Opinión Nacional

Es mentiroso ese hombre, es mentiroso

Hay dos leyes excepcionalmente mentirosas, manipuladoras, malintencionadas, la barbarie misma. No digo que hay sólo dos leyes con piquete al revés y rabo `e cochino incluido, sino que tenía tiempo con ganas de comentar sendos adefesios. Ambas firmadas, celebradas, cantadas y recitadas por el Mentiroso Mayor (MM) de la Patria Bolivariana Protagónica y su camada de parlamentarios, ayer rojos rojitos y hoy amarillos amarillitos, y cuando el MM los mande a vestirse de payasos, cuando le dé una puntada allí mismo y diga que vestirse de payaso es revolucionario, allí los veréis a todos, payasos payasitos. El antiséptico de la historia habrá de ser regado por galones en las curules donde hoy anidan los tucusitos de Miraflores.

Añoro los días cuando Moisés Moleiro discutía con Américo Martín. Pompeyo, Teodoro y Freddy peleaban con Puchi y Felipe. Los tiempos cuando Prieto Figueroa desafiaba a Betancourt y Caldera y Luís Herrera se veían frente a frente. Ahora, por arte de birlibirloque estamos llenos de marionetas, ladronas, pérfidas, falsas, ruines, pero marionetas al fin. Que vainón le echaron a Venezuela. La primera de esas leyes, la llamada Ley Habilitante, le permite al MM dictar leyes orgánicas o sencillas hasta el 17 de junio de 2012 y nada menos que sobre asuntos tan disímiles como: vivienda y hábitat; ordenación territorial, desarrollo integral y uso de las tierras urbana y rural; en lo financiero y tributario; seguridad ciudadana y jurídica; seguridad y defensa integral; cooperación internacional y sistema financiero de la Nación. Recién quiere crear un nuevo estado con Los Roques.

¿Y cuál fue el argumento del Parlamento para transferirle al MM hasta la ropa interior? ¿Cuál fue la mentira de turno? ¡Que había llovido mucho! Dijeron eso, que había llovido mucho, que existían muchos damnificados. ¡Qué mentira! La verdad verdadera es que Chávez desconfiaba del triunfo electoral parlamentario y aún más de su propia gente, y por eso quería castigar a los que rectificaran el rumbo y abandonaran al chavismo, que se quería reservar todo el poder al modelo de Castro. Esa verdad fue escondida y en su lugar brilló como el oro falso el argumento de los damnificados, a quienes por cierto no les ha ido nada bien.

La segunda ley titulada Ley Orgánica del Poder Popular tiene entre otras perlas lo siguiente: La declaración de los principios socialistas ¿Cuáles? ¿Los de Fidel y Raúl? ¿Los de Stalin y Khrushchev? ¿Los de Kim Il Sung y su hijo Kim Jong Il? ¿O los que se le ocurran a MM? Inventan el Estado Comunal y la Propiedad Social ¿Cuáles? ¿Los Soviet? ¿Los Comandos de Defensa Cubanos? La Propiedad Social terminó por ser un pozo sin fondo, donde van millares de dólares a experimentos fracasados.

Aquella famosa industria del papel terminó, por decirlo así, en sueño infantil, que ni para papel toilette sirvió.

El matadero de chivos, véase bien, el gran matadero de chivos, cuya carne iba a sustituir la del ganado vacuno, terminó como muchas otras con la primera piedra. Me atrevo a afirmar que si reuniéramos todas las primeras piedras puestas por el Mentiroso de Miraflores, con toda seguridad podríamos construir un símil de la Gran Muralla china. ¿Y la fábrica de chocolates de Barlovento? Ni para una pobre taza alcanzó después de gastar más de 150 mil millones. Finalizó apurado. Lo más complicado del caso tiene que ver con el uso abusivo de los conceptos de mayorías, minorías, discriminación. ¿Dónde se inscriben esos organismos para adquirir personalidad jurídica? ¡Nada menos que en el PSUV! Otra mentirilla sobre la igualdad, la no discriminación y la democracia. Nos cayó el frutero.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba