Opinión Nacional

Esta es la lucha

La Plataforma Unitaria (PU) ha reestructurado su Equipo Operativo (EO) con
quince miembros. Todos dispuestos a dedicarse a tiempo completo al trabajo
político a nivel nacional. Los nuevos escenarios –presentes en la
coyuntura que se inició el 19/12/03 y que se prolongará durante el primer
semestre del 2004– exigen posturas frontalmente revolucionarias. No se
puede tolerar la ambigüedad de la ambivalencia (revolucionario de palabra
pero reformista de acción), porque nos arrasa la derecha y se lleva todo lo
alcanzado hasta ahora. Entre enero y julio del 2004, se va a definir una
nueva etapa del Proceso. Se van a delimitar los parámetros ideológicos de la
Revolución. Hasta ahora, aún en la fase de transición, la reforma prevalece
en la gestión del aparato burocrático del estado (Ministerios, Institutos
autónomos, gobernaciones, alcaldías, leyes, reglamentos, ordenanzas). Apenas
se han obtenido muy pocos logros que pueden ser señalados como
revolucionaros. Y esos pocos han sido secuestrados o manipulados por los
funcionarios que dirigen el estado reformista. Podemos señalar algunos
avances tímidos, sobre los que hay que insistir en la formación política,
durante el primer semestre del 2004: Consejos Locales de Planificación
Pública, Gobiernos Comunitarios, Sistema Cooperativista, Asambleas de
Ciudadanos. A partir de julio 2004, próxima coyuntura y otra nueva fase del
Proceso, estos logros ya deben haberse internalizados y sistematizados para
marcar la ruta, auténticamente revolucionaria, del poder popular. Decía que
este semestre es de definición ideológica. Si no se está claro hacia donde
debe ir el Proceso, la derecha lo asalta para conducirlo y perpetuar el
sistema cupular de privilegios para los grupos poderosos y de exclusión para
el pueblo. Así ha sido la democracia representativa en Venezuela y así mismo
se muestra al público el “liderazgo” de la oposición reformista y
reaccionaria de hoy.

Estos son las razones primarias que han hecho aparecer a la PU. Y ahora,
reforzándose política y orgánicamente, la PU va de frente a cumplir sus
tareas existenciales: (i) difusión ideológica; (ii) formación política, e
(ii) intermediación de alianzas político-ideológicas, con todos los grupos
emergentes, comunitarios, rebeldes, periféricos o excluidos, para
profundizar el Proceso.

Las primeras tareas de la primera parte del Plan Fast Track –captación,
capacitación y organización– contempla tres macro objetivos: (i)
estandarizar política e ideológicamente a todos los miembros de la PU; (ii)
operacionalizar las acciones tácticas: talleres de formación, conferencias
didácticas y visitas de contacto, dirigidas a los grupos organizados de
Caracas y del interior del país; y (iii) movilizar a la PU como fuerza
popular revolucionaria por la democracia directa. Esto nos lleva a no
vacilar ante la tremenda responsabilidad que hemos asumido. Por lo tanto,
vamos a la acción de desmontar a la reforma, a la reacción, a los escuálidos
y a los débiles ideológicos del Proceso que aparentan ser lo que no son. La
PU, a propósito de estos nuevos escenarios, tiene como armas a la fuerza de
las ideas y la racionalidad revolucionaria. Armas que van a demostrarle a la
oposición y a los elementos no organizados todavía del Proceso, lo que
significa la consistencia ideológica para profundizar la Revolución.

La PU hará explícita la vigencia de la democracia directa, expresada
contundentemente en el postulado “todo el poder para el pueblo”. Ese será un
grito emblemático de las organizaciones que no tienen voz protagónica
todavía. Durante este semestre, la PU se propone reagrupar a los voceros de
la nueva cohorte generacional del Proceso Revolucionario. Punto de arranque
del plan de acción para presentarle al pueblo venezolano la base doctrinaria
que le dará sustento al cambio de la gestión reformista por la
revolucionaria. Hecho que nos lleva a manifestarle al país la voluntad de la
nueva conciencia política, que clama por crear el estado de la Revolución
Bolivariana. La PU presentará también el modo de proceder para hacer valer
los derechos ciudadanos, con base en los actos constituyentes del pueblo de
acuerdo a la Constitución Bolivariana. Todo esto fundamentado en la línea
ductora de Hugo Chávez, asumiendo de frente su respaldo como líder del
Proceso y totalmente dispuestos a confrontarse con cualquiera de los
factores que nos adversan. Obstáculos que los podemos encontrar tanto en la
oposición de los “escuálidos” (la derecha y la reacción) como en los
reformistas que están todavía dentro del Proceso obstaculizando su avance.

Esta es la lucha por nuestros más grandes ideales. Así, de manera
sintetizada, exponemos el compromiso irrenunciable que tienen los adherentes
a la PU por la Revolución Bolivariana.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba