Opinión Nacional

Hijos de papá y mamá

Chávez, en una forma despectiva, acusa al movimiento estudiantil que lucha por la libertad y la reconciliación nacional de “hijos de papá y mamá”. Con ello quiere descalificar a un hermoso movimiento que ha emergido en un momento oportuno cuando sombras de violencia aparecen en nuestro país, en nuestra Venezuela. Es su estilo: pendenciero, descalificador y prepotente. Al mismo tiempo ignorante. No conoce lo que ha sido el movimiento estudiantil a través del tiempo.

Dejemos a un lado sus expresiones del siglo XIX (batalla de La Victoria con José Félix Rivas: las Delpinadas contra Guzmán) y concentrémonos en el siglo XX y XXI.

Las movilizaciones contra Castro y luego, en especial, el año 14 contra Gómez.

Virginia Betancourt nos acaba de entregar una recopilación de Naudy Suárez sobre este tema: “La generación del 28 y otras generaciones”

Los años 12, 14, 1919, 21 y 28 participan personajes provenientes de las familias más rancias de Caracas: Gustavo Machado Morales, Salvador de la Plaza, Enrique Tejera, Angulo Ariza; Alcides Ayala L; Antonio Arráiz, Pablo Rojas Guardia; Jóvito Villalba, Rómulo Betancourt, José Rafael Pocaterra, Néstor Luis Pérez.

Escribe Naudy: “Instalado en el poder el general Juan Vicente Gómez, en 1908, fue prácticamente el estudiantil el único sector del país que se mantuvo en una línea de intransigente oposición contra la barbarie política progresivamente desplegada por dicho gobierno”)

Adolescentes fueron a dar con ”sus huesos” a La Rotunda (1814), al Castillo Libertador, a las carreteras, a La Rotunda (1928) . En este último año se conoce de un gesto de solidaridad lleno de hermosura: cerca de 400 estudiantes “vinculados a las mejores familias de Caracas”, “…muchachas que demostraron que debajo de las faldas llevaban pantalones”. “…entre ellos muchos apenas llegaban a los 15 años”, se entregaban a la policía.

Se produce un alzamiento en el Cuartel San Carlos. “López Contreras, el debelador del movimiento halló entre los rebeldes presos a un cadete, el preferido de sus hijos y lo llamó traidor. El hijo respondióle en una frase estupenda:

“Traicionar a Gómez es serle fiel a Venezuela”.

Este movimiento estudiantil que hoy emerge se emparenta con el de aquellos años. Siempre erguidos: libertad, justicia, democracia, están inscritas en los manifiestos de cada una de ese épocas. Y ahora

Chávez, respeta la historia. Estos hijos de papá y mamá han dado ejemplo. Y los de hoy también. Son la sal de la tierra venezolana.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba