Opinión Nacional

¿Hacia un tipo de régimen totalitario?

» Ahora, a gobernar». «Comienza el tiempo de la solución de nuestros problemas».

«Ya no tienen excusa para no dedicarse a enfrentar la grave situación nacional».

«Llegó la hora de volcarse a la recuperación de la economía». Estas afirmaciones, provenientes de diversos campos y sujetos de la sociedad, han abundado desde que fue efectuada la multielección del 30 de julio. Y con ellas se expresa, según los diferentes tonos y contenidos, que Chávez debe, o puede, o quiere dar un viraje en cuanto a la atención de los asuntos económicossociales.

Distintas a las señaladas son las apreciaciones que hemos venido haciendo determinados políticos, analistas y comentaristas. Sabemos que el Gobierno se ocupará más de tales asuntos porque eso comporta ahora una necesidad política de primordial importancia, pero estamos convencidos de que el chavismo mantiene aún entre sus principales objetivos la ocupación de nuevas áreas de poder, a fin de extender al máximo su dominación. Y acerca de esto hemos hecho insistentes y categóricas advertencias.

Desgraciadamente, lo que viene sucediendo demuestra que, aun cuando nos sabe amargo, tenemos razón.

La Asamblea Nacional es un mero instrumento del oficialismo, por lo cual está actuando y actuará a fin de que se cumpla la ocupación que éste persigue. Pronto serán adoptadas las decisiones -violatorias de la Constitución vigente- que permitirán ampliar el control sobre los Poderes Públicos Nacionales distintos al Ejecutivo y el Legislativo.

Pero ya se ha puesto en marcha un nuevo plan de copamiento, que traspasa los límites del aparato institucional del Estado. Ese plan se orienta a crear una red de organizaciones «revolucionarias» en el terreno de la sociedad civil.

En la reunión de la llamada «Fuerza Bolivariana de Trabajadores» -celebrada el pasado fin de semana- Chávez apuntó, con el vulgar lenguaje prepotente de siempre, los propósitos y los medios de alcanzarlos. «Ustedes se están preparando -dijo a los asistentes- para hacer un tremendo equipo de combate, porque a la CTV vamos a demolerla». A los dirigentes de esa organización les advirtió que «… lo que les viene es candanga con burundanga». Y anunció la «democrática» creación -que estará bajo la inmediata dirección de un semidictador y se apoyará en los múltiples recursos que posee el Gobierno de la Federación Bolivariana de Trabajadores.

Muchas otras «organizaciones bolivarianas» de la sociedad civil entrarán próximamente en proceso de fundación. Con todo eso se quiere encaminar la «revolución» al establecimiento de un tipo de régimen totalitario. n

Profesor y político

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar