Opinión Nacional

Hitlerjugend

Si lo que unos por fanáticos y otros por ingenuos llaman revolución bolivariana no constituyese una tragedia in crescendo, en la experiencia de los últimos diez años, bien podríamos pasarnos la vida riendo a carcajadas. Los discursos encadenados de hasta ocho horas -sin intermedio- del candidato
a emperador perpetuo, los noticieros y la programación de la televisión oficialista sin la excepción de ninguno de sus canales, los titulares de los medios impresos o digitales dirigidos y alimentados por seguidores del régimen, lo que se oye en las decenas de radios bajo control chavista, las sesiones de la Asamblea Nacional. Todo constituye una catajarra de absurdos,un cúmulo de ridiculeces, una demostración de que la desvergüenza y la indignidad no conocen límites cuando se trata de mentir y de adular, un monumento a la ignorancia y una siembra diaria -con toneladas de estiércol- como abono al odio. Este último domingo el diario El Nacional y la agudeza del periodista Jolguer Rodríguez Costa, nos acercaron al pensamiento de una lumbrera del movimiento juvenil chavista, Robert Serra. Si no hubiese aparecido su fotografía podríamos pensar que se trataba de una broma, de un texto elaborado por algunos de los humoristas que procuran hacernos más llevadera la pesadilla diaria. Pero la foto bastó para que lo que pudo ser cómico resultara espeluznante: -¿Hasta que punto «todo lo que está contra Chávez está contra la patria»? pregunta el periodista, -“Totalmente. Chávez es la patria y, sin duda, un sentimiento nacional”.

P: ¿La pifia de la revolución? R: “Falta de autoridad para dejar hacer a la
oposición lo que le da la gana”.

P: -¿Qué sintió cuando el Presidente amenazó con lanzarles gas del bueno a
sus compañeros universitarios? R: “Es su obligación constitucional para
ejercer la autoridad y mantener el orden”.P: ¿No sintió un poquito de
solidaridad con los estudiantes asfixiados? R: “Sentí solidaridad con los
muertos de los 60”.

P: ¿Cuál es su preferencia cuando va al cine? R: “No tengo tiempo de ir. Mi
mente y todo mi tiempo están siempre dedicados a la revolución.

P: Aparte de Hugo Chávez, ¿tiene usted otra guía? R: “Mis padres y el Che
Guevara”.

P -¿Se acuerda cuanto duró el discurso del Presidente el pasado 13 de enero?
R: “Siete horas y media”.

P: ¿Y el de Barak Obama? R: “No lo escuché, pero creo que fue más corto pues
no tenía nada que decir ante los logros que Chávez tuvo que mostrar”.

P: ¿Obedecería cualquier orden de Hugo Chávez? R: “Cualquiera, como fiel
soldado”.

P: ¿Qué pasaría en Venezuela si Hugo Chávez pierde la enmienda? R: “Tristeza
para la revolución y para los opositores. Chávez es la única garantía de paz
en Venezuela”.

Se comprende de inmediato cómo fue que Hitler logró fanatizar a millones de niños y adolescentes alemanes, obligados a formar parte de las juventudes hitlerianas (Hitlerjugend) desde los 10 años de edad. Después de ser adoctrinados en la falta de piedad para con los declarados enemigos del
Führer y del nazismo, sus cuchillos, idénticos a los de los Camisas Pardas de las SA, degollaban a esos enemigos reales o supuestos.

El mismo día en que nos enterábamos de la conformación ideológica e intelectual de ese joven valor del chavismo duro; sicarios -que ya algunos sindican como agentes policiales- dispararon a mansalva contra un grupo de jóvenes, en su mayoría estudiantes, que comían perros calientes en una calle
de El Vigía, Estado Mérida y asesinaron a ocho de ellos. No hubo hospital que recibiera a los que aún estaban con vida, hasta que la rabia de los deudos atacó con piedras esas instituciones. El sicariato es la nueva calificación oficialista para los crímenes impunes que se suceden cada día en todo el país, entre ellos los de tres periodistas. Hasta hoy 27 de enero cuando escribo esta nota, han ingresado cuatrocientos cadáveres en la Morgue de Bello Monte en Caracas, todos como resultado de hechos violentos.

Robert R. Amsterdam, un abogado que defiende a presos políticos de distintos países, se reunió esta semana en Caracas con dirigentes estudiantiles de oposición. Como resultado de esa experiencia publicó en The Washington Post un artículo titulado ¿La anarquía funciona para Chávez y Putin? Del mismo extraemos estos párrafos: “…Putin y Chávez gobiernan en medio de una sensación de violencia e inseguridad. En Rusia, el asesinato de Politkovskaya y, más recientemente, la golpiza que casi le costó la vida al periodista Mikhail Beketov, ilustran dicha tendencia. En Venezuela, nada más el mes pasado (diciembre 2008) hubo 510 muertes violentas, por lo cual la revista Foreign Policy calificó a Caracas como la capital mundial del homicidio». Toda vez que Putin y Chávez gobiernan con «mano de hierro», como se dice, no puede menos que surgir una interrogante perversa: ¿Cómo es que no han sido capaces de contener la ola de criminalidad en sus calles? ¿Es esto reflejo de la incompetencia o existe algún beneficio tácito en mantener a la sociedad apresada bajo un manto de severa inseguridad y pánico moral? Durante mis discusiones con los dirigentes estudiantiles venezolanos, advertí el paralelismo con las condiciones que los líderes de la sociedad civil rusa tuvieron que enfrentar. Se me ocurrió que, tal vez, la monstruosa violencia presente en las calles de Caracas y Moscú resulta útil para ambos gobiernos y que, en su incompetencia para brindar seguridad, han encontrado una ventaja que contribuye con sus intenciones de aferrarse al poder. El primer paso para mejorar la situación consiste en dejar de creer que han formado una estructura vertical de poder y reconocer que han institucionalizado una estructura horizontal de incompetencia, caracterizada por la violencia, la inseguridad y la impunidad”.

El abogado Amsterdan percibió en una corta visita lo que hace tiempo es una sospecha general en la población no fanatizada por el chavismo: la violencia es inherente al Yo del caudillo Chávez, la delincuencia es uno de los brazos armados de la revolución y la impunidad un aliciente para que
continúe sembrando el terror que busca paralizar a los disidentes y a quienes pretendan serlo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba