Opinión Nacional

Gobierno y oposición temen a la calle

En el último por ahora de sus brillantes artículos, Axel Capriles, psicólogo de muy merecida fama, haciendo referencia a los recientes sucesos en Egipto, Turquía, Bulgaria y Brasil, dice: “lo peculiar del año 2013 es que las furias han aparecido simultáneamente en las poblaciones de cuatro continentes, en manifestaciones diversas, por distintas razones y en todas partes. Llama la atención, entonces, el caso de Venezuela, país con condiciones objetivas que supondrían un natural y poderoso despertar de la protesta pero que ha caído en la apatía. A contracorriente del viento de los tiempos, Venezuela ha producido un extraño liderazgo de oposición que está más interesado en mantener la paz y la tranquilidad que el propio gobierno…Los líderes de nuestra oposición le han levantado un altar a la no violencia” (El Universal, 04-07-13).

Me he esforzado por conseguirle una explicación a esta situación anómala de una oposición empeñada en sacrificar a un pueblo persistiendo en una estrategia equivocada, que jamás la llevará al poder; por el contrario, consolida y perpetúa la tiranía comunista, sin que nada la perturbe. Una oposición distinta a las que le antecedieron en otras épocas de nuestra historia y diametralmente diferente, por su pasividad y entreguismo, a las que existen actualmente en el mundo entero, como lo estamos viendo. La única explicación que he conseguido es lo que Toffler denomina la “disfuncionalidad sistémica” de las instituciones del siglo XX en el XXI.

¿En qué consiste la “disfuncionalidad sistémica” en la Venezuela actual? Consiste, por una parte, en que tenemos un gobierno que se sostiene en una ideología atrasada, que tuvo vigencia en la primera mitad del siglo XX. El comunismo fue la moda de la juventud desde su instauración en Rusia en 1.917. Estaba entonces el mundo en la etapa de la sociedad industrial, en la cual los obreros o proletarios eran mayoría, explotados por el “capitalismo salvaje”. Para atraerlos, los comunistas ofrecían invertir la relación socio-económica instaurando la “dictadura del proletariado”.

En la segunda mitad del siglo XX el comunismo perdió su encanto, no sólo porque quedó demostrado que se trataba de una dictadura del partido único, no de los trabajadores, sino por quedar desfasado debido a que el capitalismo evolucionó a sociedad post-industrial. A causa de la revolución tecnológica el comunismo es una pieza de museo, un dinosaurio ideológico, que carece de atractivo para una clase media emergente, de profesionales y técnicos, que han ido desplazando a los obreros. Todos los trabajos exigen formación y capacitación tecnológica. Los comunistas que han entendido este cambio, se han adaptado. Son comunistas de nombre en un país de economía capitalista. Es el caso de China. En cambio, Cuba es un “parque jurásico.” Y, para mayor desgracia, tiene su sucursal en Venezuela, próxima a ser lo peor: la sucursal de un “parque jurásico.”

Tenemos, pues, en Venezuela un gobierno anacrónico, totalmente desfasado, nacido de huevos que había dejado oculto un dinosaurio comunista, el estalinismo, ya desaparecido. ¿Cómo es posible que esta antigualla subsista? Subsiste porque convive con otro anacronismo: los partidos de oposición. Son partidos del siglo XX que no han entendido el siglo XXI. La vigencia del modelo de partidos del siglo XX termina con el siglo en que se fundaron y actuaron. La crisis terminal de AD y COPEI tiene allí su causa. Son partidos que se manejan con el mismo criterio de su época de esplendor que ya pasó. Los que se han fundado después han seguido el modelo. Es el mismo estilo de hacer política. Desde luego, le temen a la oposición de calle porque la burocracia del partido puede perder, y efectivamente, perderá el control de la política, desplazada por una nueva clase política que emergerá de la creciente capa social de profesionales y técnicos, base y fundamento de lo que se han llamado “indignados”.

El temor a la emergencia de esta nueva clase política, de profesionales y técnicos, une a gobierno y oposición, por lo cual ambos coinciden en cerrarse ante los movimientos de calle. Esta “disfuncionalidad sistémica” deberá producir un estallido socio-político muy pronto, que dejará aparcado en el camino a los que han puesto cercas para impedir que el siglo XXI entre en Venezuela.

http://jesuspetitdacosta.blogspot.com

@petitdacosta

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba