Opinión Nacional

Globalización y educación

El fenómeno globalización es comparable a la función respiratoria. Es una bocanada de oxígeno que las sociedades aspiran para mantenerse vivas y tratar de mejorar su calidad de vida, se transforma y toca cada una de las células del cuerpo social. De tal modo que ninguna institución educativa, como célula de una sociedad, está exenta de recibir su beneficio o maleficio, dependiendo de la condición y acción de la bocanada aspirada. Es un proceso que no para.

Las instituciones educativas en la sociedad del conocimiento, necesariamente deben tener una visión y misión clara acorde a los tiempos post modernos, caracterizado por el cambio, y la negociación para la solución de los problemas, en un marco de apertura creativa para abordar el conocimiento.

El rol del docente es fundamental, es el protagonista del hecho educativo como aparato transmisor del proceso de oxigenación vital. Es necesario poner la lupa cuidadosamente en su formación para conseguir resultados educativos y formativos sustentables. En el trabajo de grado de Angarita M y Herrera M,(2006), Pág. 7, se hace el siguiente planteamiento:

Los profesionales de la docencia de hoy, están expuestos a información y tecnología cambiante a velocidades mayores de las que el cerebro puede archivar en forma de conocimiento permanente. El hecho educativo es absolutamente cambiante, deben aprender a manejar herramientas, estrategias y técnicas que les permitan adaptarse a la vida del futuro.

Las competencias no sólo deben basarse en ciencia y tecnología, deben integrase con valores como: fraternidad, respeto, amor, responsabilidad, entre otros, para alcanzar la verdadera integración en la diversidad que requiere el país y el mundo entero. Este es el camino para educar por y para la excelencia, manteniendo la paz.

Los docentes deben recibir el apoyo necesario para que puedan prestar su servicio a la sociedad actual. Ellos tienen una gran responsabilidad en la edificación de la nueva Venezuela. Angarita, M. (2005) expone: “Los docentes deben vivir para aprender, solo entonces pueden trabajar para instruir”. (p. 5).

El rol del docente es fundamental para generar y regenerar el tejido social del hecho educativo, integrando los elementos positivos que puede ofrecer la oferta del socialismo del siglo XXI. El docente debe prepararse para facilitar la integración sociocultural que aplaque el separativismo, la retaliación, el resentimiento y el odio, elementos que actualmente polarizan la vivencia del venezolano.

En el artículo: La Globalización y la Educación desde las dos Venezuelas, Milagros de Rosell menciona que …”Hay que reinventar la educación como arma contra la marginalidad”…
Si bien, el esquema del socialismo del siglo XXI toma en cuenta a las clases más desposeídas para integrarlas con planes de inserción a través de las misiones educativas que ofrece el Estado, la calidad de las mismas está lejos de parecerse a los esquemas globalizadores que marcan la pauta de la sociedad en el mundo.

Se necesita, entre otros factores, que los docentes que dirigen estos proyectos estén preparados en el área de planificación estratégica y manejo dinámico del conocimiento para que los resultados tengan características de sostenibilidad.

Por otro lado, estos proyectos deben adaptarse a todos los estratos sociales, no solo a las clases más desposeídas. En este sentido, la clase media venezolana, pareciera que queda al margen de las formulaciones planteadas hasta ahora por las líneas del gobierno actual. Igualmente, la educación privada, que hasta los momentos ha llevado la bandera de calidad educativa en Venezuela, no ha encontrado asidero consistente en estos proyectos por los momentos.

Mantengo una visión clara de la importancia que juega el docente. Es él uno de los actores sociales propulsor de los proyectos de un país, por lo tanto debe hoy más que nunca, formarse permanentemente tratando de conocer a fondo el tejido social de las dos “Venezuelas” de las que habla Milagros Rosell en su artículo.

Angarita M y Herrera M,(2006), Pág. 124, exponen que el docente del siglo XXI, Debe ser reflexivo, abierto al cambio, pro activo, líder emprendedor e integral, capaz de solucionar problemas, preparado para la diversidad y la integración sociocultural. Impactando directamente en la elevación del estatus y el perfil de calidad del docente venezolano y del Sistema Educativo Nacional.

Recomiendan las autoras, la creación de una “Sociedad de Docentes Venezolanos para el futuro” que tenga como objetivo principal, recoger y acoger todas aquellas iniciativas en el campo de la formación docente, para apoyarlas, proyectarlas y ejecutarlas.

Angarita M y Herrera M,(2006), Pág. 128
En este orden de ideas, se recomienda la creación de una sociedad de “Docentes Venezolanos para el Futuro”
Contaría con los siguientes objetivos sugeridos:
– Propender al desarrollo educativo del país.

– Contribuir con la transformación educativa que exigen los permanentes y vertiginosos cambios del siglo XXI
– Fomentar el estímulo y perfeccionamiento de los profesionales de la docencia.

Establecer relaciones institucionales con otros organismos de orden público y privado, para el enriquecimiento personal y profesional de sus miembros y la multi-dimensionalidad de sus proyectos. Se sugiere específicamente la vinculación directa con organismos que en la actualidad tengan definidas misiones de proyección y futuro en beneficio del país en el ámbito educativo, como lo es la Sociedad Mundial del Futuro Venezuela.

– Desarrollar actividades de promoción y proyección del ejercicio de la profesión docente con el objetivo de elevar el perfil, la autoestima y el estatus del docente venezolano.

El modelo participativo del siglo XXI, debe profundizar en las líneas de acción por y para la calidad educativa al alcance de todos, no puede seguir existiendo un divorcio total entre los ingresos económicos y las acciones concretas desburocratizadas que incidan realmente en el bienestar de los ciudadanos de un país.

Milagros Rosell afirma que durante muchos años, el ejercicio político ha tomado en cuenta a las clases desposeídas solo para contabilizar el voto.

Durante la última campaña política, el representante del partido opositor al gobierno anunció un proyecto llamado “Mi Negra” con el que trató de captar la votación de la población, ofreciendo un porcentaje de ingresos directos producto de la venta petrolera para cada venezolano. Hubiese sido interesante evaluar el desenvolvimiento de la sociedad frente a este esquema de inclusión.

En su lugar o junto a ello, propongo ofrecer una tarjeta de “crédito educativo” para cada venezolano, de manera que con los ingresos petroleros, pueda pagar la educación de su familia.

El proyecto en cuestión obligaría tanto al Estado y a los actores de la educación privada, pública, municipal y estatal, a llegar a acuerdos de entendimiento que hagan efectivo el uso de este recurso con su debida instrumentación. Abriría nuevos capítulos para elevar la calidad de las instituciones privadas y públicas y nuevas líneas de entendimiento y autogestión que beneficiarían a todos los actores.

Para desarrollar ideas y propuestas que toquen significativamente a la educación de un país, hace falta “buenos gerentes educativos”, que desde el balcón de sus responsabilidades laborales, en un marco de libertad, diversidad e inclusión, sean instrumento de transformación y fusión social, tarea no muy fácil en estos momentos en que el Estado Venezolano, con su propuesta de socialismo del siglo XXI, intenta asumir el control directo y exclusivo de la educación.

Palabras claves que debe manejar la Institución frente al modelo de cambio del socialismo del siglo XXI: conocimiento, preparación, discernimiento, prudencia, calidad, equidad y acción. Termino estas reflexiones a pocos días de celebrarse el nacimiento de la democracia en Venezuela, un 23 de enero de 1957, Así como hoy se invoca con absoluta validez y pertinencia al espíritu de inclusión socialista como modelo del siglo XXI, de la misma forma, para superar sectarismos, invoco al espíritu de libertad y democracia participativa que con autenticidad en aquellos momentos, inspiró a los luchadores sociales, entre los que se encontraban muchos educadores, que lograron desmembrar la línea dictatorial que contenía las libertades del pueblo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba