Opinión Nacional

¿Hacia donde vamos?

Parece que caminamos hacia la nada, como dijo el periodista y escritor Armando Durán en su libro “EL AÑO DE LA NADA, fuimos a un proceso electoral en medio de todas las adversidades que imaginarse pueda alguien, sin ninguna de las condiciones que establecen las leyes electorales, donde se nos decía con insistencia que todo se debía a falta de tiempo para solicitarlas, todos sabemos que ganamos y que el actual jefe de este régimen es un ilegitimo y propiciador de ese gigantesco fraude electoral y por lo tanto un delincuente electoral, que estamos en un régimen de facto, castro comunista, donde son los cubanos los que marcan la pauta a seguir, un régimen de traidores a la patria, de corruptos inescrupulosos que su sola preocupación son los negocios y los desfalcos al estado sin importarles que mientras eso sucede es Cuba la que se va apoderando de Venezuela a pasos agigantados.

La noche del 14 de abril cuando Capriles públicamente desconoció el resultado de las elecciones y dijo que de inmediato las impugnaba y solicitaría una auditoría total , creímos seriamente que había un cambio total, pero empezamos a desconfiar cuando el otro día le pidió a la gente que no saliera a manifestar como ya estaba previsto que se marcharía hasta el CNE y se estaban preparando los comités de lucha, eso fue sencillamente una forma de desactivar a la sociedad civil que de inmediato volvió a verse sin lideres, los directivos de los partidos políticos y los de la MUD como siempre callados, se perdió la gran oportunidad y de nuevo la misma cantaleta que he escuchado centenares de veces, “esto se hace para salvaguardar la vida de la gente, para evitar que los grupos violentos del oficialismo ataquen a los manifestantes”, no yo creo que esto es sencillamente cobardía de todos los que se auto denominan directivos de los partidos políticos, si los que luchábamos en los años cincuenta hubiéramos pensado así, bueno aún estuviera en el poder el Perezjimenismo, éramos muchachos y nos enfrentábamos a la sangrienta y asesina Seguridad Nacional y a la no menos represiva Guardia Nacional, pero contábamos con directivos que en todo momento estaban a nuestro lado en todas las acciones que hacíamos en la clandestinidad. Alguien escribía por allí, que cuando la gente juega a la política y quiere ser directivo, tiene que tener la voluntad en su lugar, no se puede ser cobarde, se debe estar claro en lo que se mete y lo que se juega.

Si se desconoce el régimen de facto presidido por el ilegítimo Maduro y que ello fue la causa principal para que el golpista teniente retirado Diosdado Cabello ordenara el vil atropello contra los Diputados de la Unidad en pleno Hemiciclo de La Asamblea Nacional con los resultados que todos conocemos, si se solicita la impugnación del proceso electoral, se exige un reconteo de todos los votos, la revisión de todas las urnas electorales, de los cuadernos de votación y de la huellas digitales, en fin una auditoría total, como entonces se puede explicar que nos estén diciendo que hay que ir a votar masivamente a las elecciones municipales, que hay que ir a votar con las mismas condiciones existentes cuando los dos fraudes anteriores comprobados, a mi entender, todo esto es un TOTAL CONTRASENTIDO, si se va a votar en esas condiciones a las municipales estamos reconociendo al régimen, se está dando la vuelta completa a la página, entonces para que tanto cacareo con la impugnación, no se trata de abstención como tampoco de no perder espacios, se trata de buscar la verdad y aquí volvemos al título del boletín anterior, SE ES O NO SE ES, impugnamos y llegamos hasta el final o damos vuelta la página y aquí no ha pasado nada, pero que dejen de hablar pendejadas.

Nada pasará, porque sencillamente lo que se juega es demasiado y eso desde el principio debería haberlo sabido Capriles para no crearle falsas ilusiones a millones de personas, en el hipotético caso que llegáramos hasta el final de la impugnación, nos encontraríamos que hubo un gran fraude y por lo tanto Capriles ganó las elecciones presidenciales, ahora vienen las consecuencias de ello.

Los miembros de la directiva del CNE, sus cinco rectores, La fiscal General, La Defensora del Pueblo, La presidenta del TSJ y los miembros de la Sala Electoral, el jefe del comando de campaña de Maduro, Todo el Alto Mando Militar incluido el Ministro de la Defensa, el Ministro de Interior y Justicia, el jefe del Plan República y su Estado Mayor, La directiva de La Asamblea Nacional y los Ministros, se convierten en delincuentes, todos son cómplices directos del fraude y como este es un delito de lesa humanidad, todos son reos de ese delito, pero nos encontramos que Nicolás Maduro es tan delincuente como todos los anteriores con el agravante que el mayor beneficiario del delito es precisamente él, y como este es un delito de lesa humanidad y de traición a la patria, ya que con este triunfo fraudulento se esta beneficiando a un país extranjero invasor, no se puede hablar de borrón y cuenta nueva, todos tendrían que pagar y para todos el destino es la cárcel.

Ahora bien, ponemos los pies sobre la tierra, ¿Dónde están los líderes con arrestos suficientes para hacerse cargo de una situación de esta magnitud? ¿Están preparados los directivos de la MUD, para ponerse al frente de una situación como esta?, habría que preguntarse si esto lo desean de verdad los directivos de la MUD, los directivos de los partidos políticos que hacen vida allí y que verían sus negocios venirse abajo. ¿Estará de acuerdo con esto el señor Teodoro Petkoff y su nefasto grupo de la colina, que tanto daño le ha hecho al país y a la democracia?.

Si de algo estoy seguro es que nunca he sido pesimista y los que me conocen saben que es así, pero estas cosas hay que plantearlas así crudamente con la realidad de lo que está sucediendo, ese eterno guabineo, ese eterno de no decir nunca la verdad completa, siempre mentiras y medias verdades, el eterno pensar de esos seudos dirigentes políticos que solo ellos son dueños de la verdad y que lo que ellos consideran la masa la pueden manejar a su capricho y antojo, no terminan de entender que hay una sociedad civil que hace tiempo ha despertado y que no quiere su desleído liderazgo y que rechazan la conchupancia constante de sus negociados, tampoco yo pretendo ser dueño de la verdad, bien lejos estoy de ello, soy un demócrata que pienso y siento que la verdadera democracia está en la libertad de pensamiento y de expresión, en el libre juego de las ideas de cada quién y en el constante dialogo, no creo en los monólogos porque pienso que eso es signo de dictadura. Cada quién tiene que sacar sus propias conclusiones y buscar su propia verdad.

Me voy a permitir recomendarles la lectura de dos libros de ese gran Periodista, Escritor y Diplomático Armando Durán, “Venezuela en llamas” y “El año de la nada”.

 

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba