Opinión Nacional

¿Hasta cuándo frustración y derrota?

Los planteamientos que hicimos en nuestra columna anterior y en el programa ‘Yo Prometo’, que conduce Nitu Pérez Osuna (Globovisión: 24/11/02), causaron un considerable impacto, unido a una discusión y a dudas que se traducen en interrogantes que nos han llegado de muchas partes. Lo que no existe a la fecha, que sepamos, es la presencia de posiciones llamadas a enfrentar o negar los escenarios que hemos exhibido como instrumentos para el análisis de la actual coyuntura. A esta hora procede la correspondiente revisión y evaluación respecto a la Negociación Electoral Fracasada (NEF), el Paro General Indefinido y Violento (PGIV) y el Golpe General Restaurador de la Paz. Estos son las tres “construcciones imaginarias” de que nos valemos para tratar de acercarnos a la realidad de mañana. En general no hay alteración en lo señalado. Lo que se impone es la actualización y ampliación de contenidos.

La negociación electoral fracasada

A esta hora, la Mesa de Negociación y Acuerdos (MNA) es un auténtico ‘cadáver político’. En ningún momento, las partes tuvieron disposición para llegar real y concretamente a un acuerdo político que sirviera de punto de partida para la superación de la presente crisis. Cada quien entendió que estaba ante las posibilidades de generar ‘instrumentos de lucha’. Se jugó al diálogo porque era cuestión indispensable para mantener la imagen de demócratas en las instancias internacionales. Pero, desde un inicio el chavismo sabía que no podía darle curso a ninguna salida electoral porque se convertiría en seguro perdedor. La oposición, por su parte, ‘entendió’ que había llegado la hora de sacar a Chávez, desempolvando la tesis según la cual voto mata violencia.

Cobertura democratica y esencia violenta

En este juego, el gobierno utiliza su cobertura de ‘demócrata y electoralista’, para ocultar algo que le es esencial: su capacidad y condición de entidad que tiene en la violencia su más firme y consistente aliado. No olvidemos que ese movimiento nace en medio de y con la violencia. Su vocación inicial no se inclina hacia las vías pacíficas sino hacia la fuerza, el asalto, el golpe de Estado. Llegar la vía electoral que, en un comienzo se desprecia, no responde a una reflexión que llevó a estos actores a abjurar de la violencia y cambiar hacia la senda de la ‘paz electoral’. Es una táctica que se asume en el momento en el cual se produce un verdadero vacío en el cuadro político de este expaís. En estas circunstancias se puede entender como un camino golpista, convertido en revolucionarismo, acceda al poder por la vía electoralista-democrática ¿Pero qué produce la quiebra de esta armonía en la cual la democracia es actora principal? ¿Cómo se llega a la actual crisis política? ¿Qué explica la instalación de una MNA? ¿Era posible dejar suelto el descontento prevaleciente?

Las leyes habilitantes y el paro del 10d-01

El punto neurálgico de la cadena de la crisis que hoy nos toca se produce a la hora de la promulgación del paquete de leyes habilitantes. La reacción fue inmediata. A los pedidos de rectificación la respuesta presidencial fue tajante y agresiva: aquí no hay nada que cambiar. Todas las leyes se quedarán tal como están. No daremos ¡ni un paso atrás! A esto siguió la protesta de los opositores. Fedecámaras, en una acción sin precedentes, convoca al paro del 10D-01, el cual fue acatado en un 90% a nivel nacional. En esta oportunidad se advirtió de manera frontal las debilidades del régimen. Durante 12 horas Fedecámaras fue gobierno. El presidente, entretanto, dio muestras repetidas de su intolerancia y agresividad. Desde La Carlota, Plaza Caracas y Santa Inés (Barinas) desafió las fuerzas opositoras con el más duro discurso. Entonces era el Tte Cnel uniformado a quien se le cuadraban los generales y almirantes. A las 6 pm, el entonces presidente de Fedecámaras, mandó a levantar las santamarías.

La crisis de PDVSA

Luego vinieron las marchas de enero y febrero, el ‘goteo militar’ y el conflicto PDVSA, en torno a la meritocracia. Cuando se inicia abril este expaís cuenta ya con una profunda siembra de dinamitas y odios. El ambiente es de golpe de Estado y paro general indefinido. Las noticias son del día a día. Hay acuartelamiento. Para ese momento. USA mantiene la política del ‘arreglo de la situación’ que se expresa muy claramente en el comportamiento del embajador Shapiro, quien hace un esfuerzo por la solución pacífica del caso PDVSA. Para el ejecutivo era cuestión de principio mantener la directiva encabezada por Gastón Parra Luzardo. El 03Al se produce en Miraflores un maratónico almuerzo del presidente con el embajador. Luego de seis horas, éste declara que la reunión fue muy cordial y estupenda la conversación, pero no dice que, ante la petición encomendada por su Dpto de Estado, la respuesta de HCF fue que, lejos de buscar una solución burocrática a la industria petrolera, procedería más bien a despedir a los ‘meritócratas alzados’.

Los caminos de USA para garantizar su petróleo

A partir de este momento parece cambiar la línea del Dpto Estado/Pentágono. Su situación era muy difícil. No podía dejar de apoyar a la gente de PDVSA, pero, a su vez, le era muy incomodo enfrentar abiertamente a un gobierno amigo que hasta el presente se había comportado en forma generosa y hasta servil. Recuérdese el acuerdo para impedir la doble tributación, la aprobación de la ley de inversiones y comunicaciones y el pago puntual de la deuda. Esto varía cuando se presenta, en abril, el enfrentamiento radical entre PDVSA-Gobierno. La actuación USA en este momento no deja testimonio de neutralidad. De allí que diferentes voceros gubernamentales hayan aludido a su apoyo a lo que han calificado como el golpe del 11A-02.

El regreso de Parra Luzardo

En cuestión de horas, el jefe único fue depuesto y restablecido. Pero su regreso a Miraflores, al amanecer del 14A-02, no registra la actitud beligerante y hostil de los días anteriores. Ahora llama a la paz, al entendimiento y la convivencia. Acepta el presidente que ha cometido errores y hasta pide perdón. La meritocracia PDVSA se cuenta entre los favorecidos. Se hace efectiva la renuncia al cargo de presidente que ya para e 11A-02 había presentado Parra Luzardo. El presidente de la OPEP se encarga de la industria y sella la paz y la misma comienza con la reincorporación de los despedidos. Ocho meses después la confrontación se replantea de manera igualmente pugnaz y radical. Ahora se ha creado una estructura talibana-radical-gubernamental que levanta la bandera de una Asamblea Originaria, decidida comenzar a controlar a PDVSA.

Alí Rodríguez delincuente primus inter pares

Para lograr este objetivo decide enfrentar la ‘meritocracia delincuente’ y al propio ‘presidente delincuente’. De modo que a Alí Rodríguez Araque (ARA) se le ve hoy como otro miembro de la meritocracia y, en consecuencia como enemigo de la revolución. Por ello se solicita su inmediata remoción así como la del ministro y viceministro del MEM. Y su sustitución, actuará un ‘Directorio Paralelo’ (DP) del cual formarían parte, entre otros, GPL, Francisco Mieres, Carlos Mendoza Potellá, Víctor Poleo, Adina Bastidas, Juan Carlos Bové, Bernardo Mommer y Luis Ballenilla. Para el presidente del Sindicato Unión de Trabajadores Petroleros, Horacio Medina, este directorio paralelo persigue el caos e instalarse de nuevo al frente de PDVSA (EN,29-11-02,E/1) Esta situación nos coloca materialmente a nivel del conflicto de abril 02. Pero el enfrentamiento ahora es abierto y radical. Para la óptica del chavismo son dos poderes en pugna, el ‘revolucionario’ y el ‘golpista’.

En este sentido, voceros del DP dicen: … “El directorio post-golpe en PDVSA que preside Alí, ¿no es acaso un directorio de delincuentes? ¿No es Alí el primus inter pares? ¿O acaso el pragmático Alí no alentó el movimiento meritócrata?… Se acusa además a ARA de haber tejido como MEM … “un curioso acercamiento a Washington: Bill Richardosn y Dick Cheney, artífices de la estafa ENRON, fueron las contrapartes para negociar la entrada de Venezuela en la Alianza Hemisférica Energética, la de EEUU, la de EEUU, negación explícita de la Alianza Energética Latinoamericana.”… (Pablo Hernández, Elia Habalaián, Víctor Poleo, El verdadero objetivo del paro golpista. Caracas, Círculo Bolivariano de Altamira, nov 2002, p.16) La pregunta inmediata e inevitable gira en relación a la incidencia de esta confrontación en el acontecer del 02-12-02.

La precaria y determinante relación petrolera

El escenario que toca lo electoral no se puede comprender a plenitud si no se tiene en cuenta lo que ocurre a nivel de la ‘relación petrolera’. La política USA hoy no es la de abril/02. Hoy se envía al SG/OEA para que facilite la negociación que permita llegar a acuerdos para mantener con vida esta ‘envidiable democracia’. Sin embargo, ante un equilibrio cada vez más precario debido al avance de la ‘política revolucionaria’ que hoy parece dispuesta a romper con todo tipo de ‘delincuencia nacional e internacional’ y establecer la honestidad revolucionaria, esto podría variar. Por esto, no es posible ver por ninguna parte un avance en la gestión pacífico-electoralista. Un enfrentamiento-confrontación como el planteado difícilmente puede resolverse a nivel del diálogo sino del disparo y la sangre, Las cosas están planteadas a un nivel muy agrio y pugnaz. Y cada quien ve en la otra parte la más viva representación de la delincuencia.

Y es por esto, precisamente, que se hace indefectible e indetenible el paro general que inicialmente fue acordado como indefinido y que posteriormente se empieza a discutir la propuesta rechazada de paro escalonado o progesivo. Este cambio tal vez esté relacionado con las advertencias realizadas por diferentes vías que presenta a un gobierno dispuesto a aplicar todos sus recursos para detener el paro ‘como sea’ porque ‘somos pacíficos pero no pendejos’ y aquí nadie va a correr, es decir, todos irán al combate y dispuestos a defender la revolución con la vida.

¿PGI vs antiparo?

A esta hora (29-11-02) el ‘bloque opositor’ parece tener alguna claridad en relación a lo que podría conducir una declaración de PGI. Si no se tiene las fuerzas organizadas para contener la violenta acción antiparo, llamada también antigolpista o antisubversiva, no procede plantearse aceptar una confrontación que de antemano favorece a quien tiene el menor apoyo pacífico-electoral y la mayor disposición para promover y realizar la violencia. La ‘revolución’ está clara en que sólo podrá sobrevivir si es capaz de mantener en órbita su estructura violenta amenazante. ¿Pero queda disipada y negada de este modo la confrontación entre los ‘bloques’? De ninguna manera. Simplemente se posterga.

¿Paseo de protesta?

El paro 02-12-02, sin la calificación de indefinido, se puede convertir en un paseo de protesta con algunas escaramuzas controlables. El único peligro reside en la posibilidad de que los grupos ‘indefinidistas’ se abran de capa y llamen a la gente a la calle para emprender acciones de protestas. Esto podría llevar a parte del bloque gubernamental a adelantar algunas acciones que pudiera tener el efecto de una invitación a la violencia. En las actuales circunstancias, un saqueo, por ejemplo, es casi imposible que se mantenga en acto aislado. Pero, en sentido estricto, un paro limitado en el tiempo y con mucha gente de oposición, sin un firme convencimiento en el mismo, no parece encaminado a un triunfo rotundo.

¿Hacia un nuevo y transitorio expaís?

¿Y qué pasará entonces con el golpismo o salida militar? En este momento es necesario ver cuidadosamente los movimientos que, en las próximas horas, puedan tener los grupos militares gobierneros y opositores. Los primeros siguen listos para todo tipo de defensa del régimen, por la vía de la represión o el autogolpe. No hay seguridad plena, sin embargo, de que el gobierno cuenta con una oficialidad que le garantice un apoyo militar profundo y extendido. Hay nombres afectos y hasta servidumbre del gobierno. Pero algunos de los que hoy están tienen posiciones que hace dudar. Este es el caso del conocido oficial de Maracay. El bloque militar que apoyaría una acción mayor de la CD no está aún definido. Se supone que este componente es clave en los diferentes escenarios que conduzcan a una salida a la crisis. Para esta fecha, sin el PGI, no se advierten condiciones para pensar en un golpe inmediato.

Por ello el militar opositor tendrá que aguardar y cultivar la relación política con los civiles. Todo parece dispuesto para que el lanzamiento de este lado sea una respuesta al accionar gubernamental. Con todo, la situación sigue llena de confusión, superficialidad, emoción, pasado y atraso. De este panorama, tan lleno de complicaciones, obstáculos y enfrenamientos no pueden surgir soluciones que conduzcan a la paz y la convivencia. El caso Venezuela, por tanto pasa por el derramamiento de sangre. Pero no para forjar una Venezuela mejor, sino un transitorio expaís de otros. ¿Surgirán de todos los opuestos quienes estén verdaderamente decididos a contribuir con la construcción de la otra Venezuela o seguiremos siendo cómplices de los mismos escenarios, llámense electoral-democráticos o violentos, para la continuación de la misma historia de frustración y derrota?

Insistiendo

-Dijo el vicepresidente: “porque aquí nadie va a correr”. (UR,28-11-02) ¿Es que alguien corrió antes? ¿Se defenderán haciéndose matar y asesinando? -El 27F-89 el hoy vicepresidente le hizo saber al presidente CAP que mandara a matar para salvar la democracia. ¿Hoy lo hará para salvar la ‘revolución’? -Dice Carlos Ortega: “Este régimen está agonizando, en terapia intensiva.” ¿Quién procederá a quitarle el oxígeno? – La Mesa del 29-11 llegó al 30-11 pero sin acuerdo para detener el paro. El fracaso de la Negociación Gaviria/USA no pudo ser mayor. – Y nos sigue esperando más y peor violencia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba