Opinión Nacional

Esta mitad de Venezuela que se manifestó en las urnas no se va a rendir

Tres cadenas seguidas…Parece ser la fórmula encontrada por Maduro para mantener callada a la oposición. Y muy especialmente, y por supuesto, a Capriles Radonski, que apenas se acerca o comienza una declaración o rueda de prensa, es interrumpido.

Venezuela ha recibido la mayor dosis de mediocridad, servilismo y ridiculez jamás vista, porque esta figura excitada, desvariante y errática de Nicolás Maduro, es verdaderamente cargosa. Da la impresión que lo han dejado solo para que se estrelle rápido, para acabar con él, y si alguien demostró casi perplejidad ante tanta disonancia, ése fue Rafael Ramírez, bastaba ver su cara para darse cuenta.

Las amenazas contra la oposición, como si este domingo no hubiera sucedido, como si este País no se hubiera manifestado, son lanzadas aquí y allá.

“Maduro se quita la careta y asume su posición Castro comunista” titula CNN. España tardíamente reconoce a Maduro pero no va pedir disculpas, Panamá aclara que no ha felicitado ni reconocido a Maduro, Estados Unidos apoya el reconteo.

Capriles insiste en ello, reitera una y otra vez que Maduro lo había aceptado pero “bajo consultar primero”… ¿A quién? Categóricamente llama a la paz y el respeto, “el que actúe con violencia se aleja de este proyecto, no pisemos el “peine” del gobierno que es débil, sin liderazgo y pide controlar las emociones. Evidenció irregularidades, 535 maquinas dañadas, un universo de casi 200 mil votos, de 283 centros les fueron retirados los testigos, algunos con armas de fuego, todas esas pruebas compulsan la exigencia de recontar, la Democracia no se trata de imponer. Si usted canta “bingo “tiene que enseñar el cartón”.

Maduro responsabiliza a Capriles. Lo acusa y lo desconoce como gobernador y lo acusa de asesinatos del pueblo. Amenaza con radicalizar la revolución y Diosdado no le da derecho a palabra a los diputados de oposición porque desconocen a Maduro como presidente y le destrozan la cabeza a William Dávila en el propio Congreso. Una diputada roja rojita insulta a María Corina. Hay un desespero que salta desde la pantalla con las figuras oficialistas…

Maduro en la tercera cadena va a un hospital y El Aissami, ex ministro fracasado del Interior, lo recibe arrodillado: “Qué orgullo recibir al hijo de Chávez”, la Ministra de Salud completa el teatro que ofende, arrodillados ante el poder: “Usted es el apóstol del Comandante”.

Y Maduro se hunde mas y mas: lo que le “proponió” Capriles no lo aceptó.

Pero sobre esta Venezuela desafiante que da una fuerza extraordinaria al momento que vive y al liderazgo de Capriles Radonski, una protagonista se deja sentir poderosa, contundente: la cacerola. Por dos noches seguidas estremece el espíritu retador, llenan ánimos y espacios de un extremo a otro del País. Y no van a callar.

¿Qué va a hacer Maduro, amenazante, barato, torpe?…

Esta Venezuela, esta otra mitad del País que no quiere escuchar, que no quiere reconocer, esta “burguesía”, esta “derecha” apátrida, cómplice del imperio, esta mitad de Venezuela que se manifestó en las urnas, no se va a rendir.

Y sobre ella tendrán que pasar para acallarla en su grito de libertad.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba