Opinión Nacional

Hugo el Débil

Si Chávez fuera Rey de Venezuela, la historia lo llamaría Hugo el Débil. Como Presidente, también lo es. Chávez está débil de toda debilidad. Lo confirman los últimos sucesos.

Es obvio que perdió el Tribunal Supremo de Justicia. Recién en abril, Chávez destacó la labor de los Magistrados, le pidió al país que los apoyara, y los alabó como «el mejor Tribunal Supremo de Justicia del mundo».

A pesar de sus presiones: «no nos vamos a calar eso» (la decisión); «el destino del árbitro, su futuro, lo tiene el mismo árbitro en sus manos», los Magistrados votaron en contra de lo que el Presidente quería.

Es obvio que perdió la calle. Aquellas manifestaciones multitudinarias de hace tres años, se han convertido en manifestaciones «escuálidas» de verdad, verdad. La última que vimos en la Avenida Baralt, que se anunció que estaría integrada «por todo el pueblo», tuvo en su mejor momento no más de dos mil personas, y terminó con no más de quinientas, a pesar del llamado de los Diputados del oficialismo. El «Aló, Presidente» del domingo 18 de agosto en Maracay, y la caravana desde allí hasta Valencia, tuvieron una escasa asistencia. Lo mismo sucedió con los actos del «segundo» aniversario del gobierno en la Plaza Bolívar de Caracas.

Es obvio que perdió el control de la Asamblea Nacional. No cuenta con las dos terceras partes que necesita para destituir a los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que votaron a favor de los militares. Ahora «ordena» que se les abra una investigación que demostrará que tres de ellos no cuentan con credenciales, y que presentaron documentos falsos. ¿Por qué no los investigaron antes de nombrarlos?

Todos fuimos testigos de que no hubo concurso, y de lo felices que estaban los Diputados del oficialismo cuando los designaron. Y en un tono y una postura muy diferentes a la «plasta» del Presidente, Willian Lara, el Presidente de la Asamblea, dijo que la decisión Tribunal debe ser respetada. Igual que el Ministro de la Defensa.

Es obvio que perdió también la comunidad internacional. Lo que había ganado luego de los sucesos del 11 de abril, en los que aparecía como la víctima de un golpe de estado, con la decisión del TSJ, la comunidad internacional tiene hoy una posición distinta. Por eso la agresividad de Chávez. El Canciller Chaderton fracasó en su empeño de explicarle a la OEA que a pesar de que el Presidente llama «plasta» al Tribunal Supremo de Justicia, aquí hay democracia.

Y por último, es obvio que perdió el apoyo de él mismo. Chávez, quien de manera obsesiva busca enemigos a su alrededor, no se da cuenta de que su peor enemigo lo lleva dentro de sí.

De haber sido considerado por muchos al principio como Hugo el Magnífico, hoy ha quedado reducido a Hugo el Débil. Tan débil, que no me queda duda de que mañana se convertirá en Hugo el Ido.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba