Opinión Nacional

Épica de la mentira

Consabido, las sesiones de la Asamblea Nacional cuentan con el monopolio de las imágenes y el sonido a favor del principal partido de gobierno o, mejor, del gobierno. Frecuentemente, los parlamentarios hemos tenido que apelar a las redes sociales y los portales noticiosos, para transmitir un testimonio objetivo de lo que acontece en el hemiciclo.

Los consabidos y lamentables hechos del martes 30 de abril del presente año, demostraron nuevamente cuán lejos ha llegado el oficialismo al inventarse una épica a su medida, cuando desplegaron toda la violencia que le era posible en la cámara, faltando que sacaran sus armas de fuego. El país sabe de lo ocurrido, porque hubo quienes pronta y afortunadamente, pudieron comunicar videos y fotografías de la inaudita, calculada y cobarde agresión física contra la oposición parlamentaria que pacíficamente protestaba en su área de trabajo, luego asaltada, con los temibles pitos, cornetas y teléfonos celulares.

El lugar está poblado de cámaras, las de ANTV y las de seguridad, y registraron cada uno de los incidentes acaecidos, pero el régimen necesitaba dar su propia y urgida versión. La misma noche del 30, manipulando los videos que pertenecen a la Asamblea Nacional y no al ministerio de Información, dieron esa versión quirúrgica y, como en una sala de guerra, el tristemente conocido programa de VTV, desplegó una serie de comentarios insostenibles, falseando la realidad y enfocándose en las peligrosas armas opositoras: pitos, cornetas y celulares.

Llegaron al extremo de asegurar que la corneta de Nora Bracho desprendía gas, dando a entender su peligrosidad, llamando – además – “güevón” al director de debates. Y esos videos reeditados, ofrecidos por una agraciada presentadora en cadena nacional del primero de mayo, con un motivo musical a lo Alfred Hitchcock, repitió la hazaña de la mentira, colocando – por cierto – al suscrito en un gesto de conspirativa empuñadura de su celular desde la curul.

Ahora, deseando establecer un estándar de agresividad, dos parlamentarias del oficialismo se exhiben con sendos collarines y otros de sus colegas políticamente afines, burlándose del país, aseguran que Julio Borges o María Corina Machado, en tiempo récord, se maquillaron, al igual que hubo alguien que asegurara que DirecTV nos espiona (SIC). Estandar tampoco sustentable, porque no pueden subestimar el literal asalto que hicieron del área de la oposición en el hemiciclo, ni sobreestimar los pitazos recibidos, creyendo estúpida a la población que – sencillamente – discierne.

Ahora, escondiéndose ante el país, suspenden dizque por dos semanas las actividades parlamentarias, mientras el laboratorio publicitario del régimen busca qué decir y, por supuesto, maquinar. Simplemente, nadie les cree.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba