Opinión Nacional

Hoy hace ya unos cuantos días de la elección presidencial

Aún hoy escuchamos y leemos opiniones de destacados analistas de cafetín, parada de buseta, estación de Metro, programa de radio o de televisión, columnista de prensa escrita (cibernética o de papel) y similares, emitiendo las más disímiles opiniones. Me niego a reproducir cualquiera de ellas.

Todos tenemos derecho a querer esclarecer las causas íntimas de lo sucedido. Totalmente cierto pero… El PASADO ya no es y el FUTURO todavía no es. Lo único que es, es el PRESENTE, el AHORA.

Es totalmente obvio que innumerables personas, la mayoría, no han elaborado todavía su duelo.

¿Qué es un Duelo? Es la reacción fisiológica, sana y normal después de sufrir una pérdida de magnitud tal que nos sacude, que nos descentra, aunque sea temporalmente.

El duelo hay que elaborarlo. Si el término les suena demasiado técnico lo cambio por “digerirlo”. Repito, esto es un proceso normal que se produce a partir de la toma de consciencia de la pérdida y se demora entre 8 y 10 semanas para la “digestión”. Después seguimos sintiendo el dolor de la pérdida pero ya sin luto.

Así es lo que debe y como debe suceder
Cada quien elaborará su duelo contando con sus rasgos de personalidad. Así alguno llorará de la rabia, otros llorarán del dolor, otros se lo tragarán sin dejar ver su duelo, otros buscarán con rabia a quien echarle la culpa por la pérdida y así cada quien.

Pero…
Hay eventos ingratos que incluyen una pérdida importante que nos desmoronan nuestro proyecto existencial. Ese proyecto que tenemos todos, aunque no lo hayamos escrito nunca. Aunque no nos hayamos dado cuenta que lo teníamos… hasta que se nos deshace. Por ejemplo: La pérdida del cónyuge (no importa la razón de la pérdida) o la de un hijo(a) o la de ser despedido puesto de trabajo esperando la jubilación en 2 años, etc.

Estos duelos también son elaborables. Cierto, más laboriosamente, pero elaborables o digeribles. Para lograrlo tenemos que hacernos un nuevo proyecto existencial.

Si no lo logramos iremos hacia lo que técnicamente se llama un Trastorno de adaptación, que consiste en la incapacidad (temporal) para adaptarnos a las nuevas circunstancias que nos impone la pérdida sufrida. ¡Cuidado!: Adaptación no es ni remotamente sinónimo de resignación. La adaptación es activa, la resignación es pasiva y en ocasiones, boba.

De los Trastornos de adaptación las personas se recuperan por dos caminos mutuamente excluyentes y que son:
1. Desaparece la causa que generó el desmorone del proyecto existencial. No recuerdo que exista la resurrección, ni la re-creación del Amor, ni las máquinas del Tiempo para hacerlo retroceder y hacer modificaciones para cambiar el curso de los acontecimientos. Si es cierto que los carros reaparecen después de un robo pero casi siempre desprovistos de partes importantes de su “anatomía”
2. Hacemos un nuevo proyecto existencial. Es usualmente lo más sano y lo más económico en esfuerzos.

Hay eventos, situaciones, episodios en los cuales el Ser Humano sufre impactos estresantes que van más allá de las experiencias usuales de la vida. Por ejemplo: Ser objeto de una violación, ser objeto de prisión y torturas, sobrevivir a un terremoto después de pasar un tiempo bajo los escombros, ser prisionero de guerra, etc.

En estos casos puede generarse lo que técnicamente se llama Trastorno post traumático por estrés. Hay en los Estados Unidos de Norteamérica miles de casos entre los veteranos de la guerra de Vietnam.

Y… ¿para donde vamos con estas explicaciones?
Es que quiero dejar bien claro que ninguno de los anteriores procesos sanos o trastornos enfermizos es o lleva hacia una Depresión.

Hemos escuchado hasta el cansancio expresiones tales como: o esta otra: . Probablemente en estos casos no pase realmente de simple “flojera”.

La Depresión es una enfermedad. Es la expresión observable de una alteración bioquímica cerebral con relación a unas sustancias llamadas Neurotransmisores, otras llamadas Receptores y aún otras más llamadas 2os Mensajeros.

Esta enfermedad es susceptible de ser tratada y mejorada con tratamiento farmacológico con medicamentos antidepresivos. También puede tratarse con la combinación de estos medicamentos y la llamada Psicoterapia cognoscitiva conductual.

Claro que hay diversos tipos de Depresiones, pero eso ya es problema de los especialistas como quien esto escribe y no vale la pena entrar en detalles.

De manera que…. Zapatero a tus zapatos. No tengo la menor duda que hay personas de luto con relación a los resultados electorales pero nadie está deprimido por esos resultados.

Y pasando a otro tópico que también figuró en el correo que le enviase a la Dra. Paulina Gamus con relación a su artículo de hace días. En esa respuesta escribía yo que si bien son indispensables los LÍDERES, éstos no se crean por generación espontánea. Los líderes los forja la masa de acuerdo a las características de él y las necesidades de ella. Hay líderes puntuales, circunstanciales, necesarios en un momento dado y los hay duraderos para mucos momentos. Sólo el Tiempo es capaz de determinar por un lento proceso de decantación cual de esos líderes circunstanciales se convertirá en el Líder (con mayúscula ahora) duradero y maduro. Dejemos correr el Tiempo.

Y que quede claro, no considero líderes a aquellos que a fuerza de maquinaciones y manipulaciones dentro de la cúpula de un partido más o menos organizado o desmembrado se erigen sin contar con la fuerza de la Masa (ahora con mayúscula)
Organización Mundial de la Salud. Clasificación Internacional de Enfermedades. v. 10ª (CIE-10) Capítulo F: Trastornos Mentales y del Comportamiento. Ginebra, CH. 1992

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar