Opinión Nacional

Escenarios

Muchos me han escrito para RECORDARME que tres dictadores han salido por la vía electoral: Augusto Pinochet, Daniel Ortega y Alberto Fujimori. Lo que NO RECUERDAN aquellos que me escriben al respecto es cuáles eran los escenarios que se dieron entonces, en los países de estos tres dictadores mencionados.

ESCENARIO CHILENO

El escenario chileno en torno al plebiscito que en 1988 sacó del poder al dictador Augusto Pinochet, distaba muchísimo de parecerse al escenario en torno a este nuevo garabato comicial que el 15 de febrero, de llevarse a cabo y de ser trampeado, como es de esperar, atornillará a Chávez eternamente en la silla.

Entonces, Chile contaba con un verdadero y valiente liderazgo de oposición y el pueblo puso rodilla en tierra para apoyar a sus líderes. Eso hizo que el Tribunal Constitucional (el TSJ chileno), afecto a Pinochet, tuviera que pronunciarse sobre el proyecto de ley orgánica constitucional en cuanto al rol del Tribunal Calificador de Elecciones (el CNE chileno), lo que sentó las bases para que ese plebiscito fuese lo más transparente posible, una interpretación que fue considerada como la primera derrota de Pinochet. En otras palabras, SE PELEARON – PRIMERO – LAS DEBIDAS CONDICIONES para que el proceso fuese garantizado.

Al contrario, el CNE venezolano de hoy, se dio el tupé de modificar las reglas electorales (en flagrante y descarada violación de la Ley Orgánica del Sufragio), alargando el horario de los comicios de 4 a 6 de la tarde, lapso en el cual – como ya han hecho, descaradamente, en anteriores ocasiones – harán el grueso de la trampa. Ningún dirigente de la oposición ha alzado su voz, de verdad-verdad, ante ésta y cualquier cantidad de irregularidades que revisten las “elecciones” organizadas por Chávez. El pueblo ha sido anestesiado, al contrario de lo que sucedió en el Chile de Pinochet con el pueblo chileno.

Los dirigentes chilenos de la oposición, JAMÁS hubieran llevado al pueblo a ese plebiscito que tumbó a Pinochet si, por ejemplo, Batman (CI No. 11870029) y Supermán (CI No. 8005619) hubieran formado parte del electorado chileno, como forman parte del electorado venezolano, según podrá comprobar el lector si se interna en el portal del CNE (www.cne.gov.ve) y coloca ambas cédulas (botones de muestras) en la ventanilla de consulta del RE (Registro Electoral). JAMÁS hubieran llevado, irresponsablemente, al pueblo a ese plebiscito sin antes DEPURAR al CNE (Tribunal Calificador de Elecciones). JAMÁS hubieran permitido que el CNE se constituyera en “PODER LEGISLATIVO” para darle un ramalazo a una ley… y mucho menos ORGÁNICA. JAMÁS hubieran permitido todo lo que la dirigencia de la “oposición” ha permitido en Venezuela: ¡JAMÁS!.

ESCENARIO NICA

No debemos olvidar que en la Nicaragua del primer gobierno sandinista, se constituyó un ejército “contrarrevolucionario” conformado por los “Contras” de más de 50 mil hombres y mujeres en armas, apoyado por el Departamento de Estado, por el Congreso de Estados Unidos y por el propio Presidente Ronald Reagan. Un escenario que EN NADA se parece al escenario PERMISIVO de la Venezuela de hoy.

Los “contras” y la guerra civil que se produjo en Nicaragua para deponer al sandinismo, ejercieron una presión incontrolable en la región, lo que logró un apoyo de eso que mientan “comunidad internacional”, decidida a mediar en el conflicto y a obligar al sandinismo a acudir a unas elecciones que, por supuesto, perdió. Sin embargo, los “contras” ganaron la guerra y perdieron a Nicaragua, ya que fueron desmantelados como fuerza militar, lo que no hizo el ejército sandinista y los tres gobernantes que pasaron luego durante eso que llaman “Era Democrática”, fueron piezas del propio sandinismo: Violeta Barrios viuda de Chamorro, Arnoldo Alemán Lacayo y Enrique Bolaños Geyer.

ESCENARIO PERUANO

A partir de finales de los 90, el gobierno de Fujimori enfrentó una creciente impopularidad mientras se descubrían numerosos casos de corrupción, retornaban las dificultades económicas y se hacían patentes las intenciones de éste de perpetuarse en el poder. En septiembre de 1998, el congreso (en el que los partidarios de Fujimori tenían la mayoría absoluta) desestimó el pedido de nulidad de la Ley de Interpretación Auténtica.

Fujimori se presentó como candidato para las elecciones generales de 2000 sin renunciar previamente a su investidura de Presidente de la República. Tras una campaña proselitista empañada de acusaciones de fraude, tienen lugar en abril las elecciones, en las cuales surgió sorpresivamente el economista Alejandro Toledo, líder del movimiento político Perú Posible, que aglutinó en torno suyo a los grupos de oposición.

Durante la primera vuelta, Fujimori “superó” (de manera evidentemente fraudulenta) a su rival Alejandro Toledo quien se negó a PARTICIPAR en la segunda vuelta electoral (sin presentar nunca su renuncia oficial ante el Jurado Nacional de Elecciones) y llamó a la población a votar en blanco en ésta, que tuvo lugar en mayo y en la que la opción alcanzó el 17% de los votos. A raíz de la “victoria” de Fujimori, sus detractores incitaron protestas sostenidas en las calles del país y el 28 de julio, durante la toma de posesión de Fujimori, tuvo lugar la Marcha de los cuatro suyos dirigida por Alejandro Toledo. Durante la marcha, se denunció la infiltración de matones para desorganizarla y ocurrió el incendio de una sede del Banco de la Nación, en el cual murieron 6 de sus empleados. Se especuló que el gobierno había ordenado iniciar el incendio, ya que las instalaciones se desplomaron por completo a pesar de ser de material noble, y en los enfrentamientos entre los vehículos policiales y los manifestantes no se manifestó un poder destructivo como para desaparecer un edificio al punto en que quedó el del Banco de la Nación.

Fue el pueblo peruano EN LAS CALLES, dirigido por un líder resuelto a deponer al tirano, quien depuso a Alberto Fujimori, no las elecciones fraudulentas. Éstas, claro está, sirvieron de espoleta para la sublevación cívica. El resto es historia.

En Venezuela NOS HAN HECHO FRAUDE TRAS FRAUDE, con “caramelitos” de intervalos, como la “aceptación” de la derrota del 2D por parte de Chávez, quien – supuestamente – fue presionado por una “fuerza” que hasta hoy es desconocida. Esa “fuerza” no ha sido lo suficientemente fuerte como para decirle a Chávez que “NO ES NO” y como para evitar que volvamos a las urnas para “juzgar una cosa juzgada”.

CONCLUSIÓN

«Quien desee patria segura, que la conquiste. Quien no la conquiste, viva a látigo y destierro, oteado como las fieras, echado de un país a otro, encubriendo con la sonrisa limosnera, ante el desdén de los hombres libres, la muerte del alma.» José Martí.

NOTA: Tal y como están las «apuestas», todo indica que estoy arando en el mar. El pueblo opositor venezolano está más que vendido a NO EVITAR el garabato del 15 de abril, sin embargo, persistiré hasta entonces… para dejar sentados mis «alertas» en beneficio de la historia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba