Opinión Nacional

Evaluando la libertad de expresión

Hay temas que han sido tratados en el pasado y continúan siéndolo en el presente sin perder vigencia. Tal es el caso de la libertad de expresión. Esto es así por ser un derecho humano que debe ser cuidado celosamente. Así pues, es harto conocido que en algunas partes del mundo este derecho es vulnerado para fortalecer el autoritarismo de los gobiernos y esconder sus abusos. Se ha visto el caso de ser prohibida la creación de medios de comunicación independientes y opuestos a las líneas del gobierno, como sucediera en Ruanda, solo por mencionar un ejemplo dentro de la historia contemporánea mundial.

El caso de Venezuela es muy particular. De un tiempo para acá, en nuestro país se habla de la ausencia de libertad de expresión _aunque pareciera más bien el ocaso de la misma y no su absoluta desaparición, al menos por ahora_ pero coexisten una enorme cantidad de medios en todas partes que presentan reportes de una realidad que, para quienes apoyan al presidente Chávez, es manipulada y falsa. Como contraparte, los medios que el gobierno auspicia y secunda muestran un panorama de bienestar que difícilmente es percibido por otro sector de la sociedad.

Parece contradictorio para algún observador externo decir que en Venezuela no existe libertad de expresión si presta atención a los diferentes medios de comunicación nacionales. Tanto en radio como en prensa escrita y televisión, es inocultable la posición asumida por los comunicadores, unos por ubicarse al lado y otros por opuestos al gobierno.

Lo que se espera siempre de los medios de comunicación, es que sean voceros de la verdad, transparente, objetiva y sin matices. El equilibrio de la prensa en general es importantísimo como base de su credibilidad. Viéndolo por la calle del medio, sin apasionamientos, decir que este equilibrio existe hoy por hoy en Venezuela es irreflexivo, como también lo sería si lo señalamos ubicándonos en uno solo de los extremos. El equilibrio se obtiene en el medio de la balanza y sería precipitado decir que en nuestro país los medios, respetando las particularidades, en el presente, son ponderados.

Esta situación coloca a los usuarios en el difícil papel de escuchar, leer y ver dos veces antes de formarse una opinión certera de lo que sucede. La polarización social provocada por el gobierno actual y que ha llegado a los medios, es innegable, como también lo es la demanda por la defensa de la libertad de expresión que se ha levantado en todo el país. Pero defender la libertad de expresión va más allá de poder decir lo que queremos sin contenciones, es decirlo sin ofensas, sin descalificaciones y también sin miedo a represalias o persecuciones. Ahí está el detalle.

Si nos colocamos como evaluadores de la situación de la libertad de expresión en Venezuela, considerando que siguen existiendo medios de comunicación que muestran y denuncian abiertamente situaciones que colocan en entredicho la labor del gobierno y que manifiestan públicamente su desacuerdo ante medidas tomadas por éste, entonces aún hay libertad de expresión. Sin embargo, cuando se ejecutan leyes que controlan y reprimen la expresión libre, nos encontramos en un laberinto que nos impide descubrir hasta dónde existe verdaderamente tal libertad.

La libertad de expresión sustentada en la difícil y honrosa línea del equilibrio, ejercida desde el respeto, desde el reconocimiento del otro, desde la aceptación de las diferencias que lleva a un debate fortificador de la democracia, es ilimitada. Por ello, evaluar la existencia o no de libertad de expresión en nuestro país, requeriría primero hacer un examen minucioso de las limitaciones que, más allá de las éticamente necesarias, existen. Adicionalmente, habría que medir si el equilibrio necesario se presenta incuestionable o si, como pareciera, la medida de la balanza se inclina en beneficio de sus voceros, quienes quieran que estos sean. Porque la libertad es para todos, no únicamente para unos, estén del lado que estén.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba