Opinión Nacional

Hugo Mambrú se va a la guerra

Al menos dos elementos altamente contradictorios destacan del permanente alarde guerrerista del padrecito tropical llegado de Sabaneta; Que dedica enormes cantidades de dólares a la compra de muy costosos equipos militares mientras son evidentes las gigantescas carencias en todos los aspectos bajo su responsabilidad que le toca administrar, en especial lo referido a Salud, Educación, Vivienda, Seguridad y generación de empleos. Y que esa belicosidad intensa con la que permanentemente amenaza a su presunto enemigo mortal, el Imperialismo de los EEUU, se convierte sorpresivamente en coqueto mirar para otro lado cuando las evidencias de la Violencia interna reclaman su obligatoria y efectiva participación.

Es obvio que ni Chávez, ni cualquiera de los altos funcionarios del régimen o sus familiares, utilizan los servicios hospitalarios que para la mayoría de los mortales son la única opción a la hora de una emergencia médica o de cualquier trastorno de la salud. El mejor ejemplo lo tenemos en ciertas emergencias de quienes, en medio del Socialismo del siglo 21 que pregona la igualdad para todos, demostraron ser más iguales que el resto. Cuando Jorge Rodríguez chocó no se dirigió a ningún módulo de Barrio Adentro. Papá Chávez sufrió un problema de salud en su natal Barinas, siendo él Gobernador de ese estado. En cualquier país civilizado y de eso que denominan primer mundo, cuando una persona debe ser atendida de emergencia, lo llevan al Hospital más cercano, trátese de alguien común y corriente o de un gobernante. A Ronald Reagan, siendo presidente, el loco Hinkley le disparó varios tiros a la salida de un Hotel, logrando herir a un agente del Servicio Secreto, a un asistente presidencial (quien quedó parapléjico y en su nombre se aprobó la Ley Brady para aplicar en casos de violencia), y por rebote en el techo de la limousina presidencial Reagan recibió un balazo bajo la axila izquierda que se alojó muy cerca de su corazón. Esto ocurrió en California, al otro extremo de EEUU y de su capital Washington, pero el presidente fue operado y hospitalizado en un Hospital del Estado que casualmente él había tenido bajo su responsabilidad siendo Gobernador. Afortunadamente había realizado una labor lo suficientemente eficiente como para que pudieran confiar su vida a un Hospital de su anterior jurisdicción gubernamental. Papá Chávez, para su vergüenza séxtuple: 1- no fue llevado a un Hospital del Estado bajo su responsabilidad, Barinas. 2- habilitaron un avión particular (lo que no harían por un compañero al nivel de simple militante del MVR), 3- sobrevolaron varios Estados que también estaban gobernados por socialistos del siglo 21 pero fue conducido a la capital, 4- allá tampoco fue posible que lo atendieran en alguno de los Hospitales gerenciados maravillosamente por dos de los mayores socialistos del siglo 21, Barreto y Bernal, nada de eso, 5- de la manera más revolucionaria y antiimperialista fue llevado al Hospital de Clínicas Caracas, infraestructura médico-hospitalaria absolutamente privada, 6- cuya factura fue cancelada con fondos absolutamente públicos, y sabemos que no fueron cuatro lochas.

En materia de salud la situación no ha mejorado y probablemente esté peor. Los que no tienen otra opción y deben acudir a un Hospital público, saben de sus múltiples e insólitas carencias, desde el peligroso riesgo de contaminación de muchos quirófanos, al estado de abandono nauseabundo que muestran sus pasillos, consultorios y salas de emergencia y hospitalización, hasta el extremo de exigir a los familiares de los pacientes que lleven lencería y medicamentos. En materia de construcción de Viviendas el Estado bajo el régimen chavista ha probado ser más incapaz aun que todos los gobiernos que ellos clasifican de la cuarta, y la mayor evidencia son las frecuentes protestas frente a los organismos oficiales que incumplen el 80 % de sus demagógicas ofertas de casas dignas en cantidades suficientes. Las escuelas, liceos y universidades dependientes del Estado para su dotación y funcionamiento, son tristes testimonios de la negligencia con que se reparten los presupuestos a la hora de favorecer lo educacional. Sin mencionar el atraso y la injusticia en los sueldos y salarios de quienes trabajan en las mencionadas áreas de la Salud, la Vivienda y la Educación, especialmente si comparamos con los ingresos que disfrutan los consentidos del régimen en los entes parasitarios, como la Asamblea Nacional que delega en el ejecutivo sus funciones, el Tribunal Supremo de Injusticia, La Defensoría del pueblo rojo rojito, la Fiscalía que fiscaliza lo que le conviene, los Ministerios e Institutos Autónomos que se comportan como sacos rotos a la hora de recibir fondos del erario público y sólo sirven para aumentar una elefantiásica e incompetente burocracia, cuyo máximo logro es la esmirriada asistencia a los actos proselitistas del MVR antes, del PSUV ahora.

Y frente a este panorama, parcialmente descrito, Hugo Mambrú va a malgastar Treinta Mil Millones de Dólares en tanquecitos y aviones, para respaldar su discurso de que persigue la Paz y su preocupación primordial son los pobres de la patria ¡!!.

Pero toda esa parafernalia militar, toda esa bravuconería y las constantes amenazas al imperio, avisado desde hace años de su pronta aniquilación a través de la guerra asimétrica que hará morder el polvo de la derrota a todas las flotas y ejércitos de los gringos, quienes serán ingratamente sorprendidos por el eficaz accionar de la Reserva (ya en el Pentágono manejan la opción de rendirse, asustados por lo que vieron del humeante traslado de diez batallones a la frontera con Colombia, y en el impactante video de las maniobras realizadas en la costa de Higuerote por los aguerridos comandos que trasladan cajitas y bolsas desde revolucionarios peñeros hasta famélicos caballos, mantenidos a propósito en esas condiciones para facilitar su camuflaje y desorientar a los decadentes y capitalistas misiles teledirigidos), todo se transforma en absolutamente nada a la hora de enfrentar la Violencia cotidiana en cualquier área poblada del país. El muy original Ministro Rodríguez Chacín, en lugar de combatir la delincuencia combate las cifras que la reflejan, y todas las semanas, aplicando la revolucionaria premisa de Jaua, premio Nobel en Economía, regatea y regatea hasta lograr una reducción de cuarenta a sesenta por ciento de las cifras que la realidad le cobraba inicialmente.

Contrasta notable y sospechosamente tanta propensión por la fantasía militar, tanta amenaza al poderío estadounidense, tanta promoción del presunto monopolio de las armas por parte del Estado, con la falta de respuesta ante los permanentes desmanes de un grupito, plenamente identificado y evidentemente armado, que «controla» nada menos que la urbanización 23 de Enero, no permite el ingreso de la Policía uniformada y se da el lujo de dispararles con total desparpajo e impunidad, sin que Ministro alguno ponga siquiera su cargo a la orden, ante la demostración de su enorme incapacidad e inaudita negligencia para con un grupo armado que se jacta de controlar una importante porción de la capital y ofrece ampliar ese control armado a todo el espacio caraqueño, sin que tal impudicia reciba al menos una respuesta del charlatán dominguero que, sin embargo, mantiene su prédica intimidante contra cualquiera que disienta de su proyecto totalitario, y a cada rato hace referencias a sus fuerzas armadas bolivarianas (nombrecito inconstitucional) y ofrece derrotas definitivas al imperialismo.

Cualquiera, chavistas en primer lugar, debería preguntarse ¿cómo va a enfrentar al ejército más poderoso y moderno del mundo, quien ni siquiera se ha atrevido a hablar del problemita que representan cuarenta irresponsables armados, que actúan como guapos de barrio y dicen controlar al 23 de enero..? ¿Cuánta desvergüenza se requiere para justificar, luego de diez años en el gobierno, que los aumentos a los trabajadores estén siempre por debajo de la inflación, que los hospitales y escuelas den lástima, que los entes públicos no sean capaces de construir ni la cuarta parte de las viviendas que ofrecen, y simultáneamente Don Regalón gaste treinta mil millones de dólares en armas rusas, y haya repartido otros cuantos miles de millones entre los presidentes chulos que, a cambio de esas fortunas exportadas sin participación de la Contraloría cómplice, van a respaldar cuanta bobería proponga en los eventos internacionales su generoso Mecenas?

¿Cuántas contradicciones más hacen falta para que se caiga la venda que impide a los que aun apoyan este régimen darse cuenta de su inmensa falsedad.? Los índices de pobreza han aumentado, aunque hayan tratado de maquillarlos en el INE, los índices de inseguridad han aumentado aunque Rodríguez Chacín regatée las cifras reales, los índices de corrupción han aumentado aunque traten de ocultarlo exonerando a priori a los familiares de Chávez en Barinas, al Fiscal Isaías manipulador de expedientes, a la muy nepótica Cilia Flores en su personal jardín de la Asamblea, los índices de irrespeto a la soberanía de otras naciones han aumentado a pesar de los débiles desmentidos y de los hipócritas homenajes a los héroes caídos por la «revolución» en Bolivia, los índices de complicidad con los narcoterroristas de las FARC han aumentado a pesar de los ataques a Interpol y los estrambóticos golpes de pecho que hoy se da respecto de esos criminales, el que dice que «se enteró por un obrero colombiano» del rescate de Ingrid Betancourt y otros catorce secuestrados, los índices de popularidad de Maisanto han disminuído aun manteniendo el discursito complaciente con los resentidos y el reparto inescrupuloso de las dádivas, los cargos y los kits rojos rojitos.

Hugo Mambrú, cuyos antecedentes en el Museo Militar el 4F y en Fuerte Tiuna el 11A no son lo que se pueda llamar ejemplares, sigue jugando a ir a la guerra.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba