Opinión Nacional

Golpe de Estado y usurpación

El pasado 10 de enero se consumó un Golpe de Estado incruento y una usurpación del poder, lo cual convierte el gobierno que dirigen Diosdado Cabello, Maduro, sus cómplices de la mayoría parlamentaria de la Asamblea Nacional e integrantes del Tribunal Supremo de Justicia, en delincuentes a los que se pueden aplicar las leyes de la República, entre ellas el Código Penal de la República.

Pero no solo han violado la Constitución sino que también han incurrido en delito de lesa patria, pues estas decisiones no solo han sido tomadas en territorio extranjero, sino que además se han adoptado atendiendo a los intereses de la República de Cuba.

Ello configura una situación de dominio y dependencia en la que Cuba actúa como Metrópoli y nuestro país como Colonia. Es decir, hemos retrocedido a los años anteriores a 18ll pues hemos perdido nuestra independencia y soberanía.

Esta triste situación cristalizada el 10 de enero de 2013 es la consecuencia final de una invasión a nuestra patria concertada años atrás entre Fidel Castro y Hugo Chávez Frías. Desde nuestro sistema electoral hasta las Fuerzas Armadas. Se ha ido tejiendo una maraña de convenios secretos que constituyen tributos similares a los que se pagaban a la Corona española.

Recuérdese que en varias oportunidades dirigentes de ambos países han proclamado que somos «una sola nación». En una oportunidad el presidente del Sistema Nacional de Comités de Defensa de la Revolución Cubana (CDR) proclamó descaradamente que en Venezuela hay más de 35.000 cederristas. Si a ello agregamos los milicianos cubanos disfrazados de entrenadores deportivos, médicos, etc., no es exagerado afirmar que la fuerza de ocupación que actúa en el SAIME, Registros y Notarías Publicas, ronda la escandalosa cifra de 100.000 invasores. Esa fuerza de ocupación es coordinada por JOSÉ LAVANDERO GARCÍA desde sus oficinas en Fuerte Tiuna.

Estos tratados y acuerdos coloniales constituyen una sangría para nuestros recursos porque la Metrópoli cubana o no los paga o los «paga» con «servicios».

La MUD y las fuerzas opositoras que la componen, nuestra fuerza laboral, las organizaciones de la sociedad civil no pueden seguir actuando como si en el país hubiera una normalidad democrática.

Hay que actuar desde el ángulo de que estamos ante un gobierno de facto, que Maduro y Cía son unosusurpadores.

Ante un gobierno de facto la misma Constitución Nacional establece y legitima las acciones a realizar para restituir la vigencia de la Constitución, entre ellas la de la Desobediencia Civil.

Luego hay que realizar el trabajo político de movilización para crear la conciencia necesaria para que la sociedad derrote a los usurpadores apelando a la Constitución Nacional.

[email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba