Opinión Nacional

Golpe, vacío o qué

Un caluroso abrazo a monseñor Reinaldo Del Prette y las bendiciones de mi madre desde el cielo

Hace cinco años fuimos testigos de la manifestación civil y pacífica más multitudinaria habida en Venezuela. Convocada de un día para otro más de un millón de venezolanos nos dimos cita en el este de Caracas para machar, inicialmente hasta la sede de PDVSA, en Chuao, en apoyo a los trabajadores de la industria petrolera despedidos arbitriamente por el propio presidente de la república y exigir un cambio radical en la conducción del país, incluida la petición de renuncia del teniente coronel. ¡Uh, Ah, Chávez ya se va!; “Urgente, urgente, un nuevo presidente”; “Al loco, al loco, al loco le queda poco”; “Democracia Si, Dictadura No” “No al comunismo”; “Castro y Chávez la misma cosa son”; Eran las consignas que en forma alegre ese río humano gritaba a todo pulmón. Gente de todas las clases sociales y económicas, de todos los sexos, edades y credos, de todas las ideologías y de todos los partidos. Un pueblo cansado de tantos desaciertos gubernamentales, de odios, amenazas, burlas, violaciones a la Constitución y leyes y deterioro institucional. Cuando alcanzamos el distribuidor de Altamira y extendimos la mirada hacia todas partes, la marea humana que vimos nos hizo erizar los pelos. Comentamos, hasta aquí llegó este señor y su tal revolución. Mucho antes de llegar al destino final inicial ya se oían los gritos de mucha gente de “pa’ Miraflores”. Iba acompañado de mi señora y unas amigas y personalmente no tenía intenciones de pasar de las Mercedes. No por nada en particular porque creía que marchar hasta el palacio de gobierno era lo mas normal del mundo en una democracia. Cuantas veces no se había marchado hasta ese sitio en los 40 años de democracia.

Buena parte de la marcha siguió derecho hacia el centro de la ciudad, sin ni siquiera haber oído a Carlos Ortega. Nosotros la abandonamos en las Mercedes y tomamos rumbo a nuestros hogares, convencidos de que el final del gobierno estaba muy cerca, sería cosa de horas que el teniente coronel hiciera lo mismo que hizo el 4F. Pero a las pocas horas todo cambió. Apenas llegado al apartamento y encendido el televisor vimos la primera imagen desgarradora. Un ciudadano tendido en el suelo, en el centro de la ciudad, con estertores de muerte. Luego otras y otras. Luego una cadena presidencial y en pocos momentos las pantallas partidas. En un lado el teniente coronel diciendo mentiras, insultando, amenazando, como siempre y en el otro lado las dantescas imágenes de gente corriendo, gritando, llorando, cayendo, heridos y muertos, ambulancias, policías y guardias nacionales disparando. Los teléfonos repicando. Dónde estas, dónde esta fulano, lo viste, están bien, cuidado, no salgan de la casa.

Entrada la noche, los rumores se hicieron más fuertes: se fue, renunció, lo mataron, esta preso. El control remoto se recalentaba de tanto cambiar de canales. Al filo de la media noche una cadena. El Alto Mando militar, muy circunspectos, presididos por el general trisoleado del momento, le anunciaban al país que ante tal situación se le había solicitado la renuncia “la cual aceptó”. La primera reacción fue de alegría. Al amanecer del 12, todo parecía en calma, aprovecho para escribir el paraninfo de ese próximo lunes. “Buen día Venezuela”, lo titulo y redacto: “Escribo esta columna en las primeras
horas del amanecer del viernes 12 cuando ya se ha consumado lo que tenía que ser. El Pueblo, así con mayúscula, en ejercicio pleno de sus derechos constitucionales y cívicamente dio al traste con esta “revolución pacífica”. Una inmensa emoción sentimos en este momento pero también una gran rabia y pesar por las vidas perdidas –o más bien ofrendadas en el altar de la nueva patria- en las últimas horas de esta pesadilla. Despertamos y debemos retomar el rumbo, aprendiendo de los errores y disparates cometidos, viendo hacia delante y a partir de hoy lunes comenzar a trabajar duro para reactivar el país. Los militares a sus cuarteles, los maestros y alumnos a las aulas, obreros y empresarios a sus puestos de trabajo, los curas a sus iglesias es decir cada cual a desempeñar el papel que le corresponde dentro de la sociedad, como debe ser, sin que ello signifique borrar lo sucedido no, quien cometió delitos que asuma su responsabilidad pero sin retaliaciones ni venganzas ni nuevos odios, enseñándole a los que nunca comprendieron qué significa vivir en democracia que democracia es dejar que las leyes funcionen y los tribunales decidan libre, autónoma y soberanamente, con libertad y respeto entre y para todos”
. Lo envío a la prensa. A media mañana me entero de que el señor Carmona sería el presidente encargado o interino o no se qué. A mediodía, en la casa de mi partido, me entero de una primera decisión del nuevo gobierno. Un decreto derogando todo. No acudo a Miraflores en protesta ante esta violación de la Constitución. Un amigo me dice “es que estas molesto porque a los adecos no los metieron en el gobierno”, no le respondo, solo lo miro. A partir del triste espectáculo de la auto juramentación y la lectura del esperpento de decreto, las televisoras entran en mutis. Quedamos desinformados. ¿Qué pasó en ese ínterin hasta que apareciera de nuevo el teniente coronel?

No sé si fue golpe de Estado o vacío de poder o qué cosa fue, solo sé que un pueblo salió a la calle y en el más hermoso de los actos democráticos, de protesta cívica y pacífica, en uso pleno de sus derechos constitucionales había dado al traste con ese desgobierno. Alguien en algún momento cambió las cosas. Hasta hoy la impunidad cubre lo ocurrido. Presumo que el teniente coronel es el principal culpable, que personeros del alto gobierno y miembros de la FAN son culpables, que Carmona y los redactores del decreto son culpables, y muchos otros tanto del gobierno como de la oposición. ¿Se sabrá algún día con nombre y apellidos? Mientras tanto el comunismo avanza a paso de vencedores.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba