Opinión Nacional

Ganó pero perdió

El teniente coronel que dirige los desatinos del país anunció el día de los santos inocentes que no le renovaría la concesión a RCTV ya que ese canal era un canal golpista y que dañaba las mentes de niños, niñas y adolescentes y una sarta de acusaciones más. Unos venezolanos creyeron que era una cortina de humos, otros que era simplemente una nueva bravuconada, algunos no le dieron importancia y los menos le creyeron, tal como viene sucediendo en los últimos tiempos que dice cosas, pocos le creen y al final ocurre exactamente lo que dijo. Fueron pasando los días y en cada cadena, alocución, concentración, el teniente coronel reiteraba la amenaza, igual hacían sus más cercanos colaboradores. Ello hizo que los crédulos aumentaran y se encendieran las alarmas en muchos sectores, al punto que comenzó a lograr algo difícil en los últimos tiempos, la unión de un 80% de la población en contra de una propuesta del líder. Se activaron igualmente los mecanismos de defensa de la libertad de expresión tanto en Venezuela como en el exterior y hasta los gobiernos amigos-beneficiarios del teniente coronel, unos con más fuerza que otros dependiendo del monto del cheque recibido, hacían pública su preocupación por la medida anunciada. Muchos creyeron que esto lo haría retroceder o que se daría una orden al TSJ para que fallara a favor de RCTV y así matar dos pájaros de un solo tiro: salir airoso del embrollo en que se había metido y dejar claro ante el mundo la independencia de los poderes y el goce pleno de la democracia y de las libertades en el país. Pero nos quedamos con los moños hechos. Llegó el último minuto de la noche del 27 y ocurrió lo que muchos no creían, otros no deseaban y pocos aupaban. RCTV salió del aire, fueron momentos de una intensa emoción. Trabajadores, directivos, artistas, periodistas, televidentes y pueblo sintieron que algo le arrancaban en esos momentos. Un duelo embargó a una inmensa cantidad de venezolanos, chavistas y no chavistas e indecisos, de todas las clases sociales e ideologías y edades. Un himno nacional cantado con el corazón y lágrimas en muchos rostros fue lo último que pudimos oír y ver en nuestras pantallas antes de que la misma se oscureciese. RCTV te vas, te fuiste y al poco rato llegó TVS.

Un nuevo triunfo para el teniente coronel, pero esta vez, si él fuese un hombre que no solo lee las tapas y contratapas de libros (cultura de Selecciones) y que se inventa su propia historia, ha debido decir o pensar “con otra victoria como esta estoy perdido” tal como dijo el sabio pero terco rey de Epiro, Pirro, después de vencer a los romanos en la batalla de Áscoli. Y es así porque además de la repulsa nacional y universal, despertó a una masa de jóvenes que estaba dormida desde hace ya un buen tiempo (por cierto creo que su discurso antiautonomista, antiuniversitario del jueves 24 tenga algo que ver con este despertar). Los estudiantes universitarios y de los liceos y hasta de las escuelas básicas vaciaron sus aulas y llenaron las calles para protestar por la medida que no importaba que el gobierno se empeñara en llamar no renovación de una concesión, en uso de su soberanía, pero que todos los demás entendimos como un cierre arbitrario, retaliativo y político en contra de un medio de comunicación social. No salieron a la acalle a defender los intereses mercantiles de una televisora sino el sagrado derecho de tener fuentes de información diversas y de la libertad de expresión. Así el ministro de propaganda del régimen, sus periodistas asalariados nacionales y extranjeros, y demás funcionarios rojos, rojitos, tratasen de justificar lo injustificable con eufemismos y medias verdades, lo que todo el mundo entendió, aquí y en todas partes, fue que el teniente coronel, pasó la raya amarilla, se le salió la clase de militar gorila.

No sé, al momento de escribir este paraninfo, que más habrá pasado en el país, en todo el país, con los estudiantes en la calle. No sé si habrá habido hechos graves que lamentar y hasta donde haya llegado el régimen con su represión. Tampoco sé si todo habrá vuelto a la calma y normalidad. Pero lo que de que si estoy seguro es de que la imagen del teniente coronel, del líder suramericano y universal, defensor de pueblos, autocalificado revolucionario, izquierdista y socialista, dejó de ser la misma. Se desnudó por completo. Ya no hay mas militar demócrata. Ahora tiene que asumir su pírrica victoria. El mundo sabe ya que en la América del sur de nuevo surge un autócrata, un militar totalitario, un remedo de Fidel, un Idi Amín tropical. Ya por mucho que use la petro-chequera su lepra empieza a desmembrarlo y su aislamiento será notorio.

A partir del 28 de mayo tenemos otra situación. Otra será la lucha. La oposición deberá revisar sus estrategias. El mundo asistirá de nuevo al drama de los pueblos en desarrollo. Un gobernante cercenando derechos, usando las armas contra el pueblo, enfrentando pueblo contra pueblo, confiscando las libertades, impidiendo la libre expresión, medios amordazados o autocensurados, la vida de los disidentes corriendo peligro. Y una oposición tratando de buscar salidas, jugándose el todo por el todo. Ya esto lo vivimos cuando la dictadura de Pérez Jiménez, pero ahora se presenta mas difícil, es la lucha contra un militar totalitario comunista. Que el Todopoderoso nos ilumine a todos, gobierno y oposición, que nos ayude a encontrar la verdad con el menor sacrificio.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba