Opinión Nacional

Entrevista Germán Carrera Damas

«Tenemos indigestión de democracia»

«Estamos viviendo una fuerte indigestión de la democracia, muy molesta y muy aguda, pero es pasajera»

Carrera Damas guarda un silencio elocuente cuando se le pregunta sobre el presunto asesinato a Simón Bolívar (Enio Perdomo)

El se ríe. Y jura que no es por burla. El historiador Germán Carrera Damas se ríe -acaso de piedad- cuando lee que el director del Archivo General de la Nación (AGN), Luis Pellicer, no sólo pretende trasladar los archivos de Miranda y Bolívar desde la Academia Nacional de la Historia hasta la sede del AGN, sino que planea «reescribir la Historia».

-¿Por qué le hace gracia esa frase?

-Usted no se imagina hasta qué punto me hace gracia.

-¿Por qué? Hay gente que se lo toma en serio…

-Se supone que para reescribir algo es necesario que ya esté escrito, y la Historia nunca está escrita. Está en permanente estado de ajuste, de revisión. Quien piense que es posible reescribir la Historia, no tiene sentido de la Historia.

-¿Por qué?

-La Historia se mueve en una dimensión especial del tiempo, que es el tiempo histórico. El tiempo histórico es una conjugación de pasado, presente y futuro. Es un incesante hacerse a sí misma, y no es que los historiadores hacen y rehacen. Difícilmente puede apreciar esto quien se aproxima a la Historia sin tener ese bagaje de experiencia y puede llegar esa persona que lo hace alegremente con formulaciones que me causan risa. No desdeñosa, sino que refleja respeto por la Historia y quizá un poquito de piedad para quienes crean que puedan entrar a la Historia y trasladar a ella intenciones, propósitos, deseos.

-¿Eso ha pasado antes?

-Se ha dicho que hay que cambiar la Historia y hacer una historia del pueblo. ¿Usted sabe quiénes han hecho historia del pueblo? La historia del partido bolchevique de la URSS, si es que alguien se acuerda, cuya autoría se le atribuye a Josif Stalin, se pretendía que fuera la auténtica. En Alemania, el nazismo, su principal promotor, también hizo una historia del pueblo alemán cuya síntesis se halla en Mi lucha. En Italia, el fascismo no produjo una obra, pero sí una concepción de la Historia: nada menos que restablecer el Imperio Romano en la cuenca del Mediterráneo ¿Dónde están esas historias? ¿Qué quedó de ellas? ¿Tuvieron importancia historiográfica? Cerca de nosotros, desde que murió Manuel Moreno Fraginals en el exilio no hay un solo historiador en Cuba ni una sola obra de Historia. Las obras actuales son producidas en el exterior, pero en Cuba no. La explicación de esto es que estudiar Historia es aprender libertad. Y no se puede seguir una línea de pensamiento porque eso mata los componentes básicos del saber histórico, que son el sentido histórico que se refiere al cambio y el ejercicio del sentido crítico.

-¿Y sobre la Historia escrita por la burguesía?

-Yo estaba escuchando por la radio a alguien hablar sobre eso. Tengo entendido que quien lo decía debería ser marxista, y quizás por un ataque de ignorancia, ese señor olvidó un pequeño párrafo: «La burguesía ha jugado en la Historia un papel altamente revolucionario». Esa es la frase, y viene del Manifiesto Comunista de 1848. Marx y Engels.

-Usted viene trabajando desde hace un tiempo…

-Hace más de medio siglo, cuando estaba recién graduado, se puso en marcha una cátedra de Historia de la Historiografía Venezolana y al mismo tiempo compuse un volumen, Historia de la Historiografía Venezolana, textos para su estudio. A partir de eso se trabajó el legado de la historiografía de Venezuela y se señalan algunas metas u objetivos, pero todo esto trabajando históricamente y no cometiendo la insensatez de creer que el pasado se borra. Como estudioso, soy presidente del Comité de Redacción de la Historia General de América Latina de la Unesco, soy miembro del comité directivo de la Historia de América Andina ya publicada, y lo que es más significativo, miembro del buró científico mundial que elaboró la segunda versión de la Historia del Desarrollo Científico y Cultural de la Humanidad. Estas experiencias me han permitido atribuirme una comprensión de la Historia que va más allá de lo que es la formación básica universitaria. Eso me ha permitido reflexionar sobre la historiografía venezolana con un poco más de propiedad. Y por haber estado en contacto con diversos centros de estudios históricos, profesores, estudiantes, autores, me voy a permitir augurarles a todos estos revisionistas de la Historia el más rotundo fracaso, porque ya hay en Venezuela una conciencia histórica científica.

-¿Qué opinión le merece el traslado de los archivos de Bolívar y Miranda?

-Eso es secundario, corresponde con este régimen que considera que alterar lo existente es construir algo nuevo.

-¿Quiere decir que lo que estamos viviendo en algún momento pasará y será parte de la Historia?

-Completamente. Lo que usted dice yo lo resumo de la siguiente manera: que estamos viviendo una fuerte indigestión de la democracia. Y una indigestión es muy molesta y muy aguda, pero es pasajera.

-¿Qué le parece forzar a Bolívar a ser socialista?

-En el fondo, no se han dado cuenta de un hecho real: si Jesús fue socialista, somo se pretende; y Jesús era Dios, obviamente en el mundo todo es socialista, porque no se mueve una hoja sin que medie la voluntad de Dios. ¿Seguimos con la tontería? ¿O basta con esta dosis de tontería? Si a Bolívar, que le daba alergia la democracia, le hubieran hablado de socialismo, imagínese.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba