Opinión Nacional

Hacia un histórico 3D

Cabe preguntarse si a estas alturas la oposición, toda la oposición, estará plenamente consciente de que la próxima fecha electoral del 3D será histórica, quedará en la memoria del país más que el 23 de enero o el 11 de abril.

Ese día nos jugaremos a todo o nada, y con árbitro vendido, la última carta para deshacemos del 26° militar presidente devenido en peligroso y delirante déspota, o para seguir siendo sus súbditos por decenios (como en Libia, Argelia y Túnez) hasta que logre dejar el país, su economía y el alma de su gente en las mismas ruinas que en La Habana, Lagos o Pionyang. Con árbitro vendido, y contra un candidato-presidente que abusa escandalosa y ávidamente de nuestras riquezas y de su posición dominante para asegurarse la reelección. Difícil apuesta, ¿no es cierto?; pero la historia rebosa de David que vencieron Goliat; un 40/60 no es nada imposible de reversar, y Chávez se metió en arenas movedizas, más se agita más se hunde.

Los abstencionistas quedan cordial y firmemente invitados a una segunda y menos impulsiva reflexión: al igual que las huelgas generales (como decía G. Sorel), las abstenciones tienen algún chance de incidir en la historia sólo cuando son radicalmente totales, sin un solo esquirol, lo que no será de toda evidencia el caso; por tanto, su no-voto realengo no pesará absolutamente nada como ingrediente desestabilizador del chavismo y más bien favorecerá a éste; las democracias observadoras sólo levantarán la aritmética de quien gana y quien pierde, con las eventuales abstenciones de acotación marginal. Recordemos además, a quienes aún sueñan con una importante abstención que pueda conmover la comunidad internacional hasta un punto de ruptura: 1°, que los cubanos llevan más de cuarenta años esperando inútilmente ese día (y Fidel no tiene petróleo), y 2°, que su abstención del pasado año permitió al autócrata instalar democráticamente un auténtico soviet en el Capitolio…y no pasó absolutamente nada. Claridad entonces: con o sin pañuelo en la nariz, todos a votar y a escudriñar simultáneamente al árbitro, porque si esta vez hubiere trampa manifiesta o el autócrata no quisiere traspasar el mando, entonces sí el militar levantisco nos habría embarcado en una guerra civil.

Lo que nos espera si Chávez se reelige ya no es materia de especulaciones. En un espléndido acto fallido de novato, Evo Morales ha declarado en estos días (citamos de memoria): “Agradezco al compañero Fidel sus magníficos consejos; en una ocasión nos recomendó a Hugo y a mi que debíamos perseguir sus mismas metas, pero que no lo hiciéramos como él, sino en democracia…” Como el soviet del Capitolio o el CNE, pues: servilmente a las órdenes del teniente coronel, modelo Stalin, pero democráticamente electos para que occidente calle y consienta. “Socialismo del siglo XXI”: castrismo con lubricante, apretando implacablemente cada día una tuerquita más. No importan sus estruendosos fracasos previos en cuarenta y siete países cobijados por la segunda potencia del mundo, nuestro “salvador del mundo” piensa insistir y lograrlo. Cuando los responsables del bicentenario bolivariano publicaban antologías mitologizantes del prócer con títulos “La Esperanza del Universo” y similares, no sabían qué cuervos estaban criando.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba