¡Feliz Año Nuevo Venezuela!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba