Opinión Nacional

Equilátero, isósceles y escaleno

Que manera de perder el tiempo.

Al tiempo que la Cámara Petrolera declaraba que Pdvsa doblará este año la importación de derivados de petróleo desde dos mil hasta cuatro mil millones de dólares, nuestro presidente jugaba  a la geometría en una feria socialista de útiles escolares. El piensa que de esa forma vamos a sacar el país adelante. Una cadena para enseñarnos que es un cuaderno engrapado, uno empastado y uno de resortes y tratar de convencernos que la revolución produce todo eso con unos descuentos insólitos, con comparaciones y números que ellos mismos producen.

Importaciones masivas de gas, diesel, parafinas y gasolinas están acabando con la poca caja de la industria petrolera, que para esconder el bulto de la baja productividad, no le queda otra que, por debajo de la mesa, comprar a mansalva lo que ahora no produce. Porqué no hace una cadenita para que nos explique la razón por la que nuestra industria petrolera ahora requiere de importar lo que antes producía. De eso no se habla. Eso no es importante.

Tampoco es importante hablar de los grandes problemas que aquejan al país. No es importante buscar soluciones a una tasa de inflación  de treinta por ciento, que en palabras de sus numerólogos, es una maravilla de logro, pues los economistas opositores hablaban de que llegaría a cincuenta por ciento. Gran logro ese, cuando somos uno de los diez países con más alta inflación en el mundo y la más alta de Latinoamérica. Eso no merece una cadena.

Tampoco es importante –por lo visto- hacer un verdadero diagnostico de la situación eléctrica del país y dejar de atribuir sus errores al fenómeno del niño, al saboteo opositor y la falta de mantenimiento que producen los infiltrados de la cuarta republica. Nunca mejorará la situación eléctrica hasta que se quiten la máscara, le expliquen al país la verdadera situación y le dediquemos dinero e ingeniería seria a la solución del problema. El país tendrá que dejar  de estar regalando dinero a mansalva a los vecinos, para hacer lo que no hizo en diez años, inversión en su infraestructura. Equilátero, isósceles y escaleno.

Hablar del desastre que se observa en los Hospitales regentados por el Seguro Social, tampoco es importante. Los muertos que produjo el apagón del domingo en un Hospital, por falta de energía de emergencia –hecho insólito- se tapan con una feria socialista de útiles escolares.

Hace ocho años atrás nos mareo en un Aló presidente para hablarnos de una fábrica que produciría los juegos de geometría. También nos vendieron como un éxito revolucionario la toma de la planta de Venepal, en Morón, que hoy está en el piso y produce papel, sólo cuando le envían pulpa desde afuera. Mal hecho en socialismo.

Basta de hablar pendejadas presidente. Use su tiempo para dedicarlo a los grandes problemas de este país. Haga con ellos un triángulo, de cualquiera de los tipos que usted nos explicó y dedíquese a construir lo que los venezolanos esperamos: progreso y paz.

                                                                   

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba