Opinión Nacional

Hacia una decisión necesaria obligada

Lo que se ha dado en llamar Proceso Revolucionario Pacífico o Revolución Pacífica puede quedar desmontado el 28M-2000. A partir de estas elecciones, debe repensarse la proyección de lo que surgió como un movimiento puesto y dispuesto por el colectivo social pueblo el 27F-89. La acción popular fue detenida por los poderes constituidos, con la plena utilización de la represión masacradora. Con ello queda establecida la disposición del orden para avanzar en la liquidación de los descontentos-protestas que adquieren carácter subversivo-desordenador. El 27F-89 fue aplastado groseramente el reclamo pero quedó vivo su contenido, sentido y mensaje. De allí que nadie se atreva a ver ese momento como un simple estallido emocional al cual se le aplica la fuerza de las armas y se le liquida para siempre. El 28M-2000 no podrá liquidarlo.

El 27F-89 abrió la brecha de la inestabilidad

El 27F-89 es leído por las clases del poder como un gran y poderoso aviso. A partir de esta experiencia se adquiere la más clara conciencia de las perforaciones que registra el orden todavía vigente. Se sabe ahora que, o se procede a buscar urgentemente los remedios o el remolino popular podrá volver a insurgir contra los dueños de siempre y arrancarles buena parte de lo que son sus pertenencias. Entonces todos estuvieron de acuerdo en la necesidad de asesinar a todo aquel protestatario que no atendiera la voz de alto, para dar de esa manera el ejemplo y hacer saber de la disposición a defender lo que se tiene hasta con la muerte del atacante. En el país quedó establecida una inestabilidad que es el producto de la ingobernabilidad y la incertidumbre que deja planteado aquel movimiento y que terminará por tragarse el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez.

La descomposición alimentó el proceso conspirativo

Después del 27F-89 este régimen no pudo volver a levantar cabeza. Los poderes llegan a la convicción de que no podía garantizar la permanencia y pervivencia de las instituciones en las cuales estaban inscritos sus intereses. Esta es una opinión que se fue extendiendo hasta forjarse como una poderosa matriz. Sin embargo, se hacía necesario mantener el orden institucional hasta que llegara el momento de producir el cambio por las vías pautadas por el ordenamiento democrático. Pero la propia descomposición-degeneración reinante alimentó el proceso conspirativo que venía formándose desde comienzos de los 80. Un movimiento que crecía rápidamente y que se liga al cuadro de crisis planteado en el país. Las propias circunstancias hacen posible que la conspiración tomara cada vez más espacio. Y cuando este movimiento se impone, cuando ya se ha liquidado a CAP y su entorno, comienza a recibir solidaridad.

Un fracaso militar que se constituyen en victoria política

Su intento fue fallido en lo militar, pero tiene consecuencias políticas inmediatas. En general puede decirse que al colectivo no le importaba la identidad de la figura que estaba al frente de la conspiración. Lo único importante es que se produjese una situación que acabara por sacar del juego al presidente CAP, en quien nadie creía. Cuando Chávez aparece ante la opinión pública no se le conoce pero todos sienten que tanto él como la comunidad de golpistas tiene un puesto reservado en la futura condición del país. Es indudable que de este movimiento deben salir líderes nuevos, voces acordes con las exigencias de este tiempo. Pero era necesario cuidar la forma. La nueva generación militar había insurgido violentamente, en términos de golpe de Estado y esto debía ser castigado en los términos que lo establece la Constitución y las leyes.

El vacío de liderazgo conduce a aceptar a un hombre de la «vieja política»

Por ello a la hora de las cuentas para la sucesión presidencial se hallaron con la carencia de una figura que gozara de libertad y que tuviese estatura presidencial. Por tanto, ante este vacío de liderazgo, la escuela en formación se vio obligada a admitir la candidatura de un hombre de la ‘vieja política’, que el 04F-92 se solidariza con el movimiento de desconocimiento de la constitucionalidad. No se le puede pedir a la pobreza que salga a defender a un gobierno que lo mantiene en la peor condición. Caldera se hace presidente con el beneplácito-apoyo de los golpistas. Era la garantía del sobreseimiento de la causa. Cada quien alcanzaría la libertad y pasaría a la vida política. El gobierno Caldera no pudo alcanzar metas que permitieran mejorar la situación general del país. Las esperanzas-reivindicaciones populares siguieron postergadas.

El espectáculo de la «revolución pacífica»

Luego de su pasantía por el mundo de la abstención, Chávez y su ‘equipo’ pasan a considerar la vía electoral. El propósito consistía en intervenir en el proceso electoral del 98. Mucha gente de su movimiento se separó ante la aprobación de un instrumento: el Movimiento V República. Con el agotamiento de la ‘política tradicional’ se abre espacio para los nuevos cuadros. Los titulares abandonan sus cargos y los suplentes pasan a ocupar posiciones privilegiadas. Una vez allí tienen dos posibilidades: alzarse contra los poderes constituidos, con miras a crear una nueva realidad o, simplemente, crear una especie de ficción, teatro o espectáculo revolucionario. Aquí parece estar ubicada la ‘tesis’ de la ‘Revolución Pacífica’. Una ‘revolución’ que hace gala del pacifismo como carta de presentación de lo que es capaz. Es como pensar y admitir que el explotador se decida a repartir, en favor de la paz, hasta el último céntimo de sus ganancias. Esto es un absurdo.

Aquí prevalece el modelo puntofijo

Y precisamente, en la medida en que ha avanzado la acción de gobierno, presidida por la prédica de la “revolución pacífica”, se ha puesto de manifiesto la limitación del proyecto: nada o muy poco se ha logrado en términos de revolución. Aquí sólo existe la continuación del esquema democrático. Prevalece exactamente el modelo puntofijo. El cuadro político-partidista agotado se le ha querido sustituir por nuevas organizaciones que en sus primeras manifestaciones dan muestras de identidad con aquellas formas y procedimientos. Pero lo que se debe observar muy claramente es lo que significa el cuadro político emergente, comandado por Chávez, en medio de un escenario gobernado por la crisis y el agotamiento-vacío de cuadros-lideres.

Una revolución pacífica para que no se produzca el estallido social

Luego del aporte final Caldera, no se tiene idea sobre el camino a seguir. El régimen hace esfuerzos por mantenerse. Por ello echa mano de Alfaro Ucero, Salas Romer o Irene Sáez. En alguna medida en ellos prevalece la vieja política directamente o a través de la organización que los apoya. Chávez significa la nueva imagen, la otra política, sin compromisos con los partidos del régimen, ni con las políticas gastadas. Se presenta como una figura contraria a los partidos y a toda politiquería. Su principal misión es atacar la vieja política y luchar por las reivindicaciones populares. Se impone adelantar una “Revolucion Pacífica” que impida el estallido violento. Venezuela –se dice-es un polvorín. Para que no estalle debe haber esa “revolución”. Esto quiere decir que los adinerados deben participar en los planes de justicia social para contrarrestar la pobreza e impedir el desarrollo de su potencial violento.

Salvaguardar el mismo regimen

Esto es lo mismo que se hace en tiempos del primer gobierno de CAP, cuando llama a invertir en la pobreza para impedir el estallido de la violencia. Entonces convierte su política en un muro de contención en nombre de la paz y la tranquilidad. Era necesario salvaguardar el régimen vigente. A la hora de Chávez candidato no puede ser mayor la desesperación popular. La gente está en estado de desesperación social. Hay recursos-inclinación para una sublevación que permita imponer cambios radicales. A la altura del diciembre del 98 o enero del 99, hay condiciones para la movilización y realización de muchas operaciones. Pero la nueva dirección insiste permanentemente en la ‘revolución pacífica’ que impida la revolución violenta. Chávez no tiene empacho en declarar que se inspira en las tesis de la tercera vía de Blair o en el pensamiento de John F. Kennedy. “Aquellos que hacen imposible una revolución pacifica, harán inevitable una revolución violenta”. Es evidente que la prédica de Chávez está dirigida a crear las condiciones mínimas indispensables para enfrentar toda posibilidad de estallido revolucionario. En los últimos días se habla de contrarrevolución. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

El surgimiento de la disidencia ante la «revolución pacífica del jefe único

Y en medio del mundo de enfrentamientos que ha habido, ante el ‘fenómeno’ en que se convirtió el máximo dirigente de la “revolución”, ante el personalismo-caudillismo, la “revolución pacífica del jefe único”, ante la figura y su entorno que todo lo puede, lo aprueba y lo tapa cuando hace falta, ante la aparición de la corrupción en las manos y la conciencia de quienes se dicen de la ‘república de los honrados’, surge la voz y la acción de la disidencia para intentar mostrar sus puntos de vista contrarios a todo cuanto se actúe desde la perspectiva bolivariana que dirige el Cdte. Chávez. El señalamiento es terminante, aunque poco convincente: rescataremos el programa e ideal bolivariano que fueron abandonados por este gobierno. Pudiera pensarse que los militantes de la ‘Venezuela Digna con Arias’ se proponen ser profundamente bolivarianos, es decir más bolivarianos que Bolívar y que Chávez. ¿Se plantea acaso un debate radical, enfrentado a los grandes poderes constituidos? ¿Significa Arias la revolución auténtica sin calificaciones ni mediaciones? En la actualidad no es lo que percibe la mayor parte de la gente a nivel popular. En general se dice y piensa que son la misma cosa y que los problemas se deben a que están peleados, pero en términos de peleas mellizales. No se observa diferencias ideológicas, políticas o burocráticas. Por ello hay que decir que este es un movimiento en el cual prevalece lo emocional. Este es, sin duda, el mayor rasgo de una historia en la cual lo dominante no son las políticas (económicas, sociales, militares, administrativas, monetarias, internacionales, deportivas. Fronterizas, etc.) sino las emociones. Lo importante no es, entonces, realizar un proyecto de país sino aumentar y consolidar sentimientos y emociones.

Nuevas cúpulas para la misma corrupción

Ubicados en este marco puede entenderse lo que ocurre a partir del 04F del 2000. En este momento estalla un movimiento aluvional que sorprende a la casi totalidad de los analistas. Y mucha más sorpresa ocurre el 10 del mismo mes en Maracay cuando luego de haber perdido ante sus compañeros, quienes consideraron (14 a 2) que no debía lanzarse. Esto lo hace pero no en forma solitaria. Se supone que para este momento ya hay factores que obligan a mucha gente a apartarse de Chávez. Su estilo y política excluyente se corresponden con una realidad que no existe en el país. El mandatario abre frentes de pelea contra sus enemigos, las cúpulas podridas, pero no para crear una estructuras políticas sin esas tales cúpulas sino para cambiar aquellas por unas nuevas: las cúpulas del partido emergente y ahora en plan de gobierno, el MVR.

Chávez ya no garantiza la gobernabilidad

Es además un gobernante que hace gala de la más considerable prepotencia y que es portador, a la vez, de una acentuada confusión: no sabe qué es exactamente lo que quiere ni hacia dónde va. Por ello es que no garantiza la seguridad, gobernabilidad y estabilidad. La incertidumbre está regada entonces por todas partes. Y ello impone, a la vez, un cuadro de limitaciones: las inversiones extranjeras no se pueden sentir seguras en un país en el cual se amenaza con una revolución pacífica, pero se actúa con toda la carga de violencia verbal que utilizan los vencedores para referirse a las ‘crápulas vencidas’. Es una permanente declaración de guerra en medio de la búsqueda y establecimiento de una revolución pacífica. La contradicción es acentuada y materialmente insostenible. Este es el cuadro que está planteado hoy en este expaís. El cuadro frente al cual se sitúa la gente a la hora en que se le dice que escoja la figura a quien quiere tener como presidente por el próximo período constitucional. Planteado de este modo no deja de referir un elemento de interés histórico: hace apenas días era materialmente imposible que el Cdte. Chávez pudiera tener alguna oposición de peso en estas elecciones. Y plantearse que pudiera salir derrotado era materialmente inconcebible. Por esto le auguramos tanta importancia a la Historia del 28 de Mayo. ¿Qué va a ocurrir este día? ¿Cómo negar que en esta fecha se cierra el ciclo que hizo posible el juego a la ‘revolución pacífica’? A partir de estas elecciones, al no tener Chávez y su entorno, en caso de triunfo, todos los poderes, no podrá seguir alimentando y jugando a la revolución. La única posibilidad de subsistencia sería en el marco de la democracia-formal-representativa-participativa. ¿Pero cuáles son los escenarios que podrían estar presentes en este 28M-00?

El primer escenario violento

El primero contempla el triunfo de Chávez por escaso margen. El adversario acusaría la existencia de fraude debido a la parcialidad del CNE y la existencia de ‘ilícitos electorales’. El clima de tensión subiría considerablemente, al producirse la respuesta del sector gubernamental. La calle podría ser el escenario para dirimir las mutuas acusaciones. Por un lado, los supuestos autores del fraude y, por la otra, los ‘traidores’. Esto podría conducir a una creciente situación de violencia que se vería alimentada por el descontento que existe a nivel laboral-sindical y entre los desempleados y subempleados. Para detener esta violencia el gobierno estaría obligado a aplicar la represión abierta. En este momento pueden ocurrir eventos imposibles de predecir. Un muerto a manos del aparato de seguridad del Estado, en un ambiente político de contradicciones–enfrentamientos podría hacer crecer hasta límites igualmente imprevisibles la violencia.

La salvación de la «revolución pacífica» podría estar en la fuerza

¿Y dónde iría a parar todo esto, si tenemos en cuenta el empeño del gobierno de adelantar su ‘revolución pacífica’? El gobierno se sentiría inclinado, por no decir obligado, a sacar el mejor provecho de la situación planteada, dado que los resultados obtenidos significarían, precisamente, la liquidación de la “revolución”. Porque el gobierno estaría en lo sucesivo limitado-controlado por la oposición, al no contar en la Asamblea Nacional con los 111 escaños que se requiere para aprobar materias fundamentales. Y ante la necesidad-obligación de tener que actuar con ‘los traidores’ intentaría sacar provecho a la violenta, confusa y peligrosa situación planteada. La salvación de la ‘Revolución Pacífica’ estaría en la fuerza. Esta sería la única manera de salir de un cuadro de triunfo sin triunfo. Y la gran salida podría ser el autogolpe. Pero ¿hasta qué punto hay ‘disposición exterior’ (USA) y demás poderes ‘nacionales’ para aceptar semejante actuación? ¿Tendría el presidente fuerzas militares para darse su golpetazo? Para esta fecha no se ven esos militares capaces de adelantar el rompimiento con el Estado de Derecho para crear la situación de la política-abismo. La única salida viable para el gobierno, en este escenario, es conformarse con el triunfo sin triunfo, dejar atrás su esquema de ‘revolucionario’ y apegarse a los lineamientos de la llamada ‘democracia formal, representativa y participativa’.

Solo una mayoría aplastante dejaría con vida a Chávez

El segundo escenario considera el triunfo de Chávez por amplio margen y conduce a los derrotados a aceptar los cómputos y reconocer el triunfo del adversario. Sólo y en la medida en que obtenga la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional y un grupo importante de gobernaciones se podrá hablar de una ‘revolución pacifica’ que prosigue. El tercer escenario presenta el triunfo de Arias. Ante este resultado advendría la protesta del chavismo contra el “traidor Frijolito II” que representa la contrarrevolución, AD, COPEI, Proyecto y demás fuerzas de la ‘reacción’. De haber respuesta se presentaría un cuadro creciente de violencia que si no cede ante la aplicación de la represión puede terminar en un golpe para mantener a Chávez en el gobierno o para respaldar el triunfo obtenido por Arias.

En este país nunca es descartable el acuerdo nacional

El cuarto escenario está definido por la posibilidad de un acuerdo nacional entre las tres parcialidades, para evitar la confrontación y establecer un pacto-acuerdo samanguerista, como los tantos que ha habido a lo largo de la historia de este expaís. Este acuerdo es difícil a estas alturas por lo exacerbado de los “odios mellizales” y por las acusaciones de corrupción que establecen cada vez mayores distancias. El quinto escenario considera la posibilidad de un golpe militar en plena campaña, ya negada la propuesta del Acuerdo Nacional y para impedir la violencia-anarquía y garantizar la paz y la tranquilidad. En este caso, los generales se comprometerían a llamar a elecciones en un plano de igualdad y con absoluta garantía de imparcialidad. No se descarta en este caso las protestas populares y la correspondiente aplicación de la represión. En este clima de recalentamiento-tensión, un incidente, como el asesinato de un manifestante, puede dar lugar a eventos impredecibles. Es necesario ratificar que estos escenarios son vistos el 28-04-00 y pueden cambiar en las próximas horas, a medida en que se defina y precise el panorama electoral. Uno de los más violentos que ha habido en este expaís y en el cual, además, se ha puesto a andar, una vez más, la maquinaria-dominación para liquidar definitivamente el espíritu de combate del 27F-89. ¿Logrará el 28M-2000 acribillar al 27F-89? El 27F-89 parece estar dispuesto a combatir hasta la auténtica liberación del colectivo-pueblo-pobres-revolución.

Insistiendo

· La foto en la cual se presenta al señor presidente jugando a la perinola mientras hablaba, en un acto oficial, el Embajador de la República China (Tal Cual, 26-04-00,p.1) es la mejor demostración de la perinolocura que rige este gobierno. · Pero la enajenación (locura) no es lo que lleva a las dos grandes suspensiones: no ha habido más utilización del uniforme militar y se suspendieron la clases de Etica en la Academia Militar. · La Fiscalía: ¡el dedo que no fue! Es decir, que no todo nombramiento es absolutamente incondicional. La situación del Fiscal es difícil: son demasiadas las pruebas para escurrir el bulto. Demora su decisión, sin mayor justificación, ¿Será que espera que ocurra un milagro? No es difícil establecer la repercusión política de una solicitud de allanamiento para Don Luis Miquilena. ¿Podrá demorarlo más allá del 28-05, sin perder credibilidad? · Hay personas que estuvieran vinculadas con la Disip, que aún tienen la chapa y otras identificaciones, y andan haciendo allanamientos sin orden judicial. Así lo declara el director del cuerpo (Unión Radio, 28-04-00) Cuesta trabajo imaginar el camino que se ha seguido para montar el dimensional relajo que está armado en los cuerpos de seguridad de este expaís. · En dos horas y media de cadena –viernes 28-04-00, el señor presidente no dijo la expresión Cavendes ni puso como ejemplo empresarial al exconstituyente y militante del MVR, Luis Vallenilla.

· Ahora descubrieron que no saben cuándo se instala el gobierno electo el 28-05. Y como la Constitución dice que es en enero, el Jefe de Estado anunció, en la cadena del 28-04, que completará un primer gobierno de dos años e irá al segundo a partir de enero del 2001. ¿Aspirará a un tercer gobierno no contemplado en la Carta Magna? ¿Hará en su momento la respectiva reforma constitucional? · En esta cadena no nombró a Frijolito II. es posible que haya renunciado a la jefatura del campaña del Comandante Francisco Arias Cárdenas. · Nuestro Jefe de Estado tiene en el actual Jefe de estado cubano uno de sus principales asesores. Qué lástima que no sabemos por dónde anda el Fidel de la II Declaración de La Habana. · En ningún momento de su historia los órganos de seguridad, la PTJ y la Metropolitana en particular, ejecutaron tanta gente, para ubicarlos en el renglón de ‘abatidos’. Y ahora con la orden ministerial de “plomo contra plomo”, la idea es matar hasta extinguir la delincuencia. ¡Mayor atraso no existe en el mundo entero! · Las últimas doce horas de Aló Presidente estuvieron dedicadas al Comandante Arias, el Traidor, FrijolitoII. Sin duda una candidatura importante a la cual su jefe de campaña le da todo el reconocimiento que reclama.

· La Fundación UCV está preparando un Estado Contable a Proserfacica para demostrar que en esa empresa ocurrió una quiebra, un desfalco pero que no se perdió ni un céntimo. Para que no haya prueba en contrario, destruyeron los archivos. ¿Será posible que algún día se establezcan responsabilidades en este caso? ¿Tendrá el Consejo Universitario el valor-decisión de llamar a la Contraloría General de la República para que estudie la situación de los bienes y la administración de la UCV? Si llamaron la policía contra la violencia que adelantó un día aisladamente un grupito de estudiantes liceístas ¿por qué no llamar a la Fiscalía para que adelante una auditoría a la UCV? · El lunes 08 de mayo, a las 6 pm, en la Sala “E” de la UCV, la CPT continuará el debate sobre la resolución del Consejo Universitario que llama a la policía a ocuparse de establecer el orden quebrado por las armas. Ya la UCV está intervenida por las fuerzas parapoliciales. Esto se dejó pasar. Ojalá y ahora no nos convirtamos todos en policías. El estudiante Noel Cisneros fue el único voto negativo en el CU contra la medida, que no creemos que alguien se atreva a exhibirla como un homenaje a los Doctores Pizani, De Venanzi, Bianco y Neri, incondicionales de la autonomía y de la condición de universitarios.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba