Opinión Nacional

Entre el bien y el mal

Bien lo decía el escritor Francés Víctor Hugo: “No hay ejército que pueda detener la fuerza de una idea cuando llega su tiempo”; es por ello que considero que en las próximas elecciones regionales, no se debate entre oposición y oficialismo; si no entre el bien y el mal. Esta demostrado que nada es 100% bueno o malo; el hecho de que tengamos diferencias con la forma de gobernar del presidente, gobernadores o alcaldes, no puede llevarnos a respaldar de manera automática e incondicional a cualquier sector que lo adversa, ya que seria dejar a un lado la racionalidad y los principios, además de incurrir en el error de excluir algún sector de la población, que al final de cuentas no tiene culpa y forma parte de nuestra sociedad.

“Todas la ambiciones son detestables, excepto las que ennoblecen al hombre y estimulan a la humanidad” decía el novelista Británico Joseph Conrad. De allí que el centro de nuestra lucha, es en contra de los viejos y nuevos tracaleros o zánganos de la política, y no de la inmensa mayoría de personas decentes que están en cada uno de los partidos, en La Fuerza Armada Nacional o cuantiosos grupos sociales. Por esta la razón resalta la consigna: “aquellos del pasado no volverán y estos del presente no seguirán”. Se que esta apreciación no es del agrado de los cogollos de la cuarta o de la quinta que comandan a sus anchas los extremos de la política nacional, si amigo lector, aquellos que aterrorizan cual mítico Silbón con sus largos y huesudos brazos a todo el que se entrometa; pero que al final disfrutan como compadres en festín la desgracia y crisis que han creado.

Llego la hora de desterrar la mezquindad y la mala costumbre de trasladar las contradicciones políticas a la acción del gobierno; es inexplicable que algunos alcaldes no se reúnan con el gobernador por ser “enemigos” dentro de su propio partido, o que el revanchismo no permita la coordinación entre las alcaldías de la oposición y el oficialismo, cuando los afectados por estas actitudes innobles son todos los vecinos por igual.

La magnitud y la cantidad de problemas que aquejan a los ciudadanos, amerita de líderes con una mentalidad diferente, fresca, ajena a los odios y rencores, verdaderos representantes del diálogo. El soberano convoca desde ya al próximo gobernador y los nuevos alcaldes que serán electos, para que establezcan planes coordinados, sin importar el signo político que representan, todo en aras de mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y si entre ellos desean competir, que sea a través del esmero por prestar el mejor servicio y hacer las mejores obras para destacarse como el mejor gerente.

De no darse un cambio de actitudes, tengan por seguro que la población le pasara por encima a aquellos que pretendan seguir defraudando la confianza que el soberano depósito en ellos, por ahora arden los cauchos, mañana quien sabe.

Insisto, esta lucha es entre el bien y el mal; pero al final siempre triunfa el bien. ¡Síganme los buenos!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba