Opinión Nacional

Hágale la prueba acida a su candidato

Pregúntele luego si un régimen de opresión política, como el de Chávez, sostenido por una casta delincuencial, entregaría voluntariamente su poder omnímodo, siendo que les ha hecho potentados e impunes de sus crímenes ante cualquier ley. Pregúntele si Chávez y sus conspicuos conmilitones deben ser juzgados en Tribunal Penal Internacional de La Haya, como propuso Diego Arria, quien ya inicio el proceso de presentación de pruebas. 

Si su candidato empieza a guabinear sobre la segunda pregunta y se desliza hacia argumentos que le suenan superficiales o de justificaciones para incautos, entonces no le crea cuando le dijo que el 11 de abril fue grandioso. 

Porque nada cuesta posar de grandilocuente luchador, sobre la paginas del pasado opositor, cuando aquí se peleaba por sacar del poder a Chávez, pero ahora se defiende el discurso baboso, de que el transito hacia un nuevo régimen debe solo pelearse en el terreno que dictamine el CNE chavista y los poderes secuestrados por el dictador. 

Si a usted le explican, que con astucia compraremos a chavistas que salten la talanquera en la Asamblea Nacional, para obtener la mayoría que nos permita fundar un cambio real del poder, después del 7 de octubre, sepa usted que no solo le están vendiendo una quimera para tontos, sino además un contrabando, porque en realidad, nada sólido puede construirse haciéndose rehén, ese gobierno naciente, de unos apandillados venales. 

Pero así piensan los partidarios de esa “alternancia” del poder, porque en realidad opinan como si fueran parte de un régimen que les es común con Chávez, y desterraron la idea y la necesidad que este despotismo debe ser desalojado por una rebelión cívica, aunque quizá, necesariamente antes, debe imponerse que el voto de la mayoría debe respetarse, impidiendo el fraude sistemático. 

Si usted apoya a quien le proponga que esto es “pan comio”, porque la victoria electoral permitirá construir miles de escuelas y millones de casas y autopistas iluminadas etc y NUNCA le explicaron que primero hay que sacar la ladronera del poder, mediante la rebelión civil, que comienza con impedirles que nos impongan otro fraude, y con la relegitimación de TODOS los poderes y la restructuración de la cúpula militar, separando a delincuentes, a usted lo están engañando o lo que es peor, tomándolo por tonto. 

Si usted puede creerse el cuento de Capriles, de López y de Pablo Pérez sobre que este camino electoral es fácil como coser y cantar, hasta verse puestos la banda tricolor en el pecho, por un Chávez rechoncho y casi feliz demócrata, convencido de entregar el coroto, entonces es usted victima de una soberana mamadera de gallo, de no ser por lo patético que nos resulta ver que todo esto representa una patraña de quienes decidieron creer que ellos son los listos y que al resto de los venezolanos hay que tratarles, no ya como niños, porque ahora son muy pilas, sino como una sub-raza de embelesados fanáticos de una nueva religión de descerebrados. 

Pregúnteles que prefieren, si aquella oposición que peleaba por sacar al déspota del poder, o esta que anda en guerra permanente por ponerle la mano a alcaldías y gobernaciones, esperando 15 y ultimo los cheques que firma Chávez, para entregarlos a sus decenas de miles de empleados públicos, controlados como clientela y chantajeables engranajes de maquinarias. 

Una de las mayores muestras de estas ofertas engañosas , para quienes ellos consideran la sub-raza, es plantearnos programas de Alcaldes, mientras compiten para la Presidencia de a republica, en un país desecho y al borde del estallido político y social, arrastrado a escenarios de conflictos mundiales por este irresponsable y de ñapa sin poder explicar el destino de por lo menos 300 mil millones de dólares, que no aparecen en ninguna contabilidad y con 160 mil millones de dólares de deuda. 

Solo falta una cuña, un día de estos, donde Capriles, o los otros le ofrezcan a usted un eficiente destape de su poceta o cañería, si en su hogar padece este tipo de accidente. 

La oferta de Diego Arria NOS TOMA EN SERIO, propone imponer la victoria contra el plan de fraude, propone disuadir a los chavistas de la tentación de no querer entregar el poder, propone desmantelar esta piltrafa de régimen y propone sin relección presidencial y con una duración de máximo tres años, una TRANSICIÓN que reordene el país, donde luego la muchachada pueda lanzarse para sus planes de fantasía, en un país que ya haya superado esta barbarie política. 

El debate es sencillo pero extremo. Solo Diego Arria propone una transición que implica desmontar el poder chavista, ESE ES EL UNICO PLAN REALISTA. Luego podremos hacer viable las autopistas que soñamos con Leopoldo, las miles de escuelas que soñamos con Capriles, los centenares de miles de jóvenes estudiantes becados con Pablo Pérez, o vernos dirigidos por una futura brillante presidenta como María Corina, en este país todavía machista hasta los tuétanos. 

Ellos proponen una alternabilidad con el chavismo como si estuviéramos en un régimen democrático normal. 

Solo Diego Arria ha tratado a los venezolanos como adultos y les ha puesto frente a la responsabilidad de usar el arma electoral, para empezar a desmontar este régimen de oprobio, como lo intentamos aquel 11 de abril de 2001. Siempre recordaremos que es lo mas importante que hemos hecho en nuestras vidas: el privilegio de haber participado en la mas grande y poderosa rebelión democrática de los ciudadanos… aunque al día siguiente la emboscada de los “vivos” de siempre, nos embaucaron, como pretenden ahora, con la venta de espejitos de candidaturas hiper publicitadas. 

Diego Arria viene a ser la expresión electoral, el Candidato, de la Rebelión Civil del 11 de Abril de 2002. 

Por eso el cuadro político electoral dejó de ser el torneo de come flores para plantear de nuevo el dilema: hay que pelear para sacar a este régimen y debemos comenzar eligiendo en Primarias, a quien pueda dirigir una transición que arranca con la lucha por impedir el fraude del Ministerio de elecciones del régimen. 

Los que pelearon en aquellos años y que luego tras la derrota se hicieron hasta abstencionistas, cuando la oposición se convirtió en auto secuestrada por el régimen, están queriendo esta vez votar, porque la propuesta de Diego Arria es seria y realista. 

Por eso el fenómeno Arria está en puertas y es viable, contra toda la lógica del marketing billonario, de las encuestas manipuladas y de los programas de opinión, que resolvieron dictar la opinión comeflor como la oficial de la oposición, en este país donde las cucarachas vuelan y nuestra buena gente cree hasta en poder sustituir a tiranos con concursos del venzuelan idol. 

Recuerden que en este país no hay dos bloques. Hay tres: el gobierno es uno, la llamada oposición es el segundo y quienes como tercer sector de indignados, detestan o desprecian a ambos, por hacerles responsables de ver su país postrado y a ellos mismos en situaciones de desesperación o desesperanza. 

Si renace la esperanza y eso es posible desde estas primarias, es por que un candidato puede interpretar los anhelos de la mayoría de dos de esos sectores, ambos opuestos al despotismo imperante. Y creemos firmemente que Diego Arria es la expresión electoral de esa nueva unidad que si puede ganar y mucho mas que eso, porque toma en serio a los venezolanos.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba