Opinión Nacional

Escena deprimente

Confieso que me deprimió la escena. Eran unos niños en una de las avenidas principales de la ciudad de Maracaibo. Parecían indígenas y muy pobres por la vestimenta. Pedían cualquier moneda que pudieran arrancarle a cualquier conductor distraído. Esas eran solo algunas de las imágenes que reflejaban el nivel de pobreza que alcanza al estado más rico del país.

Pero no son solo los “niños de la patria” como los llamó en tono de sorna Hugo Chávez. Los buhoneros en los semáforos, los desempleados deambulando por las plazas en busca de cualquier “maraña”. Son imágenes que se repitan una y otra vez. Es una pesadilla que deja ver el lado injusto y cruel de esta “revolución del siglo XXI”. Es el balance real es pobreza y más pobreza. Estamos ante la escena más dramática a la hora de evaluar la conducta amoral y antiética de los diputados oficialistas que dicen representar al Zulia.

Estas personas, que nada valen, permitieron que se fuera por un barranco el estado más rico del país. Y ahí está por todas partes la queja permanente de la gente. Los productores acosados por la guerrilla, los empresarios que cierran sus negocios al no tener las divisas oportunas para comprar sus mercancías, las amas de casa que se quejan cuando no consiguen los productos de la cesta básica y cuando los encuentran valen el doble.

Por otra parte, el hampa se desbordada donde la vida no vale nada. Un estado donde el calor alcanza los 46 grados sin agua ni electricidad, el abandono de la infraestructura hospitalaria, que para colmo no cuenta con los insumos básicos. Una situación penosa, una hecatombe. Mientras, el centralismo perverso retiene los recursos de las regiones que por ley y justicia se merecen afectando a miles de venezolanos.

Ante esta realidad que hoy vive el Zulia surge la pregunta que retumba en las voces y mentes de los zulianos ¿dónde están los diputados oficialistas electos para defender al Zulia?

Son los zulianos testigos de cómo se prestaron cada uno de ellos para que se llegara a la postración que muestra nuestro estado. Se han entregado esos que dicen llamarse “diputados zulianos “al más oprobioso régimen que ha alimentado el monopolio político y ha pervertido la sociedad hasta llegar a crecer los antivalores morales y éticos con los que fuimos formados. Llenaron sus inflamados abdómenes cada día más voluminosos producto de los grandes banquetes rociados de un buen escocés.

Además de la ruina física, estos poderosos personeros políticos del chavismo han acabado moralmente con el Zulia a través del más siniestro de los sistemas de corrupción, la depravación, el robo con el desmedro de las condiciones de vida de los zulianos.

A nuestro estado lo empobrecen cada día más. Estos diputados oficialistas han perdido la confianza de la gente y como resultado han disipado toda legitimidad y su permanencia en la Asamblea Nacional carece de respaldo y el 26 de septiembre los zulianos le cobrarán la ineptitud y la sumisión al poder del centralismo, enemigo siempre del Zulia y representado por Hugo Chávez.

Pero hay que estar atentos el fantasma que trata de imponer el gobierno de un pensamiento único y exclusivo en un esquema de poder fascista y autoritario que rechaza la critica democrática. El descontento en todos los sectores no puede ser más evidente La imagen de los niños se repite en nuestras mentes y nuestros corazones. El 26 de septiembre el Zulia les cobrará con la derrota a los que traicionaron la zulianidad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba