Opinión Nacional

Guía práctica del opositor frustrado

Si luego de casi tres semanas, y mientras muchos empiezan a tararear alguna gaita, otros a imaginarse los excesos hallaquéricos decembrinos, y otros tantos a ejercer diversas, creativas y conscientes formas de evasión de la realidad, Ud., estimado(a) opositor(a) militante irreductible, demócrata a carta cabal herido(a) en su más profundo deseo de querer ganar el pasado 7 de Octubre, continua con un luto silencioso, con cara arrugada, sin poder entender qué fue lo que pasó ese día, con un sabor agridulce en su paladar disidente, ofrecemos a continuación, y por sugerencia especial de nuestro buen amigo Ángel Eduardo Montesinos, esta “Guía práctica del opositor frustrado”, como una manera de ayudarle a salir de ese guayabo extendido y ciertamente ingrato, y para facilitarle la adaptación a esta nueva realidad política electoral, y a la que continuará emergiendo. He aquí las recomendaciones:

-Evite utilizar, para referirse al gobierno, el término “régimen” (incluyendo algún énfasis en quienes lo pronuncian “rrrrégimen”). Utilice cualquier otro calificativo: autocracia posmoderna, modelo híbrido, petro-rebatiña populista, desgobierno castrocomunista, y el largo etcétera que se le ocurra. Pero no “régimen”, palabra que ha resultado ser medio pavosa. Clausurada.

-Todas esas cosas que Ud. le ha prestado a sus amigos o vecinos revolucionarios, ya es tiempo de que empiece a pedírselas. Esa máquina de cortar grama, ese kilo de arroz, ese sencillo para completar el mercado del vecino del frente, o esa novela, pida que se las devuelvan. Si, ellos pensarán que es un crudo y desalmado acto retaliativo, y aunque se lo digan, Ud. lo negará, y les dirá, si siguen insistiendo “pídanselas a su Presidente”. Ello calmará su guayabo. Un día. Pero algo es algo.

-Haga este ejercicio, dos veces al día. Párese frente al espejo, y repita 50 veces “No me van a expropiar la empresa…No me van a expropiar la empresa”. O repita 40 veces esta otra: “Ahora con el Satélite Miranda, me siento más seguro…Ahora con el Satélite Miranda me siento más seguro”. Si a mitad del ejercicio, le da un ataque de risa, o de llanto, o siente un fuerte dolor en el pecho, suspenda el ejercicio y retómelo el día siguiente con más repeticiones, y frases más contundentes como “A mi no me van a secuestrar”, o “En el socialismo, la plata me rinde más”. El poder mental y sus alcances le sorprenderán.

-Ese posgrado que Ud. pensaba hacer en “Planificación Estratégica”, o ese Diplomado en “Finanzas Globales”, postérguelo, o suspéndalo. Pruebe suerte en la Ruta de la Empanada, o en la “gestión comercial urbana, flexible e itinerante en espacios abiertos”, que muchos llaman buhonería. Deje la pena. Recuerde que eso de estudiar y prepararse y “mejorar cada día” es un lastre pequeño burgués y capitalista. No busque destacar. Si sabe algo, no lo diga. No reniegue de la mediocridad. Mimetízate en la ignorancia, y vencerás.

-Si su impotencia es gigante porque en su centro de votación, la oposición triplicó o cuadruplicó en votos al gobierno, pero perdimos nacionalmente, no se castigue más, ni reniegue de su condición. Piense tan sólo en cómo sería su vida (claramente, como el resto de sus compatriotas opositores) si viviera en una zona donde la proporción hubiese sido al revés, o distinta. Cierre los ojos y piense en ello. Terrible ¿Verdad? Es un consuelo balurdo, si, pero consuelo al fin.

-Cómo una manera de potenciar su tolerancia y el respeto a la opinión de los compatriotas que apoyan al Presidente Chávez, Ud. puede comenzar en su casa. Busque y mande a enmarcar en tamaño afiche, fotos de líderes conocidos del “proceso”. Iris Valera, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez. Si desea que la prueba sea intensiva y extrema busque también una de Mario Silva. Colóquelas en la cocina, en la sala, en el techo de su cuarto, en el pasillo, en el baño. Véalos, salúdelos, converse con ellos. Si luego de dos días los cuadros aun están colgados, y no engavetados, o en otro estado físico o químico, siéntase realizado, feliz, pleno, porque es ya un “Gran Maestro de la Tolerancia Nacional”. Puede postularse como mediador de paz en Siria, Profesor de Yoga, o quizá para Monje Budista.

Si luego de poner en práctica estas recomendaciones, Ud. sigue sintiéndose frustrado(a), deseche esta guía, reafirme sus convicciones y la idea de que va a votar este 16 de Diciembre, y las veces que sea necesario (y permitido) para lograr un cambio político, pacífico y democrático en el país.

@alexeiguerra

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar