Opinión Nacional

Estrategias del mestizaje

En el Reino Unido existe una importante comunidad de ciudadanos procedentes de América Latina que han fundado la Alianza Iberoamericana de UK (AIU) que cada día se hace más activa en el tema de las reivindicaciones relativas a la regularización de su estatus de inmigrantes para dejar de ser indocumentados, marginales, seres de segunda categoría, sin derechos. La última manifestación organizada por esa entidad fue la de convocar una masiva manifestación que se realizó el lunes 4 de mayo en el centro de Londres para lo que lograron el apoyo del presidente de la Asamblea de Londres, Darren Johnson, concejal que elevó al gobierno la moción que pide legalizar a los indocumentados y quien encabezó la marcha “iberoamericana”.

Para los originarios de América Latina se hace más difícil obtener el estatus de inmigrantes en Inglaterra porque no existe administrativamente una categoría en la cual puedan ser integrados los ciudadanos de esa parte del mundo.

En efecto, según las modalidades imperantes en el mundo anglosajón, – contrariamente a las normas republicanas imperantes en Francia opuestas a toda categorización étnica, pues sólo admite la noción de ciudadano, – la sociedad se la divide en comunidades según su origen étnico. Este condición tiene consecuencias administrativas: los formularios administrativos comportan una cláusula que exige declinar la procedencia étnica, lo que por supuesto para un latinoamericano constituye un dilema insoluble pues igual puede pertenecer al estrato europeo, africano o amerindio, lo que de todas maneras no es admitido pues la categoría etnica-geográfica de hispano o ibero americano no existe en los cánones institucionales que rigen las leyes de inmigración británica. A los latinoamericanos no les queda entonces otra opción que la de marcar la cláusula “otro”; es decir, un ente abstracto, sin identidad dentro de la configuración estipulada por el comunitarismo, lo que presenta una dificultad pues los excluye de las cuotas a las que tienen derecho las diferentes comunidades presentes en el Reino Unido.

Esta situación ha obligado al millón de iberoamericanos afincados en el Reino Unido a organizarse para hacer escuchar sus exigencias. Hecho que no tendría nada de original de no estar sustentadas esas justas reivindicaciones de obtener la legalización de su condición de inmigrante, en argumentos de orden histórico. Y es este el punto más llamativo, en particular en el momento actual en el que América Latina vive el despertar de un movimiento etnicista, cuya principal característica es el repudio de la herencia ibérica con el propósito de saltarse la historia de los cinco siglos transcurridos desde la llegada de los europeos, para retornar al pasado prehispánico. El movimiento que agita el mundo iberoamericano en el Reino Unido, no sólo exige papeles que legalicen su estancia en aquel reino, sino que lo hace apoyándose en lo que ellos consideran un derecho que les otorga la historia haciendo suyo el legado dejado por España y Portugal en el Reino Unido. En lugar de rechazar el legado hispano, se afincan en él, se consideran herederos de la historia de la monarquía hispana lo que les da derechos de por sí y no simplemente por tratarse de inmigrantes ilegales. De allí que la marcha fuera convocada en el lugar que simboliza la presencia ibérica en Inglaterra; en la plaza de Charing Cross, centro del sistema vial del Reino Unido, por tratarse del “símbolo de amor entre británicos e iberoamericanos” pues se trata del barrio que lleva el nombre de Leonor de Castilla, Infanta de Castilla, en donde se erige un monumento en su memoria, y al costado queda la emblemática plaza de Trafalgar.

Pero no contentos con sumarse al legado castellano, los integrantes de la Alianza Iberoamericana (AIU) en el documento colgado en la edición internacional de su sitio web, van más allá en el tiempo de la historia remontándose al Imperio romano, así se consideran herederos de Trajano, el “emperador andaluz y constructor de Londres, del emperador “Adriano, constructor de Londres y de la muralla entre Inglaterra y Escocia”. Aluden a Eduardo II, hijo del a Infanta de Castilla y rey inglés. Y a María I, la última reina católica que se casó con Felipe II, emperador español y rey consorte de Inglaterra entre 1554-1558, “rey de la península ibérica, las Américas y otras partes”. Y Catalina de Braganza, la reina portuguesa de Inglaterra que popularizó el té en el Reino Unido.” Incluyen también a Benjamín Disraeli, por su origen sefardita, cuya familia procedía de la Península Ibérica por lo que dominaba la lengua castellana. A Eduardo Valera, cubano-americano quien fue presidente de Irlanda durante cuatro décadas, record de presidente electo, que según esa crónica, no lo ostenta ninguna otra persona electa en el mundo.

También aluden Juan Pablo Viscardo y Guzmán, el autor de la proclama de independencia de la América Hispana que murió en Londres. De igual manera hacen referencia al hecho de que los cuatro libertadores vivieron en Londres: Bolívar, San Martín, Miranda, O’Higgins. Se les pasó el mexicano Fray Fernando Teresa de Mier y el español Blanco White, pero no dudo que lo hagan en el futuro, pues su empeño de asumir la riqueza del legado histórico que les ha tocado a los latinoamericanos los levará a profundizar más ese aspecto.

Esas reivindicaciones de tipo histórico desembocan en las siguientes reivindicaciones:
Reconocimiento de nuestra etnia y de nuestro aporte a la cultura y la economía de UK
Desde su fundación Londres ha sido construida por ibero-americanos.

¡Que en los censos y cuestionarios se incluya la opción ‘ibero-americano’!
¡Que haya una fecha anual en el calendario para homenajear a los ibero-americanos!
Para que “nuestra comunidad consiga las tres “R”: regularización, reconocimiento y respeto”.

Pese a que la noción de “reconocimiento de nuestra etnia” pueda sonar un tanto extraña, se debe aplaudir en estos tiempos de obscurantismo, de negacionismo histórico que aquejan al continente una iniciativa que asuma el legado histórico en su conjunto, pues esos inmigrantes no son miembros de las elites, sino trabajadores mestizos procedentes de Ecuador, Colombia, Centro América que al mismo tiempo reivindican su carácter mestizo de allí que su emblema sea la tilde de la letra “Ñ” pues la usa el castellano, pero también el Quechua y las iníciales de la Alianza Iberoamericana UK (AIU) son también las vocales del Quechua.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba