Opinión Nacional

Entre dos llaneros

Los venezolanos recientes están marcados por las decisiones de dos llaneros en contra-posición de la larga dinastía de los gobiernos ejecutados por los andinos.

Al primer llanero, los acontecimientos lo buscaron para ponerlo a decidir entre la armonía y la guerra, el segundo busca afanosamente cualquier inciso para plantear el belicismo, antes que la concordia, como una forma de hacer sentir su disparatada presencia en la comunidad nacional e internacional.

Los hechos cuentan que estaba corriendo los días de gobierno del presidente Luis Herrera Camping, un viejo zamarro y decidor de expresiones con doble sentido, cuando sucedió el incidente de la fragata Caldas en el Golfo de Venezuela, su actitud fue diplomática y ejecutiva, aplaudido por el pueblo venezolano y tiempo después reconocido por los colombianos.

En aquel momento se exacerbó el sentimiento nacionalista, como es costumbre en estos casos. Personalmente, daba mis primeros pasos en el mundo del periodismo escrito en la redacción de Caracas de un periódico regional. Terminaba de salir con vida, milagrosamente, de las torturas infringidas por los militares “democráticos” de la Dirección de Inteligencia Militar; perseguidores de los izquierdistas venezolanos y enemigos del régimen cubano, los mismos que hoy en día hacen reverencias a los fidelistas cubanos.

Con todos estos vejámenes en la espalda, le envié una carta al presidente Luis Herrera en donde le ofrecía mis servicios y bajo su conducción defender mi patria, sólo que requería de un fusil. Seguro estoy que el presidente Herrera no leyó la carta, pero alguien me devolvió una nota en donde se expresaba que: “la patria agradecía mi oferta”.

Hoy, cerca de 25 años después, me encuentro ejerciendo el diarismo en otro medio regional y por coincidencia otro llanero, Hugo Chávez, se deleita buscando unos “tiritos” con los vecinos.

Cuando escribo esta nota, existen informaciones que el oficialismo está llamando a una concentración para brindarle apoyo al presidente ante la evidente falta de soporte del pueblo en general, a sus pretensiones.

Los venezolanos sensatos, no comprometidos políticamente, ni recibidores de mendrugos, no apoyarán un enfrentamiento bélico con Colombia en esta oportunidad. El hecho con el “canciller de las FARC” sólo demuestra que a la patria la han convertido en un refugio oficial de gente que mantienen en zozobra a sus mismos hermanos colombianos y que han traído el temor y la muerte a un gran número de familias venezolanas.

En esta oportunidad, sólo obligados, tomaremos el fusil para ir en contra de Colombia y aún así resistiremos hasta el último momento para halar del gatillo. Esta guerra que quieren plantear no es nuestra, por el contrario es producto de las mentes ofuscadas en búsqueda de una plataforma de lanzamiento de formas de vida no aceptada por los seres democráticos que comparten el territorio libre de Bolívar. Hasta siempre consecuentes.

(*): Reportero del Diario de Los Andes

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar