Opinión Nacional

Huele a dictadura… huele a libertad

Huele a dictadura, pero también huele a libertad. El gobierno se desliza por el tobogán del autoritarismo y cuando ya no hay marcha atrás, lo único que queda de por medio es la represión. En todos los colores y sabores autentica represión. Se acomodan las leyes y cuando no tienen acomodo se abusan de las existentes. Se toma todo en nombre del pueblo y eso incluye manejar a los Tribunales de justicia, la Defensoría del pueblo y todas las instituciones del estado. Aquí se acabó la posibilidad de dialogar con este gobierno. Todavía algunos llaman democracia a esta sostenida farsa. Los acontecimientos toman un tinte inesperado y tal como afirma un juego de palabras que no acierto a saber de donde provienen: Nunca es más oscura la noche que cuando está a punto de amanecer.

Regresará el país después de semana santa, para seguir observando desmanes. Vendrán más presos y más injusticia. Seguirán acorralando a los gobernadores y alcaldes que nombró este pueblo y seguirán buscando razones para apagar cada voz que se levanta en señal de disidencia. Apretarán las tuercas justo cuando el ambiente económico termine de hacer estragos, esos estragos que se han dedicado a negar y que tienden su manto sobre nuestro país. Vendrán más protestas y más acuerdos impagables para callar esas protestas. Cada cosa que tocan se convierte en tierra arrasada. El Hato El Frío, emporio ecológico de Venezuela, en tierras del estado Apure, fue tomado esta semana por el gobierno, en pleno silencio de la semana santa. Acabarán con el trabajo de años, como ha pasado en otras grandes extensiones de tierra que han tomado. No necesita demostración, analicen lo que ha pasado en otras tomas similares. Comeremos carne argentina.. Mienten con descaro y cambian la historia para adaptarla a sus maneras y formas. Roban impunemente y todavía no resuelven ninguno de los casos de corrupción desbordada. Son muy rápidos para resolver justicia a los disidentes, muy lentos para los propios. Manejan con rapidez y soltura una solicitud amañada de referéndum para complacer al presidente pero rechazan el intento de solicitarlo para consultar otras materias en las que se saben perdedores.

Por primera vez en años, escucho levantarse voces para pedir algo más que protestas. Este juego no se puede seguir jugando por las reglas, pues sin árbitros imparciales, no existen reglas. Tampoco parece adecuado ir a la violencia como método de liberación. En ese campo, llevamos las de perder. Las armas están en otro lado y también la capacidad de producir violencia. Así las cosas, la resistencia pacifica, masiva, contundente y sostenida es la única solución para hacerle saber al mundo y al gobierno, que no estamos dispuestos a permitir que se nos lleven el país por otros rumbos. Este país se lo debo a mis hijos, me refiero a un país progresista, unido y armonioso, donde no tengamos que bajar la voz para hablar del gobierno y donde no tengamos que odiar a nadie, menos por nuestras diferencias políticas. Este país pide resistencia y la tendrá, téngalo usted por seguro.

Se acaban los días. Se los llevan a cuestas como un fardo de fantasmas que intentan nublar la vista de un país. Se levantará este pueblo para acabar con la infamia, de la misma forma que lo hicieran nuestros gloriosos antepasados. La tierra tembló estos días, pero temblará de nuevo en los siguientes días. Está por amanecer.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba