Opinión Nacional

Horizontes

Dijo Miquelena: “La Iglesia está entrando en un ámbito que no le corresponde”. Error craso. La Iglesia no puede hacer política de partidos pero tiene no solo el derecho sino EL DEBER de alertar cuando avisore un daño para los venezolanos. (¿ Ya se olvidó cuando buscó a la Iglesia de mediadora entre la Constituyente y el Congreso ?. Ahora la irrespeta). Pedir transparencia electoral es de beneficio para la paz social del país, mucho mas cuando existen fundadas dudas de que no existe esa transparencia. La Iglesia solo interpreta y expresa un “sentir nacional” para evitar males mayores. ¿ Es que acaso el Gobierno le teme a la transparencia ELECTORAL? . Esto es un síntoma de debilidad, acaso de temor.- Además, ¿ donde está la fuerza moral de este venerable patriarca que manejó a la Constituyente atropellando los tiempos, adjudicándole la Soberanía, que pertenece solo al pueblo, que invade y tiene tentáculos en el ámbito del Tribunal Supremo, del C.N.E. y que ahora quiere convertirse nada menos que en Juez sancionador de ciudadanos destituyendo, a su antojo, alcaldes y gobernadores a mes y medio de las elecciones?. ¿Es tanto el miedo que hay a perder?.

Así mismo expresó que “el C.N.E. ha dado muestra fiel del ejercicio de sus funciones en los procedimientos que hasta ahora ha llevado a cabo”. Esto se llama ”cobrarse y darse el vuelto”. Su juicio carece de valor. ¿ Por qué no se hace uno de esos referéndum, que tanto le gustan al Gobierno para encubrir la autocracia, de modo que sea el Soberano verdadero el que diga si confía o no en el C.N.E.? ¿ O por qué no acepta el Gobierno ir a las elecciones con un C.N.E. designado por sus contendores? Lo que es igual no es trampa. Sr. Miquelena, no hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti. (Es Cristianismo, no marxismo).

Por último expresa él susodicho. “No creo que la Iglesia está llamada a hacerle caso a las voces que han venido cuestionando esta política de cambios desde el principio”. Primero habría que saber cuales son esos cambios porque el país siente que ahora está peor que antes. Además el susodicho está siendo “investigado” y no es precisamente por una actitud de cambio. La Iglesia SÍ QUIERE cambios pero profundos que beneficien a la gente más humilde y estos cambios no se consiguen con políticas populistas cosméticas que se practican en aquellos países donde los burócratas que “ gobiernan y no producen ” son los únicos que viven bien.- Los Jerarcas de los partidos comunistas de la U.R.S.S. y de Cuba son los que viven. El resto del pueblo “sobrevive”. Este cambio no lo quiere para Venezuela ni la Iglesia ni ninguno de los venezolanos (Las encuestas reflejaron 80% contrarios al “mar de felicidad”). Ningún pueblo entra a ese mar, si no lo llevan A LA FUERZA.

Pero su reacción se entiende. El susodicho, a quienes llaman “el poder detrás del trono”, tiene sus días contados. Da lo mismo que lo raspe Arias que Chavez quien lo responsabiliza de la “peligrosa situación electoral” que hoy enfrenta en todo el país. El ha sido el estratega y Chavez se ha quedado solo. Está disparando los últimos tiritos.

Raspado es raspado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba