Opinión Nacional

Guerra Chávez, llegó la hora

Chávez amenaza con meternos en una guerra, al más puro estilo de los militares suramericanos del siglo pasado, que buscaban una cuando el pueblo se cansaba de sus incompetencias. Tamaña irresponsabilidad la de Chávez.

Una guerra es lo más destructivo que le puede suceder a una nación y nuestro presidente la busca sin motivo alguno, es decir, el genera el motivo con la errada idea de que eso lo convertirá en un héroe nacional y de esa forma, saldrá del hueco donde está metido, por causa de su ineficiencia y la de los suyos. En su mente no existe otra cosa que destrucción y éste es tan solo otro de los métodos para lograrlo. Equivocado de largo a largo en su estrategia, arrima palabras de muy delicado uso, en una franca y abierta provocación a nuestros vecinos y a los fanáticos que lo siguen.

Llevar quince mil hombres a la frontera y promover acciones y movimientos militares, en un área donde sobra la tensión, es cómo encender un fósforo en un pastizal seco, en un descuido, arderá hasta la última brizna de esa paja. Los niños no deben jugar con fuego y esta actitud infantil, puede terminar quemándonos a los venezolanos de bien, que no deseamos, ni buscamos, ni apoyamos estos actos desmedidos y disonantes de un gobierno en decadencia. Pasaremos a la historia como una generación débil, estúpida y cobarde si continuamos en esta actitud observadora al tiempo que permitimos que Chávez nos tire a todos de cabeza por un puente, a cuenta del respeto a la pseudo democracia que mantenemos en este país. ¿En qué lugar de la Constitución dice que somos un país beligerante? y que haremos guerra a nuestros vecinos, bajo el pretexto de no estar de acuerdo con su política exterior. Los países que se dicen pacíficos, se defienden cuando los atacan, no atacan a otro por desacuerdo con sus ideas y políticas.

Algún tipo de enfermedad le está produciendo a nuestro presidente la perdida acelerada de popularidad, que lo empuja a actos locuaces, sin sentido y sin ninguna dirección clara. Algo me dice que la cosa no está bien puertas adentro y algo también me dice que estas demostraciones de fuerza, no están dirigidas al pueblo colombiano, sino que intentan contener una gran fisura en el dique que soporta a esta maltrecha revolución. Este circo, estos actos de la más pura bravuconería juvenil, que me recuerdan mis tiempos escolares, no parecen destinados a terminar con una pelea en la hora de la salida. Aquí solo se resopla -como caballo viejo- y se habla feo a los cuatro vientos, pero a la hora de la salida, nos quedaremos esperando por la pelea.

Si lo peor pasara y se iniciara una guerra con Colombia, vamos a pasar el trabajo pendejo. Los militares colombianos tienen prácticas acumuladas de guerra contra los grupos insurgentes colombianos, apresto operacional comprobado y capacidades, que exceden las nuestras por largo. Los juguetes bélicos de Chávez, comprados sin concierto alguno, no servirán de nada en una guerra contra los colombianos. Prefiero no hablar de los militares engordados a punta de dadivas y favores presidenciales.

Llegó la hora de que los venezolanos levantemos nuestra voz ante estas barbaridades, que de suceder, pagaremos con la sangre de nuestras juventudes, las mismas que necesitamos para recuperar a este país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba