Opinión Nacional

Firmeza, dignidad, diálogo sin ilusiones

Durante las horas que duró el “debate” que había armado reservadamente, en connivencia con algunos dirigentes estudiantiles chavistas, la Presidenta de la Asamblea Nacional (AN), diputada Cilia Flores, se pusieron una vez más, de manifiesto las cualidades que ya están siendo características del movimiento estudiantil democrático que está emergiendo en numerosas universidades.

Cinco representantes estudiantiles de universidades localizadas en el área metropolitana de Caracas –Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad Andrés Bello (UCAB), Universidad Simón Bolívar (USB), Universidad Metropolitana- concurrieron a una sesión especial de la AN, en la cual la Directiva de ésta haría efectivo un derecho de palabra previamente concedido varios días antes, a fin de que fueran presentadas algunas demandas básicas de ese movimiento estudiantil. Cinco dirigentes estudiantiles oficialistas se habían alistado para intervenir en un debate no convenido, pero sí preparado por la diputada Flores, quien no da paso alguno sin recibir órdenes del Presidente o sin haberle consultado.

Ignoraban los representantes del movimiento estudiantil democrático que la sesión especial sería trasmitida en cadena nacional. En otras palabras: que sería convertida en un espectáculo político que el chavismo de arriba intentaría utilizar para sus propios fines. Como hizo, en efecto.

Un documento leído por Douglas Barrios, de la Universidad Metropolitana –respaldado no sólo por estudiantes de oposición reunidos en asambleas celebradas el día anterior, sino también por estudiantes oficialistas que concurrieron a ellas- expuso las demandas específicas, relacionadas con el derecho a disentir, a manifestar, a expresar solidaridad con el ancho campo social de RCTV y con los luchadores de los grandes sectores populares, así como importantes ideas generales sobre lo que aspiran para Venezuela, para las universidades y para ellos mismos.

La réplica de los estudiantes fanáticamente chavistas fue una andanada de insultos, amenazas y procacidades, saludadas a voz en cuello por los que ocuparon el balcón del recinto, entre ellos los integrantes de la banda armada que opera desde la parroquia 23 de Enero, autora de ataques destructivos contra la sede de Fedecámaras y contra el edificio de la Escuela de Periodismo de la UCV.

Luego de haber oído, con insólita paciencia, a aquellos soldados de la “revolución”, los dirigentes estudiantiles democráticos abandonaron el recinto. Uno de ellos, en nombre de todos dijo: “Nos vamos, por ahora”.

A la salida, bandas comandadas por Lina Ron los atacaron, junto a estudiantes que fueron a acompañarlos. Debieron ser protegidos por efectivos de la Policía Metropolitana y efectivos de la Guardia Nacional. En camionetas de ésta fueron sacados del lugar.

A la 5pm, en el Palacio de Miraflores, Hugo Chávez, en acto transmitido por cadena nacional, recibió como héroes a quienes habían convertido en una porqueriza el Salón Protocolar de la AN. Les pidió que continuaran haciendo lo que hicieron. Manifestó orgullo por tenerlos de su lado. Los mencionó uno por uno. Y ellos le respondieron con atronadores aplausos.

A media tarde, en los jardines de la USB, los dirigentes estudiantiles democráticos explicaron a numerosos periodistas lo que habían hecho y lo que se proponían hacer subsiguientemente. Dijeron que querían debatir de veras, e incluso dialogar. Afirmaron que la sede de la AN no era lugar adecuado para un debate. Sostuvieron que el movimiento estudiantil no debía dividirse inevitablemente, pues hay intereses gremiales comunes. Señalaron que el debate debe tener lugar en los espacios universitarios, en los auditorios de las Facultades y Escuelas, en las aulas.

He conocido críticas, algunas severas, a lo que el 7/6/07 hicieron los dirigentes estudiantiles democráticos. El argumento es uno muy manido: hay que aprovechar todas las oportunidades para dar la cara. ¿Y qué hicieron ellos?, pregunto. Hicieron exactamente eso, pero bien. Contribuyeron a realizar un nuevo desenmascaramiento de Chávez y su régimen. Contribuyeron a desenmascarar a los dirigentes estudiantiles antidemocráticos.

Los dirigentes estudiantiles democráticos no tienen motivo alguno para arrepentirse de lo que hicieron. Muy al contrario.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba