Opinión Nacional

Gripe porcina y gripe asesina

El pueblo mejicano sufre los rigores de una nueva enfermedad. De manera súbita apareció en México una grave amenaza para la salud de su pueblo: la llamada “gripe porcina”, mal que tiene su origen en los porcinos y cuyo virus ha mutado para atacar a los humanos. Este novedoso mal se ha ensañado contra los mexicanos produciendo la terrible cifra de casi dos centenares de fallecidos. Ha provocado la suspensión de las actividades en escuelas, liceos y universidades hasta por lo menos el 6 de Mayo. Se han suspendido las actividades deportivas que conllevan reuniones de miles de personas en los escenarios deportivos. Se ha paralizado buena parte de la actividad comercial e industrial para tratar de frenar la multiplicación de los afectados y evitar nuevas muertes. A la vez el gobierno mejicano ha reaccionado de manera diligente y atiende a centenares de enfermos. A países tan lejanos de México como Australia y Nueva Zelandia ha llegado el virus de la gripe porcina. La Organización Mundial de la Salud ha subido el nivel de alerta ante la posibilidad de que la propagación de ese virus de lugar a una pandemia.

Afortunadamente en Venezuela no se han detectado casos de ese terrible mal, que como hemos dicho ha producido casi 200 muertos en México y alrededor de una decena en tierras lejanas. Pero el gobierno venezolano declara haber tomado “medidas preventivas” para evitar el contagio en nuestra población. Dos “expertos” gubernamentales en salud pública, los coroneles Mantiila y Carrizales, se apresuraron a convocar una rueda de prensa en cadena nacional (hasta dejaron participar a Globovisión), para anunciarle al país las “medidas” adelantadas por Ejecutivo de acuerdo a las instrucciones que sobre la materia les había dado el “experto sanitarista” Hugo Chávez. Y en lugar de ofrecer una orientación efectiva a la población, ambos burócratas convirtieron esa sesión, que se supone fuera de información en una sesión de alabanzas al régimen, a su caudillo y al “eficiente sistema nacional de salud” implantado desde la llegada al poder del Iluminado de Sabaneta (hay que ver que las tienen mal puestas pero bien rayadas!!!). Desde luego que ello no es de extrañar, todos los funcionarios de régimen carecen de iniciativa en los campos de la actividad gubernamental que les haya sido encomendada, y todos dejan claro que lo que hacen o dejan de hacer, lo hacen o dejan de hacer siguiendo las instrucciones del capo de la banda.

Pero resulta ridícula y contradictoria la aparente “preocupación” del gobierno ante la eventualidad de que algunos venezolanos pudieran perder la vida como consecuencia de la “gripe porcina”, lo cual parecería lógico en cualquier país con un gobierno responsable. Pero es difícil creer en la sinceridad de tal “preocupación” gubernamental, porque mientras los fallecidos por la “gripe porcina” en México y el resto del mundo, hasta la fecha, no llegan a 250, en Venezuela, solamente la semana pasada, la “gripe asesina” dejó un saldo de más de 200 muertos. Y ante este gravísimo problema de salud pública en que se han convertido los homicidios en Venezuela ni Chávez ni ninguno de sus acólitos ha dicho esta boca es mía en diez años de desgobierno.

En materia de acabar con la vida, la “gripe porcina” mejicana es juego de niños en comparación con la “gripe asesina” venezolana, que día tras día y sin descanso diezma a nuestra población, ante la mirada complaciente y cómplice del gobierno. Contra ella no hay tratamiento médico, quienes la sufren van de una vez al otro mundo. No hay medicina que valga.

Pero esa actitud, aparentemente indolente, del gobierno nacional frente a la “gripe asesina” forma parte importante de la política oficial, que estimula el odio social, con lo que persigue: 1.Que los venezolanos nos acostumbremos a ver esas muertes como hechos normales de la vida cotidiana, es decir que nos familiaricemos con la muerte. 2. La violencia desatada por el hampa, que es utilizada por el gobierno para agredirla, contribuye a aterrorizar a la población. En resumen odio, muerte, violencia y agresión que siempre han sido los pilares del régimen fascista-militarista que sufre Venezuela.

Este parapeto de la prevención de la llegada a Venezuela de la “gripe porcina “, que parece improbable, le ha servido al gobierno para desviar la atención de la población de las graves amenazas a la libertad y a los derechos de los venezolanos que representan la ley de propiedad social, la ley de tierras e inmuebles urbanos y la ley Sapo, con las que pretende este dictador de república bananera estrangular los derechos ciudadanos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba