Opinión Nacional

Escenario 27-S

(%=Image(5045119,»L»)%)
Pero, ¿queda alguien en ellas escenificando rutas estratégicas, levantando los ojos del conuco electoral para otear el bosque y sus torvos asechos? ¿Sospechan siquiera en su cúpula que el malin génie nacional tolera estos cantos electorales del cisne mientras apresta el zarpazo final a la democracia representativa? Y de haberlo sospechado, ¿qué estrategia republicana y no conspirativa, constitucional y consensual sugieren al país para que su probable triunfo electoral del 26 de septiembre no sea otra «victoria de m…» en coprolalia del
déspota?

Sumando indicadores, el escenario del 26-S luce poco sorpresivo. El perpetuo golpe de Estado de Chávez contra la Constitución para implantar a la fuerza un régimen
soviético-militarista; sus ejecutorias, que condena 80% del país, como procónsul de facto de una potencia extranjera, la cavernícola Cuba castrista; su permanente delirio de poder e incitaciones a la degollina de los opositores y sus soporíferas monsergas televisivas; su deliberado y culposolaissez-faire en materia de seguridad; una carencia crónica de bienes y servicios que ya no logra paliar con limosnas y promesas, y un muy avanzado estado de descomposición institucional, económica, infraestructural y tecnológica del país (que le han hecho perder 70% de la confianza nacional) dejan fácilmente prever que, salvo un no imposible fraude electoral, el chavismo saldrá muy debilitado, o duramente derrotado, de las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre.

No hay que ser magos, empero, para prever la nueva fuga hacia adelante de Chávez el 27-S. La creación de un politburó de seis vicepresidentes, la nueva geografía militarizada del poder, el fomento de las inconstitucionales comunas (de pilotaje cubano), los varios ensayos generales de brutal despojo de poder contra los opositores Rosales, Vivas o el heroico Ledezma, dejan presagiar que, aún derrotado, Chávez profundizará el implante de aquella Constitución soviético-castrista que sólo existe en su mente y que de seguro incluye una minimización de la Asamblea, si no su eliminación, a favor de un soviet de comunas con traspaso de todo el poder al PSUV o sea, a él mismo, lo que dejará a la oposición, una vez más, con una victoria pírrica entre manos. Esta eventualidad impone a la Mesa de Unidad Democrática un segundo deber: no sólo asegurarse una victoria electoral, sino pregonar desde ahora la estrategia nacional-popular de
inspiración constitucional contra la eventualidad de un arrebato de victoria, que corresponderá precisar a sus constitucionalistas pero bien configurable dada la abundancia de referentes ad hoc en la Constitución (artículos 6, 333, 350 y otros).

A una oposición consciente de descender de una estirpe de libertadores correspondería, incluso, una tercera faena histórica. Venecuba no es una hipótesis de politólogos, es una vergonzante realidad de 60.000 cubanos en los ganglios de la administración pública nacional, de un
Chávez que financia a los Castro y viaja a La Habana capital alterna, del esbirro Ramiro Valdés que planta la bandera cubana en el Panteón. Ignorar la nueva geopolítica del «somos la misma cosa» es cobarde y
estúpido.

Cuando llegue a percibir Venecuba como un hecho realísimo, la oposición se percatará de que la Venezuela aún democrática es el precioso reservorio de libertades para la liberación de Venezuela y de Cuba, y que si hasta ahora un flujo unidireccional La Habana-Caracas trajo para acá las miserias e intoxicaciones ideológicas de un socialismo zombi, un flujo Caracas-La Habana piloteado por la oposición pudiera llevar para allá democracia y pluralismo. Los cubanos sojuzgados llevan medio siglo esperando un gran gesto de ayuda del mundo, preferiblemente de sus vecinos; Venecuba es la gran ocasión, la bomba que pudiera estallarle en las manos a Chávez. La presencia de 2 o 3 millones de venezolanos en la calle pidiendo democracia para Cuba pudiera lograr asombrosos resultados, y por partida doble.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba