Opinión Nacional

Hoy

Los días que acabamos de vivir tienen que movernos a la reflexión. Acabamos de salir de un proceso traumático, de mucha angustia, durante el cual venezolanos perdieron la vida de manera absurda.

¿Cuántas vidas más nos va a costar construir el país que queremos?

El Presidente Chávez tiene que abrir los ojos a la realidad del gran número de venezolanos que lo adversan. No se puede mandar sustraído del hecho de la enorme cantidad de venezolanos que quieren que se vaya, que piensan y sienten que el presidente no lo está haciendo bien. Tampoco puede mandar siendo el presidente que vela por los intereses de un solo grupo de venezolanos. Más bien, pienso que todo lo que ha sucedido debe contribuir para que, de alguna forma, haya un acercamiento que permita que los grupos se apoyen unos a otros, para que de ese apoyo surja un país fuerte y progresista. Un país dividido no puede salir adelante. Y hoy Venezuela está dividida por el odio. El Presidente tiene el deber de tomar la batuta de aplacar ese odio. ¡Si una de nuestras glorias como pueblo era justamente lo solidarios y parejos que éramos!.

Pero así como Chávez tiene que reflexionar, todos debemos hacerlo. Sentí dolor cuando vi las mismas actitudes que critiqué a partidarios del gobierno, en personas que estaban en la oposición. Hay talibanes en todas partes, y esos fanatismos no pueden seguir de ninguna forma, pues carcomen la esencia de nuestro ser como país.

Haber apresado a alguien sólo por el hecho de que sea chavista es un exabrupto. Pongo como ejemplo la detención de Tarek William Saab. No comparto ninguna de sus ideas, pero no había derecho a que lo detuvieran, y menos de la forma en que se hizo. Rechazo también la horda que atacó a Rodríguez Chacín. ¿Acaso no hemos reclamado el derecho a disentir?Š No puedo aceptar actitudes que vayan en contra de todo lo que creo, y por lo que he luchado.

Yo he estado tres años en la oposición a Chávez. En la oposición consciente y razonada de ideas. Creo en la democracia y quiero la democracia. Alcé mi voz de protesta cuando vi con angustia cómo un régimen que se decía democrático era cada día menos democrático. Y puse todo lo mejor de mí, con mis ideas y convicciones, para que se respetaran la Constitución y las leyes. Por esto, ni hoy ni nunca, voy a apoyar ningún acto que vaya en contra de mis principios.

Creo que los venezolanos, en general, tenemos el deseo de vivir en paz y democracia, cualquiera que sea la orientación ideológica que tengamos.

Por eso, hoy llamo a la reflexión, a la concordia y a la calma. Los problemas de hace una semana siguen estando allí, y necesitan del concurso de todos los factores de la vida nacional para resolverse. La mejor lección que podamos sacar de todo este trauma es que el país es de todos, y que necesita de todos para salir adelante.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba