Opinión Nacional

¡Estoy feliz! ¡Me dieron mi limosnita!

Hay reacciones increíbles que corren el riesgo de parecernos normales, a cuenta de presenciarlas con indeseada frecuencia. Y si nos descuidamos, corremos el riesgo de aceptarlas como naturales y no como lo que son, conductas que terminan justificando y perpetuando la situación que las origina.

Sólo en esta semana, fui testigo de algunas de ellas. Gente sonriendo feliz con sus paquetes de harina Pan y azúcar en un automercado de clase media, luego de haber soportado la humillación de una larga cola al final de la cual se levantaba el infaltable letrerito de «sólo 2 paquetes por persona, no insista». Colegas y hasta uno que otro estudiante agradeciendo que «al fin» se había activado el cupo electrónico para permitirles comprar unos pocos dolaritos para transacciones electrónicas. Un grupo grande y variopinto de hombres y mujeres frente al Mercal de la Zona Industrial de La Trinidad, con rostros de satisfacción y hasta de alegría mientras padecían una inmensa cola bajo un solazo inclemente, porque había llegado «una leche». ¿Cuál? Nadie sabía, pero al parecer por lo menos era leche.

Los esclavos agradecían el sobrante de la mesa de los patrones, y muchas veces lo comían felices porque lo interpretaban como una muestra de generosidad y de preocupación del «buen explotador» por ellos, al dejarles comer de sus restos. No se les ocurría que las migajas de la mesa, sobre todo comparado con la opulencia de lo que estaba sobre ella, no eran generosidad, sino un obsceno signo de injusticia. Sin una conciencia de explotación, cosa que se logró mucho tiempo después, era imposible siquiera que se despertara la necesidad de liberación, y mucho menos que ésta motivara a luchar por alcanzarla.

La historia ha demostrado hasta la saciedad que la acumulación de problemas económicos y sociales, por muy graves que sean, no tiene por sí sola impacto político. El impacto político depende de la interpretación que la gente haga sobre las causas y los responsables de esos problemas. Es por ello que una de las variables claves que pueden incidir en el rumbo del escenario político actual venezolano, es la percepción que la población finalmente tenga sobre los causantes o responsables de sus múltiples penurias.

Los manuales de guerra psicológica («psy war»), tan utilizados por los organismos de inteligencia de los regímenes fascistas, y de uso común por nuestro muy cercano G2 cubano, se plantea la necesidad que la población sea «sometida psicológicamente» mediante la generación progresiva de 4 estadios emocionales: incertidumbre (frente al rumbo de los acontecimientos y de su propio futuro), angustia (que provoca paralización), desesperanza (convencimiento de que no hay nada que hacer) y, finalmente, resignación y entrega. Ciertamente que muchas de las reacciones ante las situaciones que nos agobian son en el fondo mecanismos de defensa frente a la angustia y la frustración que caracteriza nuestra cotidianidad, pero el peligro de ciertas conductas tan comunes como las descritas arriba es que terminen siendo un mecanismo de adaptación y resignación disfrazadas.

La Psicología Social ha demostrado cómo muchas veces terminamos convirtiéndonos en aquello que reflejan nuestras reacciones y conductas. Por eso lo que hacemos no es sólo un asunto de imagen, sino que termina moldeando nuestro propio yo, lo que verdaderamente somos. De igual manera, no percibirse a sí mismo como sumiso no equivale a no estarlo, especialmente cuando la persona -aún sin darse cuenta- actúa como tal.

Cuando ante tanta desdicha convertida en país, la gente pregunta qué hacemos, la primera respuesta es no resignarse, y tampoco comportarse como si lo estuviera. Reclame, proteste, alce la voz, deje que le oigan, aunque quien lo haga esté pasando por lo mismo que usted. Que sepan que usted se cala su cola y su maltrato, pero que no lo acepta y que siempre reclamará contra ello en nombre de su dignidad. No asuma conducta de sumiso. Pregunte en voz alta por qué estamos así, como el mendigo Lázaro a los pies de la mesa del rico Epulón, quien se ríe complacido cada vez que usted acepta callado alguna de sus migajas sobrantes. Exija en voz alta que le expliquen por qué usted no tiene dólares y los cubanos sí. Por qué usted vive de penuria en penuria, y quienes nos gobiernan lo hacen de bonche en bonche. Por qué usted enflaquece, y los burócratas del gobierno cada vez están más gordos. Recuerde siempre que la lucha por la liberación popular pasa porque nuestro pueblo interprete correctamente las causas y los responsables de sus carencias y aflicciones, porque entienda que tiene derecho a más que miserables limosnas.

El primer paso para no perder la dignidad es nunca dejar de mostrarla. El día que usted baje la voz, que deje de reclamar, que acepte en silencio su limosnita, ese día ya lo sometieron, aunque usted no se dé cuenta.

No es nuestra intención mostrarnos en desacuerdo, ni mucho menos desestimar las posiciones alcanzadas en el País, por el TRIUNFO OPOSITOR en las elecciones de Gobernadores y Alcaldes del pasado 23 de Noviembre de 2008. Con nuestra opinión, queremos recalcar el resurgimiento de indicios de derrota electoral en cargos de elección popular, viciada por efectos de FRAUDE, acuerdo y negociación política. Indudablemente se sigue manejando al COLECTIVO como “masa amorfa” para obtener el “reconocimiento” y las dádivas que otorga el AMO de Venezuela, en forma de MIGAJAS SOCIALISTAS.

Las PREDICCIONES Y PROYECCIONES sobre el triunfo ARROLLADOR de la OPOSICIÓN, se quedaron en las expresiones difundidas por tarotístas, quirománticos, adivinos, clarividentes, astrólogos, brujos y analistas políticos. Bastó la ORDEN de aquel que en cónclave con sus candidatos y partidarios emitiera el concepto: “Tenemos que ganar todas las Gobernaciones y Alcaldías y mantener un País Rojo;” para que se trabajara, en negociar, escamotear y desconocer la intención, la opinión y la voluntad ciudadana, en diversos sitios del territorio nacional, donde el REVÉS no contrasta ninguna opinión convincente.

El proceso electoral NUNCA se cerró aunque en voz de la inefable Tibisay Lucena, se oyó el artículo que fundamenta el ejercicio electoral del proceso en sí. Pero quedó abierto al criterio, al atropello a la presencia de individuos llevados a los centros electorales –pagados, amenazados o incorporados- para llenar los cuadros de abstención y completar los cuadernos electorales fundamentando una vez más las cifras del FRAUDE progresivo y continuado con una diferencia que esta oportunidad -gracias a la intervención oportuna de líderes políticos opositores- no fue PRORROGADO.

La “fiesta electoral” como se ha llamado; deja el descontento, la desilusión y el abatimiento en filas del OFICALISMO U OPOSICIÒN y generan en ambos sectores el efecto de “la hora loca” porque en muchos sitios del país, no había posibilidades de triunfo y los «zanqueros» del CNE, el plan República y el manejo político electoral, permitieron el ascenso de los ejemplares del “Stud Bacalao” por efectos de “batacazo.”

Entendemos que para la OPOSICIÓN se mantenía como punto de honor; conservar las gobernaciones de Zulia y Nueva Esparta, pero no sabemos ni entendemos cómo perdió William Dávila en Mérida por mencionar alguno. Tampoco visualizamos la forma como cercenaron las aspiraciones de Lenny Manuitt en Guárico quien como hija, del Gobernador Eduardo Manuitt –expulsado del PSUV- recibe la factura de quien se separó de la llamada revolución bolivariana y su DERROTA se consolida con el triunfo del ex ministro de Información, William Lara, quien ayer no recibía medio real, en apuesta a ganador o place.

A la oposición en general Hugo Chávez Frías les envía un mensaje: «Si quieren caerse a mentiras, cáiganse a mentiras» niega a sus adversarios considerar el desempeño electoral como un triunfo. Se castiga la DISIDENCIA del Chavismo y se destruye la aspiración de PODEMOS –aunque sigan siendo Chavistas.- El PSUV impone en los Estados Sucre y Aragua, dos fichas que entran a las gobernaciones quizás por el efecto “chaca –chaca” debido al posible respaldo del clientelismo político mediante el reparto de dinero, neveras y lavadoras en esas Entidades donde gobernaba PODEMOS. La lectura parece indicar, que en las filas revolucionarias no se aceptan “ambigüedades.” No se puede pretender distanciarse de DUEÑO, sin integrarse a la oposición.

Por otra parte; se le echa tierra a la CORRUPCIÒN de la familia REAL al quedarse con el simbólico triunfo en el Estado Barinas, donde “Los Chávez” entronizan su DINASTIA con el triunfo de Adán, hermano mayor del Líder; quien sucede en el cargo a Hugo de los Reyes Chávez, padre de ungido revolucionario. Por otra parte; se da un zarpazo a las INHABILITACIONES; se condiciona a la ultrajada “unidad opositora” y se amenaza con TANQUES para sustituir la voluntad individual del VOTO y reaparecieron los MOTORIZADOS que intimidan al COLECTIVO.

Los mencionado mecanizados políticos; siguen siendo esencia y presencia de la imagen ROJA, de un desgobierno que cercena el derecho a pensar distinto y mantiene PRESOS POLITICOS –sin razón y sin sentido para encarcelarlos. Mientras tanto; la INSEGURIDAD sigue siendo materia de VICTIMAS Y VICTIMARIOS. Unos lloran la tragedia, exigen seguridad e imploran JUSTICIA, mientras otros disfrutan de la IMPUNIDAD con elemento de protección que le ha brindado el sistema político revolucionario, que pretende convertir el Pensamiento LIBRE del Venezolano, en Pensamiento ÙNICO.

En la indumentaria del “Socialista” Hugo Chávez Frías se aprecian dos mensajes: La chaqueta VERDE significa el apoyo, la confianza y la aprobación de una INDIGNA CUPULA MILITAR que lo proyecta en el tiempo con el remoquete de: Comandante-Presidente. La franela ROJA, se nos muestra resguardada por los Altos Mandos del estamento militar que se RIE de la voluntad, la esencia y los sufrimientos de un Pueblo y parecería indicarnos que se pretende con el VERDE proteger a perpetuidad; al ROJO.

Felicitamos de corazón a TODOS y cada uno de los venezolanos que como nosotros acudieron a las urnas electorales. El GROSERO y OFENSIVO de ayer hoy habla de GOBERNABILIDA

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba