Opinión Nacional

Entrevistas a Cesar Pérez Vivas

Nuestra cita de esta semana es con el valiente Gobernador del estado Táchira, a quien el oficialismo trata de obstaculizar en toda su gestión y ahora para colmo están tratando de vincularlo con grupos Paramilitares que supuestamente estarían en la zona fronteriza., acusación ésta, de la cual Cesar Pérez Vivas, simplemente se ríe y afirma ¿Qué más van a inventar para tratar de destruirme?

Lo encontramos en una de sus visitas en Caracas para resolver algunas cosas personales y aprovechamos la ocasión para hacerle esta entrevista que nos hará conocer más íntimamente a este interesante personaje que se destaca con éxito en la complicada política nacional a pesar de los pesares y del afán de ciertos sectores de verlo preso

Usted, querido Gobernador está en el la mira del Presidente. Ya ha anunciado en varias de sus alocuciones que usted va preso, tal cómo amenazó a Rosales y prácticamente ha dado UNA ORDEN a los poderes que controla en esta «muy sui generis» democracia para que se le apertura un antejuicio de mérito.

Ivonne Attas: Como siempre ha reaccionado con la valentía y el arrojo que lo caracteriza y ha hecho caso omiso a esas intimidaciones, continuando en su lucha por no dejar que las leyes que se aprueben, puedan ser aplicadas en detrimento de toda la sociedad. Y es allí que la gente que sabe que lo dice el Coronel es» un decreto de guerra a muerte», cuando se pregunta, si va a tener que perder otro importante líder de la resistencia si este es llevado preso indefinidamente u obligado a salir del país para no ser encarcelado… Vale la pena el enfrentamiento tan contundente que ha asumido o es preferible cambiar estrategia, sin perder los objetivos trazados para vencer este régimen dictatorial?

Cesar Pérez Vivas: Efectivamente, yo soy un gobernador con un pie en la cárcel y otro en la calle, dado que el Presidente de la República ha sido categórico al anunciar que el gobernador del Táchira debe ser enjuiciado. En una oportunidad anunció que por traición a la patria, en otro no especificó en que circunstancias debería hacerlo. Hizo el anuncio de que debería ir a jugar dominó con otros líderes de la oposición en Lima, o cual denota que la intención del Presidente no es respetar la voluntad democrática del pueblo tachirense, expresada en las elecciones que a elegido un gobernador con un sello político diferente al suyo, sino eliminarlo aprovechando el control que tiene sobre las instituciones del sistema de justicia. De modo que para mí el tema es claro en cuanto al riesgo que corremos para defender nuestras ideas, nuestros valores, por concebir el modelo de sociedad y de estado en términos diferentes a la visión pro-cubana, marxistoide y militarista que defiende el Presidente Chávez, versus la visión democrática, humanista-cristiana que en el caso mío, defiendo claramente. Yo soy un hombre que defendido sus valores y principios políticos desde muy joven en la dirección del humanismo cristiano y de la democracia. Por lo tanto, no puedo dejar de expresar esos valores y principios en razón de que el Presidente Chávez me amenace. Yo no tengo planteada ninguna confrontación con el Presidente de la República por confrontarme, simplemente lo que yo he hecho es defender al pueblo tachirense. Defenderlo de las amenazas, la violencia y la discriminación al que ha sido sometido como consecuencia de sus circunstancias geopolíticas de frontera y las relaciones que el Presidente tiene clara y abiertamente con la guerrilla Colombiana, lo cual genera consecuencias directas para los ciudadanos de mi estado. De modo que no se trata de una vocación natural por el conflicto el que a mí me lleva a asumir esta postura de fijar una línea diferente a la del Presidente de la República, y constituye para mi una circunstancia difícil el tener que callarme por “cuidarme” de no caer en las redes de la venganza y de la ira presidencial. Si por defender a mis ideas, conservar mis principios y defender al pueblo tachirense de la discriminación del bloqueo del gobierno nacional soy perseguido, pues el pueblo venezolano lo valorará de esa manera, pero yo no voy a dejar de cumplir con mis deberes políticos y con mi compromiso ciudadano por huir de las amenazas del Presidente.

I.A.: A pesar de todas las encuestas que revelan un descenso en la adhesión popular al presidente, esto no es ni ha sido suficiente en 10 años para que se consolide una oposición capaz de vencerlo democráticamente y restaurar la perdida democracia a la cual estábamos ya acostumbrados todos los venezolanos, al punto tal que algunos, aún viven sin querer darse cuenta que ya estamos bajo un régimen totalitario. ¿Qué errores se han cometido y cómo no se ha logrado penetrar a todos los sectores para que entiendan realmente lo que nos está sucediendo y las consecuencias de la aprobación de leyes que atropellan nuestros derechos constitucionales?

C.P.V.: Nosotros como sociedad democrática perdimos las organizaciones, el alcance nacional y el profundo arraigo popular que servían de soporte estructural a la democracia instaurada en Venezuela luego del 23 de enero de 1958. Nuestros partidos, por errores propios, por falta de comprensión de la misma sociedad, por agotamiento el poder económico básicamente y por errores en el manejo político, sucumbieron. Esto permitió el ingreso del Presidente Chávez y de su modelo pro-cubano, militarista y centralista. Construir una alternativa, estructurar a la sociedad en términos políticos no es una tarea que se decreta automáticamente. Es un proceso político para el cual se requiere disciplina, trabajo, dedicación, desprendimiento, sacrificio, y no todos los actores sociales y ciudadanos lo comprenden de manera adecuada en el momento oportuno. Además, es conveniente que los ciudadanos terminen de percibir claramente la inviabilidad del llamado Socialismo del Siglo 21. No todos los ciudadanos están educados para comprender de manera cabal, todos los procesos políticos. Es como un lego frente a un arquitecto. Los legos para poder concebir una obra, por ejemplo, un edificio. Necesitamos que esté completamente construido para apreciarla en sus diversas características. Un arquitecto desde los planos lo entiende perfectamente y visualiza de manera directa. Lo mismo ocurre en la política, los ciudadanos hasta que no perciben la gestión de los gobernantes, la conducta, las consecuencias de las decisiones, no están en capacidad de valorar lo perverso o lo positivo de un modelo político. En Venezuela, el modelo estadista/rectista/militarista que encarna el Presidente Chávez, más allá de sus nefastas consecuencias en el orden socio-económico, todavía el rectismo le permite mantener un espacio en auxilio. Los errores que nosotros hemos cometido, son parte precisamente de ese proceso de reconstrucción del tejido político y social que estamos obligados a armar. Es igualmente en parte, producto de la carencia de suficientes elementos de articulación política que permitan mostrar de manera clara y nítida a los ojos del pueblo venezolano, una alternativa de mayor esperanza y calado que el que encarna el Teniente Coronel Presidente de la República. Sin embargo, eso no es óbice para que nosotros sigamos avanzando en la construcción de un tejido social y político sólido, para soportar no solo la alternativa, sino un nuevo gobierno democrático; como también es importante profundizar el desarrollo, los liderazgos que la sociedad va produciendo a los fines de encausar e manera pacífica, democrática y electoral, la búsqueda de un cambio político tan necesario en la Venezuela de los tiempos presentes.


I.A.: Siempre se dice que la crisis de Venezuela es de AD y COPEI, porque estas dos organizaciones políticas eran los pilares de la democracia, El hecho de que ambas se olvidaran de dar respuestas a las nuevas realidades y ,encerrados como estaban en su torre de marfil no se apercibieron de que, justo frente a las aceras de sus sedes, de donde ellos salían velozmente después de las reuniones del partido ,había una sociedad civil llena de reclamos NO atendidos, a punto de estallar como una olla de presión. Esto fue hábilmente aprovechado por un personaje subestimado que ofreció un cambio y supo conectarse con su discurso con esa mayoría que lo hizo Presidente. Es muy tarde para un MEA CULPA y el anti-partidismo que muchos de nosotros cultivamos, nos ha prolongado este distanciamiento con la masa electora. Sin embargo algunas regiones como el Táchira, despertaron y gracia a esto, usted es hoy Gobernador. Sería muy ingenuo preguntarle como repetir con su ejemplo en triunfo a escala nacional en el 2012?

C.P.V.: Lo importante es entender que los partidos cuando se desarrollan plenamente, son parte esencial de la misma sociedad. Los partidos reflejan los valores que la sociedad en un momento determinado tiene. Cuando los partidos históricos de la democracia venezolana perdieron el rumbo, se alejaron de los sentimientos y esperanzas de la gente, no supieron impulsar modelos alternativos para ofrecer frente a la economía rectista, una economía productiva capaz de resolver los problemas socio-económicos del país y de impulsar los cambios institucionales-políticos que la sociedad reclamaba. Tampoco la sociedad comprendía el rol de los partidos, y los sectores importantes de la sociedad como los medios de comunicación y sectores académicos y profesionales creyeron que liquidando los partidos podíamos avanzar hacia un nivel superior de desarrollo socio-político. La liquidación de los partidos estimulado por estos sectores generó unas consecuencias aun perores para nuestro país, que fue la vuelta al pasado, precisamente el regreso al militarismo, al caudalismo aderezado con ideologías fracasadas como la del marxismo. Por lo tanto, de lo que se trata es de mejorar el nivel organizativo de lo partidos democráticos venezolanos a lo largo y ancho de la nación y de confiar en la nuevamente como arma constructora de la vida social. Mientras que los sectores de la anti-política crean que es posible hacer vida pública, conducir la sociedad desde una pantalla de televisión y no desde el proceso de organización y conexión con el pueblo a través de los partidos como herramientas de ese proceso de canalización, pues la alternativa tomará más tiempo en construirse. En el caso nuestro en el Táchira, se combinan una serie de factores, estructuras políticas más sólidas, liderazgos más arraigados en la base popular, valores culturales de la sociedad que rechazan el modelo militarista o modelo comunista que encarna el Presidente Chávez. Por todo lo cual, permitió construir una mayoría y sacar del gobierno a quienes representan la barbarie roja. Por lo tanto, a nivel nacional, tenemos que seguir trabajando en construir esa esperanza y darle espacios a los liderazgos que con trabajo social y político, emergen del seno de la sociedad.

I.A.: La ley de Educación, la ley de Tierras Urbanas, la nueva ley Electoral, por enunciar sólo algunas ya aprobadas. ¿Cómo, a nivel regional, pudiera un Gobernador impedir su aplicación, si ya hemos visto que las protestas pacíficas de la sociedad civil, han sido criminalizadas?

C.P.V.: Esas leyes no las puede frenar un gobernador del punto de vista de su aplicación inmediata, dada la naturaleza de la estructura del estado Venezolano y dado la fortaleza del centralismo. Pero los gobernadores elegidos democráticamente, con un signo político diferente a los del Presidente, si encarnamos un liderazgo capaz de construir la mayoría parlamentaria para cambiar esas leyes en el futuro. Aquí lo importante no es pensar que porque una ley exista, la sociedad cambia de manera automática. Leas leyes son buenas o malas según su contenido, pero por si solas no resuelven los conflictos sociales y tampoco liquidan los valores democráticos de una sociedad. De modo que lo importante es que nosotros sigamos profundizando el contacto con el pueblo venezolano, la organización de ese pueblo, la información que deben recibir esos ciudadanos respecto a la desviación en que incurre el régimen actual de la democracia y sobre todo, el gran fracaso en el gobierno, la forma como se ha dilapidado una fortuna de más de 900.000 millones de dólares y el endeudamiento además de más de 100.000 millones de dólares que no se ha convertido en un progreso sustancial en la calidad de vida del pueblo venezolano. Por el contrario, en estos diez años de revolución, lo único que ha crecido ha sido la corrupción, la ineficiencia, el parasitarismo, y el odio sembrado desde las alturas del gobierno. En la medida en que nosotros hagamos tangible en cada persona como este modelo ha fracasado, como en una década ha sido incapaz de mostrar signos reales de progreso y decanto para esta sociedad, estaremos en capacidad de convocar a nuestro pueblo a la alternativa democrática que ha de unir para sustituir las leyes autoritarias por las verdaderas leyes democráticas.


I.A.: Hay quienes dudan de La MESA UNITARIA y la comparan con la COORDINADORA DEMOCRÁTICA, que si bien tuvo aciertos, no logró los objetivos esperados. ¿En qué se diferencia una de la otra?

C.P.V.: El gran drama de la Coordinadora Democrática es haberla disuelto porque perdió una elección. Es como disolver un partido político por no haber ganado una elección. La Coordinadora Democrática tuvo sus fallas, sus carencias, pero tuvo una gran virtud, era un sitio de encuentro y de reunión para la sociedad política y civil venezolana. Lo que ha debido ocurrir al término del referéndum revocatorio del 2004 era preservar la unidad en la articulación de esas fuerzas, y en el desarrollo de una estrategia mucho más eficiente capaz de levantar la mayoría necesaria para producir el cambio político. La Mesa Unitaria actual está más concentrada en el mundo político que a diferencia de la Coordinadora Democrática incorporaba factores sociales de otra naturaleza, de los cuales se alejaron después del 2004 para participación directa en la política. Por ejemplo, como en el caso de los empresarios o de los sindicatos, que hoy en día forman parte de l Mesa Unitaria. Sin embargo, e hecho que exista Coordinadora o Mesa Democrática, por si solo no garantiza una victoria política. Se requiere que las estrategias, las tareas organizativas y las campañas a desarrollar, puedan tener el acierto y la profundidad capaz de construir esa mayoría. Por medio de estas circunstancias, nosotros tenemos la obligación de dar nuestra contribución para que esa unidad a todos los niveles de la sociedad, pueda irse articulando. No solo entre quienes desde el primer momento hemos sido claramente adversarios del modelo militarista que encarna el Teniente Coronel Hugo Chávez, sino de aquellos miles, o millones de venezolanos que creyeron que era de verdad una opción, una esperanza, y hoy están convencidos de que es una nueva frustración para el país. A esos venezolanos que abrazaron a Chávez como una alternativa y que hoy comprenden que esa solución no es buena para Venezuela, tenemos que abrirle los brazos, llamarlos, convivir y compartir con ellos para poder junto a ellos, construir el cambio político.


I.A.: Hay factores agravantes en el escepticismo de la gente y esto es, ver posturas individualistas dentro de los partidos, divisiones internas y comunicados que no debieran salir en los medios acusándose un sector de un partido con otro. ¿Qué esfuerzo ha hecho Pérez Vivas como factor importante de la mesa Unitaria para la conciliación nacional, que necesariamente debe empezar por los que conforman la oposición, para luego ir a una inclusión de los «chavistas», de los arrepentidos y desubicados y aquellos que aún no han entendido que, a medida que el proceso revolucionario avance, ellos también se verán afectados en sus derechos?

C.P.V.: Nuestros esfuerzos han estado destinados a la persuasión, a llamar a la reflexión a todos los actores para que los partidos puedan ser instituciones realmente democráticas, que no repiten en su interior, los vicios que le estamos cuestionando al régimen actual. En esa dirección la tarea siempre es permanente. Como nos enseñó el maestro Arístides Calvani, la democracia donde la hay, es necesario cuidarla y profundizarla y donde no la hay, es necesario conquistarla. La democracia es una tarea permanente, una educación sistemática. De modo que, tanto los partidos como el mundo no partidista que no confía en el modelo autoritario de Chávez, tenemos que estar permanentemente en una tarea pedagógica de democracia, de institucionalidad, capaz de mostrarle al pueblo que por encima de cualquier vanidad personal, está el interés superior de la nación.


I.A.: Hace unas semanas H. Ramos Allup, vocero de AD, decía que había un plan para dividir la oposición y que ya en la Mesa Unitaria, se sentaban «Sapos» financiados por el oficialismo. ¿Qué opina de esta grave declaración y de que muchos sectores de la sociedad civil, no son convocados?

C.P.V.: El problema es convertir la Mesa Unitaria en una Asamblea, en una Torre de Babel donde los supuestos sectores de la sociedad civil, todos tienen ideas o propuestas diferentes y a veces hasta contra-puestas. Porque quienes pueden erguirse en la llamada sociedad civil, son factores respetables e importantes, pero que es muy difícil cuantificar realmente cuanto nivel de respaldo representan. Hay organizaciones valiosas por sus personalidades pero que en términos de cuantum político que se expresa electoralmente, no está en capacidad de valorar y medir. Cuando esa sociedad civil tiene tantas manifestaciones, cada una de ellas se siente con derecho a participar de manera directa en el escenario que corresponde a los partidos políticos, se generan este tipo de contradicciones. Lo importante es que estos sectores que no están afiliados a partidos políticos, que se expresan en pequeñas y medianas organizaciones sociales, deben buscar la menara de articularse para poder interactuar de manera orgánica a los fines de disminuir la dispersión que caracteriza al mundo no partidista de la sociedad democrática. Es tradicional en todo juego político, que los gobiernos traten de dividir las oposiciones. Esa es la aplicación del viejo principio de Machiavello que dice “divide y reinarás”. De modo que, no nos puede extrañar que el Presidente y sus colaboradores traten de estimular matices, diferencias a lo interno de la oposición, a los fines de poder mantener ellos el poder. Siempre encontrarán en personas con sentidos ególatras de sus posturas, con visiones miopes de la realidad, aliados de momento de buena fe, para petrificarse en posturas que terminan no contribuyendo a la unidad democrática. Tampoco es de extrañar que el gobierno infiltre, a través de personas poco conocidas, de organizaciones “novedosas” en estructuras de la oposición democrática, para conocer lo que allí se discute y planifica. Por eso es muy difícil sentar en una misma mesa a mucha gente, que sin conocida trayectoria ni compromiso democrático, pretendan tener una misma oportunidad que partidos de larga trayectoria con dirigentes de reconocida solvencia. Eso tampoco quiere decir que los partidos no puedan ser tocados, ellos también pueden ser infiltrados. Allí es donde viene el compromiso del liderazgo principal de los que son reconocidos con indudable carácter democrático para garantizar que se pueda trabajar en equipo en la búsqueda de ese cambio tan anhelado por el país.

I.A.: Sus relaciones con su partido COPEI, en que estado podría calificarlas, cuando es conocida la resistencia que había en sectores de la dirigencia ,para no apoyarlo para su candidatura a la Gobernación que luego usted ganó cómodamente por ser quien es en el Táchira, más que por copeyano?

C.P.V.: La relación mía con COPEI es una de mucha cordialidad y respeto por la inmensa mayoría de los compañeros y dirigentes militantes. No sólo en el Táchira sino en todo el país. El hecho de que una u otra persona se haya resistido a mi nominación a la candidatura de la gobernación, no me aleja de mi compromiso con la democracia cristiana y con el partido como institución. Simplemente, lo que yo deseo para mi partido es lo que deseo para el país. Una institución transparente, con reglas claras, capaz de sacar adelante y dar una buena contribución al desarrollo político de nuestra sociedad. Precisamente, por eso creo que los partidos son herramientas muy importantes para lograr que la sociedad recupere la democracia. Todos los dirigentes, tanto de COPEI como de los demás partidos, deben asumir con sentido de responsabilidad y compromiso, hacer que estas organizaciones sean verdaderas instituciones.


I.A.: ¿Qué futuro le ve a su partido, ahora cuando está dirigido por gente relativamente nueva y con escasa convocatoria y participación de social-cristianos que estuvieron en la época dorada, cuando AD y COPEI eran los partidos fundamentales de la democracia?

C.P.V.: El futuro de COPEI y los demás partidos políticos pasa por la recuperación de la democracia. Mientras que en Venezuela esté establecido un modelo autoritario, centralista y discriminador de la sociedad política democrática, los partidos van a tener graves limitaciones y la posibilidad de COPEI y la presencia de la cultura social-cristiana, de los valores y principios democráticos de inspiración humanista-cristiano que nosotros hemos encarnado históricamente. Hoy en día Venezuela, fuera de las filas de COPEI y mucha de la gente que sigue siendo portador o que se siente identificado con los valores y principios que históricamente hemos defendido en la sociedad venezolana, y que hoy más que nunca tienen plena vigencia, frente al resurgir de esta corriente prehistórica del castro-comunismo a la venezolana que Chávez nos está imponiendo. Frente a ese modelo, nada más relevante que contraponer los valores el humanismo cristiano como modelo totalmente diferente, anclado en la democracia, la modernidad, la descentralización, la economía social y ecológica del mercado, que son elementos de un eje político de mucho más aliento y profundidad que las agotadas tesis del viejo comunismo internacional.


I.A.: ¿Qué opinión tiene acerca de la utilización de las bases militares de Colombia por los Estados Unidos y porque Chávez, Correa y Evo, le tienen tanto miedo?

C.P.V.: Yo pienso que el problema de fondo en el tema de las bases militares, no es el llamado temor a EEUU. Porque si de verdad el problema fuera EEUU, Chávez debió haber roto relaciones ya con ese país. Ha debido buscarle clientes a nuestro petróleo en otros países y no seguirle vendiendo el petróleo a EEUU. Estoy convencido que eso es una excusa para tratar de crear una crisis con Colombia, a fines de forzar al gobierno de Colombia a no desarrollar a profundidad la política de seguridad democrática que el gobierno del Presidente Uribe viene lanzando y que ha colocado en una situación comprometida a los grupos terroristas de origen marxista tales como las FARC y el LN. En el fondo lo que Chávez busca es proteger a la guerrilla Colombiana con ese discurso. Y para eso le está dando espacio en nuestro territorio y cuestionando esas políticas que son parte de la vida de Colombia. Yo estoy seguro que nosotros podemos perfectamente recomponer una relación con Colombia mucho más constructiva que esta tensión a partir de la política de identidad ideológica y de afinidad cultural que Chávez siente por la guerrilla Colombiana.


I.A.: ¿Qué opina del incremento diario del arsenal armamentista de Venezuela y que significa esto para la estabilidad de América Latina?

C.P.V: Considero que la carrera armamentista que ha venido llevando a cabo el Presidente Chávez, representa pobreza y miseria para Venezuela. Son contingentes recursos financieros que podríamos estar destinando a construir autopistas, hospitales, escuelas y viviendas para nuestro país y que Chávez está invirtiendo en un material que en pocos años será chatarra nuevamente. Forma parte de la tristeza de que Venezuela haya caído en manos de un militar comunista y guerrerista como Hugo Chávez. Esa inversión es plata perdida. Ese dinero es lamentablemente, para satisfacer el ego de un militar de mala escuela, como lo ha sido el presidente Chávez. Generando una carrera armamentista en América Latina cuyos pueblos están tan necesitados de invertir esos recursos en resolver sus problemas sociales antes que meterse en una aventura como en la que el presidente de nuestro país tiene metido no solo a nuestra nación sino a los vecinos del continente.

I.A.: ¿Qué tan importante es recurrir a Organismos Internacionales, cuando poco nos han escuchado y los países que lo integran, parecieran más interesados en las relaciones comerciales con Chávez, que los horrores que está viviendo el pueblo venezolano?

C.P.V.: Siempre es importante dejar oír nuestra voz aunque no nos escuchen todo lo que nosotros queremos. Para que quede constancia que el liderazgo de Venezuela advirtió y habló hasta el cansancio respecto al daño que produce el modelo militarista de inspiración marxista que lleva adelante el Presidente Chávez. Para que algún día, cuando nosotros podamos recuperar nuestra vida democrática, tengamos la autoridad moral de crear los mecanismos reales en la comunidad internacional. Sobre todo en Latino-América para vacunarnos frente a populistas y frente a militaristas que como Chávez llegan al poder por la democracia y luego en el poder, la destruyen.

I.A.: Su opinión sobre el caso Honduras

C.P.V.: Fue verdaderamente lamentable, teniendo la sociedad hondureña el control democrático de las instituciones, que hayan cometido la precipitación de sacar por la fuerza a un presidente que han podido sacar con un proceso judicial y con un juicio político en el parlamento. Siento que no cumplieron las reglas de la democracia, para haber excluido del poder a quien obviamente pretendía aplicar la receta de Chávez en ese país y perpetuarse también en el poder como lo quiere hacer el Presidente Chávez.

I.A.: ¿Con todos los obstáculos que le han puesto a su gestión, cuales son los saldos positivos que puede demostrar a la opinión pública, en especial a los tachirenses que lo han elegido?

C.P.V.: El saldo más importante que le podemos mostrar es que el Táchira es un estado donde el gobierno de la región ya no es el sitio de estimulo y de aliento de la subversión colombiana. Que ya el gobierno del Táchira es un gobierno para defender al territorio tachirense. En segundo lugar, que hemos avanzado en una política de atención social a todos los sectores de nuestro estado sin la discriminación política que caracterizo el gobierno rojo rojito que vivió aquí durante ocho años. Sectores importantes de nuestra sociedad que fueron marginados de acceder a la educación, a la salud y a servicios sociales por parte del gobierno de la región, hoy en día son beneficiarios directos. Nosotros hemos otorgado atención en salud a miles de personas a través de la Lotería del Táchira y la corporación de la salud sin discriminación política. Hemos asignado más de 5.000 becas estudiantiles y logrado mejorar el salario de los educadores a todos sin discriminación política. Hemos jubilado por primera vez en ocho años a más de 800 educadores. Estamos dándole estabilidad a la educación en el estado y estamos lanzando proyectos ambiciosos que van a transformar la realidad física de la región como son la vía expresa hacia el sur del estado, la avenida Intercomunal San Cristóbal, el Corozo-San Josecito, San Antonio-Cúcuta, como es el lanzamiento de la ciudad ecológica ciudad Polonia dentro de los planes habitacionales. Estos programas son de especial envergadura en medio de la crisis que vive el país y del cerco político y financiero, la posibilidad de ir avanzando en los próximos años.

I.A.: A su juicio, ¿cuanto más dura Chávez? Es de los que piensa que sólo lo sostiene la Petro-Chequera?

C.P.V.: Durará el tiempo que los venezolanos queramos que dure. Si actuamos con desprendimiento, si nos esforzamos a fondo en aquellas regiones donde ha logrado anclarse duramente, nosotros podemos perfectamente derrocar a Chávez en las próximas elecciones electorales

I.A.: ¿Es una casualidad que su nombre de bautizo sea Cesar Alejandro? La tradición tachirense dice que de allí salían los Presidentes de Venezuela y usted se llama como El EMPERADOR CESAR y el REY ALEJANDRO (EL MAGNO),…. ¿es acaso una premonición, si es que usted cree en este fenómeno?

C.P.V.: Habría que preguntarle a mi difunto padre y no está aquí para que responda la pregunta, o a mi mamá. Pero en todo caso, mi padre era Julio Cesar y también tenía nombre de un gran emperador. Pero lo importante es que nosotros los tachirenses por tradición cultural y por la vocación de país que tenemos dada nuestra lejanía precisamente del centro del poder, somos especialmente dados a cumplir con las obligaciones que se nos encomienda. Como buen tachirense, ni se ofrece ni se niega.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar