Opinión Nacional

Entrevista a Fredy Muñoz

Freddy Muñoz, una de las figuras estelares del movimiento estudiantil de los años 60, dirigente del Partido Comunista y fundador del Movimiento Al Socialismo, está seguro de que el presidente Hugo Chávez está desesperado, nervioso, como consecuencia de una perturbación psíquica considerable por los resultados de las elecciones parlamentarias del próximo domingo.

Predice que el Jefe del Estado obtendrá una gran cantidad de votos, pero no la mayoría, porque la oposición estará ampliamente representada. «Esto, para Chávez, es una calamidad porque él no ha gobernado con esta situación y tendrá que hacerlo en medio de una grave crisis económica».

Freddy Muñoz vino a Valencia a presentar su libro «Hacia la reconquista de la democracia y la reconstrucción integral de la sociedad venezolana», editado por la Gobernación del estado Carabobo. Antes de asistir al acto, celebrado en la Quinta La Isabela, tuvimos, más que una entrevista, una conversación entre dos viejos amigos que tenían mucho tiempo que no se encontraban.

¿A qué se dedica actualmente?

– A estudiar la economía de Venezuela tan en profundidad como sea posible, con la ayuda de colegas y profesores.

– ¿Incluyendo al ministro Jorge Giordani?

– Giordani fue compañero; él estudió en Gran Bretaña. Ha tenido un desempeño pésimo, porque él sabe más de lo que le dice al Presidente de la República con la finalidad de orientarlo. Chávez es muy ignorante en casi todos los ámbitos. En materia de Economía su desconocimiento es enorme, lo cual comporta mucha gravedad para el proceso económico social y político de Venezuela. Lamentablemente, Chávez tuvo habilidades políticas considerables.

– Es hábil pero ignorante ¿cómo se explica esta afirmación?

– Es ignorante pero políticamente es hábil. El general Gómez era muy ignorante, pero políticamente era muy astuto y tenía algo de inteligencia. Chávez no es bruto pero su inteligencia es precaria.

– ¿Qué llama usted inteligencia precaria?

– La que tienen aquellos que colocados en alguna función no son capaces de crear nada, ni son capaces de aprender algo más o menos complejo que le hayan dado o le estén dando.

– ¿Giordani le ha metido en la cabeza a Chávez que él puede acabar con el capitalismo en Venezuela?

– Giordani es muy escaso en conocimientos de procesos políticos. Estudió en el exterior Economía Superior con un profesor comunista ortodoxo poco creador, con una amplia generalidad de conocimientos.

Chávez sí cree que el capitalismo puede ser transformado. Eso no se lo enseñó Giordani sino un hombre muy inteligente, muy destructivo, bastante anormal, aunque no es loco, que se llama Fidel Castro. Su influencia es compleja. Fidel le enseñó algunas cosas pero, como es un personaje acostumbrado a estar en primerísimo lugar, le dio consejos en términos tales que le hicieran daño.

Lo lamentable de ese daño es que Chávez es Presidente de Venezuela. Fidel estuvo al borde de la muerte, se salvó milagrosamente. El proceso de su recuperación fue demasiado lento por lo cual pareció que estaba al margen de la reflexión y orientación políticas. Por eso, queriéndolo o no, permitió que su hermano Raúl lo sustituyera.

Raúl comenzó a gobernar con cierto pensamiento y, en pocos meses, su hermano Fidel no se lo objetó. Pero, como no se murió, terminó por intentar que su hermano descendiera en el nivel de la cúpula política. Fidel Castro está desplazando astutamente a su hermano, quien, no siendo ningún necio ni tonto, sabe que en materia de sentimientos, de afectos, de admiración, todavía los cubanos tienen a Fidel como un héroe. De tal manera que hay una situación de tensión, que no tardará mucho en resolverse.

– ¿Por qué Fidel confiesa que el socialismo no ha dado resultados ni en Cuba, autoriza una apertura económica y, al mismo tiempo, le aconseja a Chávez que acabe con el capitalismo?

– Espero formarme una opinión más sólida después que lea, si es que eso se puede, publicaciones cubanas como El Granma.

Estoy seguro de que Fidel dijo que el socialismo no sirve, porque está dispuesto a avanzar más en su dominio que, ahora, no es tan pleno. Por eso es la tensión entre los dos hermanos.

– Desde su llegada al poder, Fidel Castro ha tenido a Venezuela como uno de sus objetivos, que parece haber logrado con la presidencia de Chávez…

– Venezuela es demasiado importante. Fidel no ignora que la riqueza petrolera es clave en cualquier país. Venezuela la tiene en cantidades considerables y es posible que haya descubrimientos nuevos.

Cuando Fidel Castro vuelva a ocupar un puesto notable en el gobierno de Cuba, Venezuela sufrirá un serio perjuicio por el aumento de la influencia de los hermanos Castro sobre Chávez.

– ¿Cuáles son sus expectativas ante las elecciones del próximo domingo?

– Pase lo que pase el 26 de septiembre, Chávez no podrá seguir gobernando con una Asamblea Nacional que siga sus órdenes. Obtendrá una gran cantidad de votos, pero no la mayoría porque la oposición estará ampliamente representada. Por eso el Presidente de la República está sufriendo de histerismo patológico; él nunca creyó que hubiese una pluralidad significativa de fuerzas de la oposición y se equivocó. Eso, para Chávez, es una calamidad porque él no ha hecho el juego político con esta situación y tendrá que hacerlo en medio de una grave crisis económica, porque Venezuela lo que produce es petróleo.

– ¿Cree que a Chávez le importe mucho no contar con la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional?

– Le importa mucho. Chávez está desesperado, nervioso. Padece de una perturbación psíquica considerable desde que pasó a ser el Jefe del Estado venezolano ayudado por grupos de la burguesía y por otros factores que se anticiparon al proceso histórico real y jugaron como sus aliados. En su momento ganaron, pero después Chávez se dio cuenta de que se habían excedido y que él tenía que hacer retroceder a esos sectores importantes de la burguesía.

Por eso su ruptura y su pelea con Cisneros en una entrevista poco conocida. Chávez habló con Cisneros sobre las aspiraciones y pretensiones que éste tenía respecto a su gobierno. Le dijo: «Yo soy el jefe del gobierno y si a ti lo que te preocupa es que me diste dinero, dime cuánto te debo». Sacó una chequera diciéndole: «Pon allí lo que quieres». Eso se sabe poco. Cisneros dijo una cantidad y Chávez le dio un poco más de lo pedido.

– ¿Y qué pasó después?

– Cisneros trató, en lo posible, de volver a ser amigo de Chávez, pero lo rechazó. Después se dio cuenta de que no era lo más conveniente y, por un intermediario importante, volvieron a conversar. Chávez le exigió que pusiera a Venevision al servicio del gobierno. Cisneros aceptó, por lo cual ese canal se convirtió en vocero del oficialismo. Claro, no de manera tan estúpida como otros medios.

– ¿Cuál es su análisis de la ruptura de Chávez con la Iglesia Católica?

– Chávez creyó, apoyándose en ciertas situaciones, que la Iglesia venezolana se cuidaría mucho de enfrentársele políticamente. Pero, los duros del Vaticano, incluyendo al Papa Benedicto XVI, comenzaron a exigir que la Iglesia tenía que enfrentarse a Chávez con dureza e inteligencia. Cuando el cardenal Urosa Savino fue, hace unos meses, a la Santa Sede pasó más tiempo del que se necesita para una visita normal. Eso indica que hubo largas conversaciones en las que le reprocharon que Chávez se estaba comportando como un enemigo, por lo cual la única manera de servirle a los feligreses y al pueblo era deslindarse de este régimen.

Cuando el cardenal Urosa regresó, vino con un programa de acción, pero creo que se equivocó actuando como un inexperto que obedecía a lo que le ordenaron en Roma, pero sin sutileza, con la manera sibilina que actúa el Vaticano.

Sin embargo, el cardenal Urosa, con mucha astucia, con inteligencia que no le falta, fue extendiendo al conjunto de los sacerdotes y a sectores empresariales muy católicos su derecho a expresar sus criterios ante el gobierno. Chávez creyó que la Iglesia no tenía la influencia suficiente como para hacerle daño a su proyecto político. Se equivocó y tuvo que intentar enmendar la plana a su manera brutal, poco inteligente.

Esa fue la razón por la que embistió contra los colegios católicos, para los cuales hay cero ayuda, cero contribución material, monetaria, con el argumento de que los curas se están apoyando en el sentimiento religioso de los venezolanos para atacarlo. Este es un asunto que quedó pendiente.

Chávez se siente orgulloso de que le digan astuto, pero él no es astuto, ni estudia, ni se cultiva y es completamente ególatra, por lo cual se rodea de adulantes y no se da cuenta de la vida política, económica y personal, de ellos depende que el gobierno mantenga buenas relaciones con la Iglesia.

El libro

Freddy Muñoz, destacado estudioso de la política venezolana, presidió la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela y estando preso fue elegido diputado del antiguo Congreso Nacional, de cuyo Senado fue presidente.

¿Qué le motivó a escribir su libro «Hacia la reconquista de la democracia y la reconstrucción integral de la sociedad venezolana»?

– Hace un tiempo, Diosdado Cabello tenía mucha influencia en una parte del aparato que encabeza Chávez porque él es más inteligente y más astuto. En cuanto al dinero, Cabello lo ha querido tanto como Chávez, por lo cual ambos son inmensamente ricos. Cada uno derramando parte del dinero a sus allegados, a sus compañeros cercanos.

Durante un discurso Chávez dijo, más o menos: «Aquí está con nosotros el compañero Diosdado, un hombre muy inteligente, trabajador, que sabe organizar». De pronto se le salió una tontería, con sabor a estupidez: «Y el de los ojos bellos»… Yo no tengo noticias de que Chávez tenga esas debilidades, pero el hecho de que yo no tenga conocimiento de eso, no significa que haya el asunto.

Diosdado Cabello le fue demostrando a Chávez que él sabe hacer las cosas, sabe gobernar, dirigir y también sabe meterle la mano al dinero del sector público. Entonces Chávez llegó a la conclusión de que debía retomar una relación amistosa con Diosdado y formar con él un eje. Fue entonces cuando lo designó ministro de Infraestructura y le dio facultades especiales para dirigir el proceso de ataque a los sectores de la burguesía que adversan al gobierno.

He sabido que Diosdado Cabello recibió aquello con sumo placer. Es muy revelador lo que dijo en la Asamblea Nacional como encargado de las relaciones con las televisoras y radioemisoras, dijo cosas extrañas. Pareció que se le fue la lengua, extralimitándose. Chávez no le llamó la atención porque era una pieza fundamental de la dirección del partido. Lo necesitaba, aunque la relación fuera insinceramente cordial, para atacar a los medios de comunicación que lo atacaban por todos los lados. La situación ha cambiado, no radicalmente, porque a Chávez le resulta muy difícil una ruptura con Diosdado Cabello.

– Usted afirma en este libro que la corrupción es una práctica normal en el gobierno del presidente Chávez. ¿Cuál es su argumentación?

– Hace mucho más de un año hubo un acontecimiento importante al que los medios no le prestaron mucha atención. El partido se estaba desmoronando, porque mucha gente estaba insatisfecha con lo que se le daba desde el gobierno con las misiones que, en un principio fueron positivas. Lo cierto es que, desde hace tiempo, la política social del gobierno de Chávez se está derrumbando y no se ha podido modificar. Por otro lado, en el PSUV y entre miembros del gabinete se decidió hacer tanto dinero como fuera posible, por los medios al alcance.

Chávez no pudo lanzarse contra los corruptos, porque él mismo era rico por corrupto. Porque su familia de Barinas se ha enriquecido, como todo el mundo dice por allá. Y porque en los aparatos importantes del partido han llegado a la conclusión de que «si los que están arriba roban, ¿por qué no lo hacemos nosotros?».

De manera que nuestra conclusión es que tenemos un gobierno corrupto, una Asamblea Nacional corrupta y alcahueta, un contralor general de la República supercorrupto, una fiscal corrupta y una buena cantidad de gobernadores corruptos. El fenómeno de la corrupción no tendrá retroceso mientras Chávez esté a la cabeza del gobierno y no sufra una derrota política importante. Por eso, lo que pase el próximo domingo es un asunto de extrema importancia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba