Opinión Nacional

Entrevista al Dr. Oswaldo Álvarez Paz

El ex-gobernador del estado Zulia, Oswaldo Alvarez Paz, está iniciando un recorrido por todo el país para tratar de crear conciencia de que no hay problema que pueda ser solucionado, mientras exista el gobierno de Chávez, por lo que cree necesario estructurar una buena oposición, aunque considera que hay que apoyar los movimientos estudiantiles, porque «el enemigo más grande que tiene este régimen es el mundo de las universidades y de la cultura».

Alvarez Paz, quien preside «Alianza Popular», organización dedicada a la acción política, quiere tener una visión directa en su recorrido por el país, y retomar las relaciones con las verdaderas fuerzas motrices, que están sobrecargadas de problemas específicos, muchos de ellos que transcienden los hechos electorales, pero que en su opinión, no están recibiendo la debida orientación para poder enfrentar al régimen, o detenerlo en algunas de sus peligrosísimas pretensiones.

Se propone ser un crítico muy severo en este nuevo rol, y su visión sobre el futuro del país, la presenta en una amplia conversación que sostuvo en nuestra sección Desayuno en la Redacción, en la que participaron Laurentzi Odriozola Echegaray, director de Notitarde; Margarita Jiménez Márquez, miembro de la junta directiva; Marisol Pradas Segarra, editora de cultura y quien escribe La Ventana; Alejandrina Uribe-Betancourt, editora diurna, y Marlene Piña Acosta, quien presenta el siguiente trabajo.

«Hay millones de opositores, pero hay que estructurar, de verdad, una oposición»
Vino a Valencia como parte de ese recorrido que está iniciando, y visitó la sede de Notitarde, acompañado de Francisco «Kiko» González y Jorge Villegas, de la organización «Alianza Popular».

El ex-gobernador del Zulia comparte el criterio de que Hugo Chávez no tiene capacidad de rectificación, ni mucho menos propósito de enmienda, con relación a las líneas maestras que está desarrollando.

«Solamente se detiene tácticamente en el camino cuando la fuerza organizada se le planta enfrente, y él la ve. Un caso son los educadores, que aunque sigue con el diseño curricular, ahora es como experimental, en una cosita aquí y otra allá, pero anuncia que es para el año que viene. El no renuncia a eso, sino que va a administrar la marcha», dijo en el inicio de la conversación.

«Sentimos la obligación de crear conciencia sobre eso, porque desgraciadamente, y es parte de la peor tragedia que le puede suceder a un país, el Presidente de la República y su gobierno, lejos de ser un instrumento para resolver los problemas, se han convertido en el problema que el país tiene que resolver».

Considera que ya es hora de que la dirección opositora, y lo que él llama las verdaderas fuerzas motrices de la sociedad, empiecen a discutir cómo resolver ese problema, sin desplantes, ni aspavientos.

«Nosotros no nos resignamos a esa cierta idea medio ¿teodorista¿ de que siempre habrá Venezuela, y que si aguantamos 10 años, podemos aguantar cinco años más, como lo dijo en estos días en un programa de televisión», en alusión a Teodoro Petkoff.

«Ajustándonos a la Constitución, ésta establece distintos caminos para poder plantear un problema de esta naturaleza, y distintas vías de solución. Una de las cuales es el calendario electoral, pero hay otras. Resulta que aquí se ha ido convirtiendo en pecado mortal, el ejercicio de un derecho democrático que tienen todos los ciudadanos en cualquier país medianamente democrático, como es pedir la renuncia del Presidente».

«No es inconstitucional, está en la Constitución, y no es perder el tiempo, porque es manifestar una actitud básica frente a un proceso que ha dado signos de descomposición tremendos que pueden contribuir en lo que queda de proceso, a la descomposición mayor del país».

Alvarez Paz plantea que es importante hacerles ver a las fuerzas motrices que están en todos los sectores, una realidad que nadie discute, pero que nos han acostumbrado a vivir con eso.

«No ha habido un régimen de gobierno, desde José Antonio Páez en 1830 hasta el día de hoy, más alejado de sus obligaciones, y de sus deberes constitucionales, como el régimen que preside Hugo Chávez. En la Constitución Nacional están las facultades, atribuciones y deberes del Presidente de la República. Yo los invito a que hagamos el ejercicio de releer esa parte, y de hacer comparaciones».

«Aunque nos volvamos incómodos, y que el tipo diga: ¿Ustedes son unos golpistas, al servicio del imperio¿, esto no puede continuar. El proceso de desinstitucionalización de Venezuela o muerte del constitucionalismo que estamos viviendo, deja al país a la deriva, aunque éste es un régimen en cuanto a la orientación y actitudes».

«Para poner un ejemplo que está sucediendo en Carabobo ¿ustedes creen que es posible, y a mí me tiene estupefacto, este pleito de los dos generales, sin que haya una autoridad investigando en serio qué es lo que está pasando? Uno va llegando a la conclusión de que los dos tienen razón, porque no pasa nada, y si es así, los dos deberían estar presos ¿ Cómo es eso de que un general acusa a otro general de narcotraficante, y de responsable de la inseguridad, y el otro lo acusa de contrabandista, pero los dos tienen posiciones desde el punto de orden público más importantes de la región, porque uno es de la gloriosa Guardia Nacional, y el otro del glorioso Ejército Libertador? ¿Qué le vamos a pedir a un pobre hombre que no tiene trabajo, que anda viendo a ver cómo sobrevive, o cómo puede medio garantizarles el estudio a los hijos, o un techo, frente a todas estas cosas?».

«Una preocupación enorme que estamos transmitiendo, y lo hemos hablado en privado bastantes dirigentes de la oposición, y que es otra parte de la tragedia que políticamente estamos viviendo, es que no tenemos ni un buen gobierno, ni una buena oposición. Es decir, no hay oposición. Hay opositores, millones de opositores, unos lo expresan y otros no; pero, ¿de qué se trata? Bueno, en la medida de lo posible de estructurar, de verdad, una oposición».

-No hay un buen gobierno, y uno tiene un culpable directo ¿Pero cómo buscar una oposición si no hay un líder?, se le comentó.

-No se trata de un liderazgo de oposición, porque ése es otro problema consecuencia de la cultura democrática. La oposición venezolana, con todas sus fallas y aciertos, es hija legítima del pluralismo democrático.

«Unidad no es unanimidad, ni puede serlo en una democracia. La unidad puede ser dinámica y diferenciada, pero cuando hay claridad de objetivos se pueden diseñar líneas estratégicas compartidas. A pesar de esta visión que pudiera ser pesimista, es realista. También creo que tenemos que prestarles mucha más atención a las universidades, a tantos movimientos estudiantiles importantísimos para todas estas cosas, como a la universidad como tal, con sus autoridades, profesores y empleados. Allí está la Venezuela que tiene que surgir después de todo esto. La gente que Venezuela necesita, o sale de sus universidades, o no va a salir de ninguna parte. Hay que darles soporte, apoyo, preservarlas, y trabajar con mucha seriedad en esa dirección. El enemigo más grande que tiene este régimen es el mundo de la cultura, el arte, la ciencia, las universidades y el sector educativo. Yo tengo mucha fe en las universidades. Yo a algunos de los muchachos se los he dicho: ¿Ustedes se están graduando, pero no abandonen la universidad. Métanse en los postgrados, pero no se desvinculen de la universidad¿. Hay una especie de incompatibilidad, entre militarismo y cultura, y me perdonarán los militares amigos de uno.

Hizo la observación de que hay muchas cosas por hacer, pero que no se están enfocando adecuadamente, «a veces siento, incluso, en sectores opositores, no comprometidos con el gobierno, o enfrentados al mismo gobierno una especie de complejo para hablar de estos temas por miedo a las etiquetas neoliberales o capitalistas».

«La gente que Venezuela necesita, o sale de las universidades, o no va a salir de ninguna parte»
«No hay nadie en la oposición que esté hablando de la necesidad de vivir en una verdadera economía de mercado, porque éste no fue producto del capitalismo, sino de la civilización de la humanidad. Yo creo que cuando Adán y Eva empezaron a negociar manzanas por otra cosa, allí empezó a desarrollarse la cultura del mercado. Y es lo único que, de verdad, en materia económica ha sido probadamente exitoso».

Sostiene que Chávez tendrá que rendir cuentas de lo que ha sido una de las peores cosas de esta década, como es la politización del hampa, lo cual ha permitido garantizar la inmunidad e impunidad de la delincuencia, y de allí las corruptelas generalizadas por todas partes.

«Las calles están tomadas por malandros armados acreditados, que uno no sabe si son policías, pero que en todo caso responden a una política del Presidente, que lo anunció el 4 de febrero de 1999, a los dos o tres días después de haber tomado posesión».

-Y un ejemplo fue lo sucedido en Caracas recientemente con los encapuchados.

«A Chávez cuando se le hincha el bolazo es capaz de lo que sea. Expuso al país a una guerra»
-La politización del hampa. ¿Quiénes son esos encapuchados? Las bandas hamponiles del 23 de Enero. Y la capacidad de movilización de Chávez en respaldo ha disminuido muchísimo por eso, porque son tipos que en los barrios y en sus sectores, todo el mundo les tiene miedo, porque son los pandilleros. Aquella corriente de simpatía que en los primeros años había en esos barrios, se ha revertido. Los Círculos Bolivarianos comenzaron a ser alimentados por este tipo de gente, después se los llevaron para la Policía Metropolitana con una u otra figura. Después comenzó la competencia entre los Tupamaros y los Carapaicas.

-Y está el hecho de que 48% de los agentes policiales actúan en trabajos de escolta y custodia de personalidades e instituciones.

-Y ahora sacan la Ley de Policía Nacional. La Guardia Nacional no será una catedral de integridad y de rectitud, pero eliminar en una coyuntura como ésta las funciones básicas de dicha organización y trasladarlas a un cuerpo que está por crearse que no sabemos definitivamente cómo va a estar compuesto, sería totalmente impropio. Cuidado si no va a estar integrado por todos estos factores que estamos señalando.

-El Ministro dijo que tiene que ser una Policía socialista, revolucionaria y subversiva. Ya prácticamente está anunciando dónde se van a reclutar.

-Es gravísimo, porque es el ciudadano el que queda expuesto, indefenso, y el comandante de la GN da unas declaraciones muy tristes cuando dice que tendrán competencias concurrentes con esta nueva Policía. Creo que debe haber mucho malestar porque la Policía Nacional es para liquidar la GN, y los batallones de reservas como lo ha diseñado Chávez en esta segunda etapa, son para liquidar el Ejército regular. Ahora, que por comodidad, complicidad o circunstancias particulares de muchos oficiales estén callados, ése es otro problema, o forma parte de la cultura del facilismo. Pero aquí hay una cosa nefasta y perversa como es liquidar la FAN, y crear otra cosa.

-¿Cómo observa las relaciones entre Venezuela y Colombia?
-Yo creo que ya a nadie le quedan dudas de la vinculación de Chávez con las FARC. ¿Cuál es el problema con Colombia? Que el muro de contención más serio y firme que tienen las pretensiones expansionistas y subversivas de Hugo Chávez es la institucionalidad democrática de Colombia, con la circunstancia de que está liderada por un hombre de las dimensiones humanas y políticas de Álvaro Uribe. No sabe cómo desenvolverse frente a eso, porque es un muro que no se desmorona, a pesar de los golpes que le están dando por todas partes, y que Chávez estimula. Para él es fundamental erosionar Colombia, iniciar el proceso de liquidación de esa institucionalidad democrática. Expone al país a una guerra de manera irresponsable que no fue más allá por la operación morrocoy que tiraron los comandantes militares, quienes no estaban de acuerdo con esa locura.

-¿Pero usted cree que Chávez tenía pensado una guerra con Colombia?
-Ese es capaz de lo que sea. Como se dice en Maracaibo: «Cuando a Chávez se le hincha el bolazo es capaz de lo que sea». En el Zulia partimos de que todos somos peloteros, por lo que todos tenemos un pelotazo en la cabeza, que está allí guardado. Y cuando uno pregunta: ¿Qué es de la vida de fulano? Te responden: «Por allí anda con el bolazo hinchado», y a quien se le hinche comete tonterías y locuras. Y éste que era pelotero, en alusión a Chávez, no sería en Maracaibo, pero también tiene que tener su pelotazo en la cabeza. Y les voy a decir una cosa, contrariamente a lo que él alardea, era malo como pitcher, era mejorcito como primera base, y bateaba más o menos bien, pero como pitcher ha sido maluco siempre. En el año 1999 cuando estábamos en la Comisión Constituyente se lo dije un día. Volviendo al tema con Colombia, no nos sorprenda que en cualquier momento se produzca la decisión de la Unión Europea y el senado de Estados Unidos, de declarar al gobierno venezolano como terrorista, lo que puede generar consecuencias terribles, recalcó.

-Usted habló de la necesidad del entendimiento de la oposición. Frente a esto, ¿cuál es el planteamiento con relación a Alianza Popular? porque la gente lo conoce más como Oswaldo Alvarez Paz.

-A Alianza Popular nunca quisimos constituirla en partido, sino en un grupo de acción política. La mayoría de los partidos que están actuando están por el callejón electoral. Nosotros como no andamos en lo electoral no intervenimos, ni queremos intervenir demasiado en eso, más allá de hacer la exigencia de la unidad. No pensemos que con unas alcaldías más o unas gobernaciones más vamos a salir de Chávez, porque ése no es el problema. Yo me permito recordarles a todos los amigos del «cuoteo» político, que viven ganando las cuotas y los espacios, que para el 15 de agosto del año 2004, teníamos las diez gobernaciones más importantes del país, 250 alcaldes de los 325 que hay en Venezuela y 79 diputados a la Asamblea Nacional. ¿Y cómo estamos cinco años después? No nos engañemos y pongamos los pies sobre la tierra. Uno siente que en el sector opositor el objetivo es la supervivencia, que es llegar a 2012 ó 2013 para ver si tenemos un poquito más de fuerza, pero mientras tanto yo sobrevivo, y para sobrevivir tengo que tener espacio, echar musculitos, tener vasos comunicantes, y en eso andan unos cuantos. Son dos estrategias que no son coincidentes, sino que más bien pueden chocar, lo cual no es bueno.

-¿Qué opina usted del asesinato del fiscal Danilo Anderson?
-Se los voy a decir en una sola frase. No tengo como probarlo, ni como respaldar lo que voy a decir, pero creo que fue un crimen de Estado. Todo lo demás ha sido encubrimientos, adulteración de la verdad, y maquillaje para ocultar un monstruoso crimen de Estado. Tengo igualmente la convicción de que los que están presos no son, ni los que fueron acusados como autores intelectuales tampoco. Y tengo también la convicción de que no es tan difícil establecer la verdad, a pesar del tiempo que ha pasado, y de las manipulaciones. La actuación del ex-fiscal general ha sido muy decepcionante. Yo conocí a Isaías, y era otra cosa. O no le habían aflorado las cosas que le han aflorado ahora. El fiscal general de la República es tan importante o más que el Presidente de la República, porque es el garante de la constitucionalidad y el orden jurídico.

-¿COPEI está en manos de una gente joven, ¿pero hasta qué punto puede estar preparada y formada para conducir una organización?, se le consultó.

«Debe haber mucho malestar militar, porque la Ley de Policía Nacional, es para liquidar la GN»
-A mí me parece estupendo que COPEI haya entrado en una etapa de renovación, y que esté bajo la dirección de un grupo nuevo, sano, y con bastante frescura. Lo único que a mí me aterra como me aterraba con lo de Primero Justicia, y me he llevado algunas decepciones por eso, es que siendo jóvenes que levantan muchas esperanzas, terminen heredando todos los vicios de nosotros, sin las virtudes, y se les olvide muy pronto, que la política es una actividad de servicio, y no una simple forma de vida.

Las maquinarias de los partidos, que deberían ser instrumentos al servicio de la gente en la calle, se empezaron a convertir en instrumentos de los dirigentes para ganar los plenos, convenciones, asegurar el control de los diputados, concejales, y allí fue la torta.

Lo que preocupa mucho es no tener claro si un partido como COPEI superó esa etapa, que lo llevó a la tragedia. Y a veces, cuando vienen las oportunidades electorales, ahora estoy viendo algo de eso, tú los ves medio matándose por las candidaturas internamente.

Ojalá que estos muchachos tengan la madurez y la claridad suficientes para no cometer muchos de los errores que nosotros cometimos, y para preservarse hacia el futuro.

Ventana
El desarrollo de los sentidos
Marisol Pradas Segarra
Oswaldo Alvarez Paz derrochó humor y serenidad. También mucha firmeza al momento de analizar y reflexionar sobre los acontecimientos que se desgranan a cada paso en esta Venezuela cuyos moradores parecen correr en ambos sentidos a la vez.

Ya tiene cuarenta y dos años de graduado como abogado en la Universidad del Zulia y puede mostrarle al mundo un legado político, la veteranía de saber cómo se resuelven muchos asuntos públicos.

Gobernador del estado Zulia, en 1989, fue reelecto en 1992 con el apoyo del partido social cristiano COPEI, siendo el primer mandatario regional zuliano electo por voto directo.

En 1993 renunció al cargo para postularse a las elecciones presidenciales de ese año por su partido, que lo eligió mediante elecciones internas, venciendo a Eduardo Fernández. Obtuvo en los comicios de diciembre de 1993 más del 20% de los votos, quedando en tercer lugar. Rafael Caldera logró mayoría. Después de esta derrota decidió romper con COPEI y creó el grupo de acción política Alianza Popular, en mayo de 2005.

Frente a esa cantidad de deseos y aspiraciones que tienen muchos a través de diferentes partidos piensa ser un crítico muy severo.

«La experiencia sirve para desarrollar los sentidos», dijo al momento que definir su rol en este momento en el país, que no deja de ser un papel delicado, puesto que ver, oír, oler, tocar y sentir puede resultar un asunto antipático para todos aquellos que no estén dispuestos a entender lo que es la responsabilidad.

Su meditación sobre lo que está ocurriendo en nuestra nación fue cruda. Pero también tuvo su abrazo a la fe de saber que se puede salir adelante, reconociendo cuál es el verdadero problema, que cabalga dentro de lo qué el define como un «tiempo urgente» que requiere de todos y cada uno de los ciudadanos.

Tuvo un diálogo brillante. Lleno de inquietud y conocimiento sobre lo que estamos viviendo como sociedad. Las cosas insólitas que no se entienden desde la lógica de la razón. Que tienen otros matices y verdades que no se pueden eludir.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba