Opinión Nacional

¿Es evitable la violencia; dentro de este régimen?

El peor daño causado a los venezolanos por Chávez y sus militares, es la criminalización que han hecho a la disidencia, es decir, mostrarse en desacuerdo con el proyecto castro-comunista de Chávez, conlleva a que seamos calificados de oligarcas, aliados del imperio norteamericano, golpistas, o cualquier otra cosa que se lo ocurra al Teniente Coronel Presidente. Chávez y sus aliados militares, conjuntamente con sus incondicionales civiles; han agotado al país plural que teníamos, donde las diferencias de nuestras posiciones políticas las discutíamos civilizadamente sin llegar a la violencia y el chantaje económico, donde existía un equilibrio entre los poderes, al que podíamos recurrir para dirimir nuestras diferencias.

Todo esto ha desaparecido con este régimen perverso, pues sus conceptos éticos y su estructura social, descansa en la adulación y el sometimiento al caudillo, e imponen la violencia enmascarada a través del control fraudulento de los poderes y la amenaza con el uso de las armas de la República (No se equivoquen esta es una revolución armada) contra sus “enemigos de clase”. Es éste el método a través del cual amedrentan a los venezolanos para desarrollar su proyecto político. Por esta vía han controlado hasta ahora el país.

Dentro de este esquema de dominación del régimen, la violencia no puede ser evitable cuando se trata de confrontar con su poder hegemónico. Bajo estas circunstancias la unidad frente a la violencia del régimen, no puede estar basada sólo en las convicciones de la democracia liberal, así no es posible enfrentar a la “democracia revolucionaria” del régimen.

Dentro del modelo chavista las diferencias políticas no pueden ser administradas de una manera civilizada. Chávez dividió criminalmente al país en dos posiciones incorreconciliables, creando un enfrentamiento perverso entre los venezolanos. Para el logro de este objetivo, ha utilizando un fanatismo populista clientelar, que hasta ahora le ha posibilitado los precios del petróleo.

El uso reiterado de la violencia (círculos bolivarianos, carapaicas, Guardia Nacional, otras) ha sido el método clave del chavismo para amedrentar a los venezolanos que nos resistimos a su proyecto castro-comunista. En esta dirección, cada movimiento político del régimen, obedece a sus intereses de crear el terror entre los venezolanos. Ante esta práctica reiterada del régimen, me pregunto; ¿Es posible continuar realizando esfuerzos, en el intento de lograr un diálogo tolerante con el régimen? ¿Es posible continuar insistiendo civilizadamente contra el utopismo, el fanatismo, el fundamentalismo, el extremismo, el autoritarismo, el totalitarismo, del régimen? ¿Va continuar un sector de la oposición con la pendejada, de llevar documentos a la Asamblea Nacional, al TSJ, al Defensor del Pueblo, a la Contraloría de la República, a la Fiscalia de la Republica? Cuando el régimen el único código moral que acepta, es la adhesión incondicional a su proyecto político totalitario.

Dentro de esta realidad se constata, que los instrumentos de lucha contra este régimen perverso, tienen que ser variados. O aceptamos que en el presente conflicto político del país, el diálogo con el régimen está agotado, o estamos condenados a perder el poquísimo espacio de libertad que aún nos queda, y nos impongan a través del terror y el miedo, el modelo castro-comunista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba