Opinión Nacional

Escuela de burros

Entre dulce de lechosa y sonrisitas nocturnas de felicidad, el Presidente anunció la buena nueva. No se sabe aún si el asunto tiene que ver con Aristóbulo, si ha sido éste el inventor de la novísima modalidad o fue otro el feliz propiciador.

Lo cierto es que la revoluciòn chavista (asì, con minúsculas) pensó incluso en el reino animal y supongo que se dispone, sin mayores esperas y a paso de vencedores, a ofrecernos rápidamente la concreción de lo que hasta ahora sólo es información y bla, bla, bla, es decir, “escuelas de burrros”. Así como lo lee, con todo y sus letras. Sí, escuelas muy particulares que según el Presidente “existen” en algún lugar de la Mancha, cosa de la que no dudo ni un instante, no faltaba más.

En una de sus últimas apariciones en cadena, la idea escolar en cuestión se coló a través de nuestro emocionado informante, todo lo cual me produjo un impacto tan profundo como desconcertante. ¿Qué son tales recintos?, ¿de dónde sacó todo eso?, ¿con qué se come semejante cosa?, ¿será que las implantará aquí?. En el mundo de la educación, que dicho sea de paso hoy por hoy anda tan cuartarrepublicano como siempre, cabe de todo. Y como la comparsita lo sabe, pues nada mejor que propiciar el gran viraje y fortalecer con ahínco el complejo ámbito de la cultura, el esquivo plano de lo verdaderamente educativo. Una maravilla, ¿no?.

Claro, al fenómeno apoteósico de las escuelas bolivarianas hay que coronarlo con el summun del desarrollo intelectual, es decir, la puesta en marcha de otros centros de enseñanza, únicos e inencontrables en este vasto mundo, donde jumentos de todos los calibres puedan abrillantar sus facultades. Lo que no dejó muy explicado el señor Chàvez es si lo de burros constituye una metáfora, en cualquier caso magnífica licencia que, como corresponde a su elevada condición de hombre letrado, utiliza para deleite de su dominguera audiencia.

No hay que engañarse: el pensum, de avanzada por supuesto, estará colmado de perlas para el borrico dispuesto a analizar y estudiar. Desde cómo lanzar ventosidades en público o cómo ejercer el más fino cinismo sin siquiera un rictus de vergüenza, pasando por un curso de lexicología en el que la palabra plasta sea la reina, hasta la cátedra libre “Hugo Rafael Chávez Frías”. Todo dispuesto, todo listo para lanzarse a la conquista de una nueva manera de ser inteligente, todo perfecto para el salto, o sea, un espectáculo revolucionario que de funcionar como es debido será material de exportación. “De los gallineros verticales a las bestias bien pensantes”, dirán los titulares.

Habrá que ver a esos cuadrúpedos. Yo nada más espero la próxima cadena con la idea emocionante de que su inquilino dé a conocer la primera cohorte. ¿Qué burros la integrarán? ¿En qué lugar recibirán sus clases?. Miraflores, noten ustedes, no deja de estar en la mira, básicamente por aquello de que iba a convertirse en universidad. Viéndolo bien, hasta creo que la coherencia del Presidente es sólida como la roca. Resulta obvio: esa lejana mención que hiciera del Palacio como recinto sagrado para la reflexión tenía que ver con todo esto. Estoy más que seguro. Chávez, que suelta prenda pero a veces no tanto, sabía lo de los burros pero prefirió sorprendernos. Una sorpresa más, un regalito adicional para los venezolanos, lo cual es bueno agradecer.

Lo cierto es que esa escuela estará abarrotada. Supongo que un atajo de asnos dispondrá de seguros y merecidísimos cupos, pues no faltarán problemas de todo tipo a la hora de los inscritos y esas cosas. Total, hay mucho pollino, digo yo, dispuesto a mejorar sus talentos en la academia del “proceso”. Invertir en educación es algo sabio, nadie lo discute. Burros de toga y birrete sacarán pecho y suspirarán de lo lindo ante el milagro escolar venezolano.

Burros ha habido desde siempre, no cabe duda. Sólo les faltaba la escuela.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar